Presidente Chávez, no es sólo con postulados como se ganará y tiene que echarse la campaña en el hombro, otra vez

¡Qué tal, camarada! En esta lucha con nosotros mismos a ver si nos entendemos. Nuestra revolución sigue altiva en el verbo y la acción de Chávez.

Bien. Concluyó el proceso de auto-postulaciones. Tres mil y pico. ¿Estarán todos preparados para esa súper tarea? Y no sólo por súper tarea, sino preparados para enfrentarse en una campaña intensa y mediáticamente en desventaja con una oposición (que no hay que menospreciar) que supone sacan sus mejores gallos (aunque sean puro plumaje o patarucos vejucos o pollos alimentados con hormonas)

En nuestra actual Asamblea Nacional contamos con un grupo activo y exitoso de camaradas. Pero… hay muchos aparentemente oscuros. Aunque para juzgar sus actuaciones habría que analizar sus trabajos de campo, en las comisiones, en las comunidades.

Estimo que las autoridades del partido, o mejor dicho, Chávez, deben evaluar a los asambleistas actuales capaces y lógicos para contrarrestar la ofensiva opositora mediática, que será muy arrecha.

Lo demás es teatralismo. Ilusionados.

En lo que sí debemos estar bien claros es que si no se gobierna estadal y municipalmente con eficiencia, por lo menos en estos meses de recta final, será muchísimo más complicado ganar unas curules.

Es que, salvo las acciones nacionales, no vemos la revolución por ninguna parte. En muchos estados nuestras autoridades no han entendido que además de medio cumplir con la ejecución de los presupuestos, en especial de obras –que las puede cumplir cualquier gobierno medianamente regular– es necesario hacerlo con eficiencia y pulcritud. Y en todos los aspectos.

Insisto, la única manera de sentir la revolución es viendo al Presidente en todas sus intervenciones, más en los Alós.

El presidente Chávez que los llame a botón. Quienes me leen dirán que esto es un refrito. Claro que lo es. Pero allí está la posibilidad de demostrar cambios estructurales.

Ocurre que es sumamente difícil de entender. Muchos gobernantes son conformes. No le meten el pecho con corazón y todo, como lo exigen las circunstancias actuales. Todos les pedimos aunque sea un 10% de la tenacidad, la imaginación y la eficiencia del presidente.

No llevan la revolución por dentro, en el alma. La manifiestan sólo ante la televisión. Su estabilidad la basan en sus respectivas jaladeras verbales y con eso sienten que pasan la prueba de gobierno: “aquí estamos con su pueblo, Sr. Presidente, agradeciendo el aporte para concluir esta obra, gracias a su decisión, Sr. Presidente. Seguimos acá, con las directrices suyas como líder único del proceso y bla...bla…” y el coro preparado “¡Uh, Ah, Chávez no se va!”

Lástima que no copien ni la conducta del presidente Chávez, alejado de los empresarios (muchos de la IV) y de la posibilidad de contrataciones amañadas. Además copiar al presidente por su vida sin compromisos –sólo para el pueblo-, ejemplarizante en cuanto al comportamiento socialista. Trabajando día y noche.

Es más, un error que me permito señalar en el presidente es en designar a un ministro para varios cargos. Chávez no ha entendido que tiene una extraordinaria capacidad de trabajo. Puede pensar, actuar, escribir, hablar, (viajar) al mismo tiempo.

Entonces los ministerios, los institutos, los organismos que requieren dedicación al estilo revolucionario andan a media máquina y los pobres funcionarios a millón. Me imagino que con problemas familiares.

Los gobernantes que no tengan posibilidades de cuestionamientos, como se oye, aunque no lo podamos comprobar. Y las calles y aceras llenas de huecos, la limpieza de las mismas por operativos con ventiocheros camisas rojas.

Nada con empoderarlos. Contratarlos como cooperativas dentro de un programa de mantenimiento preventivo y curativo menor. Han tenido que hacerse nuevas leyes al efecto, porque si no, natera.

El empoderamiento del pueblo, a nivel estadal y municipal, es lo único revolucionario, o lo más revolucionario que yo percibo y es lo menos cumplido. Lo demás son las EPS, los fundos zamoranos y las Misiones, por supuesto, y son del nivel central.

Y no voy a continuar exponiendo lo que ya en montones de artículos.

Tendrá nuevamente nuestro Líder de echarse la campaña en el hombro y así ganaremos unas curules. Porque los que dependieran de un accionar masivo, cotidiano, eficiente, y positivo para las mayorías están perdidos.


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2094 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas