Las guarimbas están acabando con las clases sociales en Venezuela

¿Quién, Qué? y Cómo? son tres  interrogantes básicas  para entender  el cómo funciona la separación de Clases Sociales en nuestro país en  relación a la alimentación.  Cada clase se distingue por la forma como resuelve su pregunta:

CLASE ALTA: ¿Quién será el chef que voy a seleccionar para que me elabore los menús?

CLASE MEDIA: ¿Qué  tipos y clases  de  alimentos debo  consumir?

CLASE BAJA O POBRE: ¿Cómo hago Dios mío para conseguir que comer?. Danos nuestro pan de cada  dia.

Si hay algo que va en contra  de los valores y principios, que sustentan el sustrato ideológico de la familia Clase Media, con ínfulas de pequeña burguesía, es el tener  que usar su tiempo para proveerse  de alimentos y más competir con otros sectores sociales  para obtenerlos.  Estar provisto de suficientes alimentos y de la mejor calidad, es el primer símbolo de su estatus como clase social, pues ya han superado a  otros estratos sociales, considerados inferiores, que  cada día luchan, trabajan  y  hasta  delinquen por el pan de cada día.

Si a  algo le dan  valor e importancia, los  sectores  de clase media, es a la buena mesa; la cual debe  distinguirse  por la cantidad y la calidad exhibida.  Es a partir  de ella, donde   se establecen refinados mecanismos de selección de amistades y futuros parentescos.  Así ha sido desde  tiempos  inmemoriales y hoy, cuando ya no cuentan los títulos nobiliarios, ni profesionales, es  en la mesa, donde se decide quién es  y quien no es, dentro de las estructuras de clases que  conforman a la sociedad venezolana.

Un ejemplo de lo afirmado en los párrafos  anteriores, es  la vergüenza que  siente  un clase media, cuando es descubierto por uno  de los  suyos,  haciendo colas para adquirir los productos  alimenticios  subsidiados, que expende  MERCAL para los pobres. ¡Trágame tierra!, es lo menos que quisiera le sucediera.  Pienso que  gran parte  del odio de  clase,  incubado en contra del llamado chavismo, tiene  por  allí su  origen. 

Hasta el mes  de Diciembre  pasado, la Clase Media, utilizando su poder adquisitivo y su relación histórica  de Amo-Señor, logró penetrar  y corromper a importantes sectores del chavismo para  proveerse a bajo costo, de los alimentos básicos que  son necesarios e indispensable para  elaborar cualquier menú y en el  cual, el prestigio  de clase  social no entra en juego.  Tal es el caso de  los aceites, carnes, pollos, azúcar, harinas y otros, que el gobierno revolucionario importa de otros países  y de  la mejor calidad  subsidiaos  para los sectores de más bajos ingresos.  Por eso no era extraño ver como se abastecían las  clínicas  y restaurants de lujo con estos productos.

 La clase media le tiene pavor a la llamada igualación;  ver que los pobres de siempre, puedan exhibir mismas marcas de ropas y calzado que ellos  usan, puedan ir   a los mismos restaurants, teatros, discotecas, Centros Comerciales  y además pueden comprar las mismas marcas y  modelos  de vehículos; copen los aeropuertos y para  colmo puedan obtener  dólares, les produce tremenda arrechera interior y para frenar esto, decidieron encarecer al máximo todos los bienes de consumo, de manera tal que los tierruos chavistas, no pudieran tener  acceso a ellos.  De allí los márgenes  de ganancia que exhibían en las mercancías, que en algunos casos eran de hasta el 15 mil por ciento.

Cuando el Presidente obrero decide elaborar y decretar una Ley de Precios Justos y establece un margen de ganancia, no  superior al 30%, esto lo consideraron inaguantable y decidieron salir de él de la manera  que fuera y  a como dé lugar. Siendo las llamadas  guarimbas exitosas en otras  latitudes  como en Egipto y luego Ucrania, para  tumbar  gobiernos  electos  por  los pueblos, decidieron copiar  el modelo y de  allí que han seguido al pie de la letra el manual de  como instalarlas, mantenerlas y agrupar  a la clase media  alrededor  de ellas.  Es la  razón por la cual este  tipo de manifestaciones anti gobierno prenden y se sostienen en  las  urbanizaciones  donde residen esos sectores sociales.

Todo lo anterior no explica todavía,  como es  que la Clase Media, con ínfulas  de pequeña burguesía  se  pueda  estar proletarizando, o sea  empobreciéndose.  Bueno, comencemos  con los alimentos, que es el  símbolo  más importante que  da cachet a  esta clase  social:

1.-Al  mantener cerrados los Supermercados, ubicados en las urbanizaciones donde se desarrollan las guarimbas o al no poder acceder a ellos sus proveedores, debido a las barricadas  y al impedir salir a sus habitantes con  sus vehículos, esto hace  casi imposible adquirir los alimentos acostumbrados y depender de los pocos y de mala calidad  que les puedan llevar dese  los barrios el  personal de servicio doméstico. Además el tener que  compartirlos, con los   custodios  guarimberos a tiempo completo, disminuye la cantidad y la calidad de los mismos, llegando estas familias  de clase media,  al extremo de  tener  que consumir el mismo tipo de alimentos de  cualquier familia de la clase baja. Este es el primer y más importante paso hacia la proletarización.

2.-El segundo símbolo es el de la vivienda.  Ya aquel oasis  de paz y seguridad personal que  se vivía en la urbanización o  residencia dejó de existir.  Muchos están deseando irse a vivir a otra parte  y aceptarían gustoso que alguien les hiciera una propuesta de compra.  El ambiente quedó sellado por el odio,  hay familias  que ya no se saludan  entre  ellos  y  quedó  el reconcomio contra  el vecino, que no apoyó lo suficientemente a la  guarimba. Los delincuentes  tarifados, que  sirvieron  de custodios, se  convirtieron en una amenaza y usaran el chantaje para seguir viviendo  a expensas de los  vecinos.  La seguridad  ya no volverá a  ser la  de antes. El precio de  Las viviendas ya no será el mismo.  La  comunidad quedará desbastadas  en sus servicios y si el gobierno nacional no les invierte dinero, es muy posible que  no recuperen la belleza  de antaño  con jardines  y flores de lo cual se sentían orgullosos  sus habitantes.

3.- Habrán mermados  los recursos económicos,  que antes se destinaban para adquirir el buen vino italiano, el wiski  escocés de 18 años y el brandy Emperador francés,  con el cual se alegraban las tertulias,  el Jamón Serrano español, el aceite de oliva virgen y todas  aquellas delicias culinarias  traídas de Europa, para impresionar a los amigos, pasaran a ser cosas del pasado y sin estos incentivos  para vivir, la Clase Media  no tiene  vida.

Si las  guarimbas  no cesan y continua  la guerra económica, va a llegar el momento que veremos a Lorenzo Mendoza buscando donde  comprar Harina Pan, haciendo cola con Julio Borges y Nicolás Maduro, prototipos cada uno de las clases Sociales  que  hay en Venezuela en un Mercal cualquiera. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2491 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas