Bertucci es un proyecto de la derecha internacional y no negociará con Falcón

Bertucci es el más exitoso movilizador de masa juvenil de las diferentes iglesias cristianas y de otras creencias que existen en el país. Viene desarrollando desde hace más de 5 años una estrategia de captación de jóvenes hacia un movimiento cristiano (Avivamiento), donde el evangelio se liga con las aspiraciones materiales y en el discurso subyace un pensamiento de opulencia y bienestar económico que se resume en pocas palabras: El evangelio cambia tu vida, tu país, tu familia, tu espiritualidad, tus aspiraciones… ahora, según él, cambia hasta gobiernos. Esa apertura ha sido facilitada por Venevisión y Televen, pero partiendo de la habilidad y liderazgo del Pastor Bertucci que pacientemente y con apoyo material ha realizado eventos diversos en campos abiertos, incluidas las hermosas playas venezolanas, con asistentes muy bien vestidos para el ambiente y mas que ataviados de buena ropa, ataviados del propósito de ampliar la base de adeptos a la Iglesia Maranatha. Hoy Bertucci ha dejado algo de lado su apostolado y su cuñado le hace la segunda, como decimos llanamente en Venezuela.

Pero Bertucci además de Pastor es un empresario que entiende los códigos del capitalismo. La acumulación del capital no es ajena al culto a Dios, según sus palabras, el éxito no es prohibido por Dios. En ese contexto, ampliando su éxito económico y en su ambición capitalista tuvo en el pasado algunas investigaciones sobre exportación de combustibles no como tales, sino como solventes derivados del petróleo. Según se comenta, no confirmado, es un inversionista en otras áreas de la economía y los bienes de capital de la Iglesia Maranatha (espacios y dotación tecnológica) serían de su propiedad. El Pueblo sabe que donde hay un rico quedaron muchos pobres.

Se presentó como candidato sorpresa para muchos y hoy día cuenta con una base de electores cercana al 16 % de los que concurrirán a votar el próximo 20 de Mayo, 2018. Su equipo de trabajo, que el mismo coordina, considera que no tiene techo en la cifra que sacará, que seguirá creciendo. Henri Falcón le coquetea ofreciendo cargos y otros privilegios, con tal que ponga esos votos a su disposición, pero Bertucci sabe que su proyecto es de mediano plazo, que en ésta y en la siguiente elección presidencial recibirá apoyo internacional de los movimientos conservadores que adversan la izquierda y además van con todo contra las leyes que promueven las libertades sexuales, como el matrimonio entre iguales y los derechos de concepción como las leyes a favor del aborto. Unirse a Falcón significaría sacrificar inclusive curules de una próxima elección a la Asamblea Nacional, y a las legislaturas regionales y municipales. El proyecto de Bertucci no es para el corto plazo, tiene intenciones de convertirse en fuerza política, que además revelaría las carencias de la Iglesia Católica que todo lo trabaja bajo bastidores, a favor del capitalismo, como él, pero disfrazados de palomitas de la Virgen de Fátima.

Bertucci ha propuesto abrir los llamados canales humanitarios con los cuales se ha subyugado a muchos países del mundo y dice contar en el futuro inmediato a su elección como presidente con apoyo de financiamiento desde organismos internacionales y multilaterales. Se estima, no se ha comprobado, que el movimiento evangélico de EEUU le financia al igual que la franquicia Maranatha Internacional, como también lo hicieron con el evangélico reciente ganador de las elecciones en Costa Rica. Allá, el presidente Fabrico Alvarado construye un piso político entre iglesias cristianas, incluido el catolicismo que en las primeras de cambio da la idea de una aventura teocrática. Hay un proyecto político evangélico para América Latina. Ya Guatemala tiene también un militante evangélico que ondeó su bandera reconociendo soberanía de Israel en la tierra sagrada del cristianismo en el Oriente Medio (Jerusalén), al lado de la bandera de los EEUU. Bertucci participa en Venezuela; en Brasil también han incursionado en política los dirigentes eclesiásticos evangélicos. Se dice que en Colombia, los movimientos evangélicos motivaron el voto contra los acuerdos de paz, nada diferente a lo que hizo Uribe. Es todo un plan continental.

El candidato Bertucci coloca al ambiente electoral el toque de incertidumbre y preocupación a lo que serían los resultados electorales. Quedan pocos días para hacer jugadas en este tablero electoral donde se especula que si bien a Maduro le resultará difícil sacar 10 millones de votos, a Bertucci y a Falcón les resultará muy difícil ganar, cada uno por su lado. Bertucci al igual que Falcón son fuertes adversarios a los planes sociales del gobierno del presidente Maduro en especial a las políticas que se realizan a través de Carnet de la Patria, que sobrepasa los 16millones de afiliados.

Las elecciones presidenciales son humanas, no tienen nada de sobrenatural y Dios per se no hará mucho para favorecer a Bertucci, eso depende del Pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2236 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: