¿Iglesia católica apoya la consulta del 7 al 12 2020?

Siempre nos molesta y no deja de sorprendernos que sacerdotes católicos en plena misa emitan opiniones políticas durante un momento privilegiado para el discernimiento espiritual, una vez oída con la debida atención, la proclamación del Evangelio del día; porque introducen así un ruido cognitivo o una distorsión que hace perder el hilo de la reflexión, espabilar y preguntar:

¿Quién perdió el traste?, como dicen ciertos músicos de guateque que hacen acompañamiento instrumental a una pieza que se ejecuta: ¿El cura que confunde el altar con una tribuna política-electoral? ¿El simple feligrés que ingenuamente quiere asistir a una misa con el necesario recogimiento, como si uno evocara la bella capilla del Centro Vocacional ubicado precisamente en El Paraíso de Caracas, por ejemplo, a mediados de 1980?

¿Se debe entender entonces que cualquier templo católico citadino, por estos días decembrinos abierto después de tanto tiempo por la pandemia y la transmisión del acto litúrgico por la radio-televisión, se halla también y lamentablemente agitado por esta atmósfera de polarización ideológica que padecemos todos en Venezuela, azuzado por ciertos sectores del radicalismo oposicionista, que no son sino propiamente gente de mentalidad infantiloides? ¿No es que la Iglesia jerárquica, es decir, obispos y ciertos curas párrocos, seguramente con oscuras aspiraciones de ser obispos pronto, han tomado partido y repiten el sonsonete de la oposición?

Es parte de esa política "radical" y guarimbera, propalar que este proceso electoral parlamentario 2020, sea ilegítimo. En cambio, ciertos obispos y curas párrocos, sí parecen estar de acuerdo y cuentan con su aquiescencia que promueve Juan Guaidó desde el día 7 al 12 del corriente, de forma virtual y presencial, que es todo un batiburrillo que no cuenta con ninguna garantía técnica- institucional, ¡vaya contradicción!

Se puede decir entonces que existe una iglesia católica guaidosista en Barquisimeto. Parece que sí, dado que también el Administrador Apostólico Mons. Víctor Hugo Basabe, constantemente se queja y descalifica todo el accionar gubernamental por su cuenta el twitter. ¿Será que así cree realizar una denuncia profética? ¿Expresa su celo apostólico por su grey que padece tantas necesidades en parte debido a las consecuencias de las drásticas sanciones económica-comerciales de la "Comunidad Internacional? ¿U obedece a razones crematísticas, dado que los aportes en dólares desde el exterior serán mayor y constantes a sus cuentas bancarias, sobre todo si proviene de filo-opositores recalcitrantes de Miami o Madrid, entre otras regiones del mundo donde se promueven sanciones contra Venezuela? ¿Por qué es tan parcial nuestro obispo administrador apostólico? ¿Por qué no incluso a la oposición en sus denuncias como lo hace el obispo de San Cristóbal Mons. Mario del Valle Moronta-Rodríguez?

En fin, a lo que íbamos es que la llamada "Homilía", sermón o comentario del santo evangelio leído en la liturgia de la palabra, algunos hermanos sacerdotes la pretenden instrumentar políticamente. Sobre todo, hacia uno de las facciones que no luchan legítimamente en la arena política, sino que constantemente apelan a la trampa de la violencia, la solución de fuerza, sanciones y más sanciones, descalificar los procesos de diálogo y participar de elecciones; desviación que inclusive documentos vaticanos prohíben.

En efecto, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en 2004 produjo el documento: "Instrucción Redemptionis Sacramentum. Sobre algunas cosas que deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía". (Ediciones Paulinas. El Hatillo, Miranda, Venezuela), acota en su número 67 que:

"Sobre todo, se debe cuidar que la homilía se fundamente estrictamente en los misterios de la salvación, exponiendo a lo largo del año litúrgico, desde los textos de las lecturas bíblicas y los textos litúrgicos, los misterios de la fe y las normas de la vida cristiana, y ofreciendo un comentario de los textos del Ordinario y del Propio de la Misa, o de los otros ritos de la Iglesia. Es claro que todas las interpretaciones de la sagrada Escritura deben conducir a Cristo, como eje central de la economía de la salvación, pero esto se debe realizar examinándola desde el contexto preciso de la celebración litúrgica. Al hacer la homilía, procúrese iluminar desde Cristo los acontecimientos de la vida. Hágase esto, sin embargo, de tal modo que se vacíe el sentido auténtico y genuino de la palabra de Dios, por ejemplo, tratando sólo de política o de temas profanos, o tomando como fuente ideas que provienen de movimientos psudoreligiosos de nuestra época" (p. 23).

Pero dado lo anteriormente señalado del Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto, el obispo Basabe, quien cree que todo lo que hace el gobierno es malo, per se, y bueno de toda bonda, todo lo que promueve el diputado y payaso presidencial virtual Juanito Guaidó y su combo de guarimberos, ladrones y apátridas; todo eso no se sabe si es que lo comparte su excelencia el obispo, cuyo criterio acerca del supuesto proceso electoral parlamentario de este 6 de diciembre de 2020, sostiene a pie juntillas que es fraudulento; entonces por todo lo anterior dicho, tal autoridad religiosa está impedido moralmente de cumplir con el número 68 del documento vaticano previamente citado, que a la letra dice:

"(68). El obispo diocesano vigile con atención la homilía, difundiendo, entre los ministros sagrados, incluso normas, orientaciones y ayudas, y promoviendo a este fin reuniones y otras iniciativas; de esa manera tendrán ocasión frecuentemente de reflexionar con mayor atención sobre el carácter de la homilía y encontrarán también una ayuda para su preparación" (ob cit., p. 23).

Entonces, don Víctor Hugo Basabe, un hombre de corta visión pastoral y criterios sociopolíticos muy sesgados, tal vez por eso, según algunos entendidos nunca llegará a ser arzobispo de esta grey; o quién sabe, porque dizque carece del necesario pluralismo, sino que es apasionado del dogmatismo de la teología europea y el liberalismo político de pensamiento único, el neoliberalismo.

Una lástima, porque el susodicho en Barquisimeto promueve lo que hemos llamado una iglesia guaidosista y unos dos o tres de sus presbíteros se han transformado en supuestos líderes opositores, como cualquier apátrida y guarimbero, comprometiendo a toda la iglesia y algunos medios audiovisuales de comunicación.

Concretamente, podemos mencionar que de nuevo el cura Yorman Carrillo, misionero redentorista de la céntrica Iglesia San José; volvió a dejar su aparente actitud piadosa para desvariar la atención de la misa dominical que ofrece Radio Minuto 790 am a las 7 de la mañana este 6 de diciembre de 2020 y en su "homilía" aupó a que la gente no acudiera a sufragar, porque dijo que era un proceso electoral fraudulento; igual cosa hizo otro cura apellidado Franceschi (¿?), en la misa que transmite la emisora televisiva PROMAR TV, ¿qué no es que se vanagloria de ser este un medio imparcial? Pues, allí ese celebrante, se quejó amargamente de cómo era posible que se convocara estas elecciones parlamentarias en el momento actual, con pandemia, si no hay gasolina y precariedad en la mayoría de los servicios públicos en Venezuela. ¿No habrá visto que en otros países sí se han realizado elecciones presidenciales, como en República Dominicana y su seguramente adorado Estado Unidos de Norteamérica? Asimismo, ¿no habrá oído hablar semejante tarambana de los efectos de las sanciones impuesta al país? ¿O será que ambos clérigos sufren de cretinismo político? ¿Es tan buena la limosna que reciben en dólares desde el exterior o de sus feligreses comerciantes locales de sus respectivas parroquias que comprometen así su misión?

Sin embargo, cualquiera sea el caso, esa línea de opinión parece constituir parte de unas supuestas "orientaciones" dadas desde la Conferencia Episcopal Venezolana, CEV, y el obispo de San Felipe Basabe hubo de transmitirlas a todo el presbiterio larense; por eso es que se creen con patente de corso para tratar temas de política y otros asuntos profanos desde el altar; ¿por qué no entenderán que la iglesia católica no es una estructura monolítica en asuntos sociopolíticos, como señalara una vez hace ya muchos años, cuando era un simple profesor de Ciencias Políticas (y eclesiología), el padre Arturo Sosa Abascal, SJ., en una conferencia en el postgrado de la UCLA, sino que es sumamente plural? Más aún, ¿quién va a corregir tales desviaciones en la preparación y emisión de la homilía de la misa dominical en la Santísima Eucaristía, si es el propio obispo diocesano, o perdón el administrador apostólico de Barquisimeto, el principal transgresor de la norma? Virgen santísima, Divina Pastora, protégenos de las desviaciones pastorales y mándanos un arzobispo y presbíteros de sana doctrina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 885 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: