El fortalecimiento en masa del Psuv y el hambre de ideología

El hecho histórico practicado en el Partido Socialista Unido de Venezuela demostró fortalezas y debilidades, en el cual se reflejó un ensayo de ejercicio democrático constitucional e inédito, sin embargo, se coló el nefasto “adequismo” dentro de las filas revolucionarias para empañar con su mugre el sueño romántico del socialismo. La maquinaria materialista con recursos del estado se impuso en la práctica “con la bolsita de comida”, por encima del discurso político que debatía en ideas para un pueblo con hambre de luces revolucionarias, mas que con la barriga llena por una semana.

La unidad se presentó en el sentimiento progresista del avance que, contradictoriamente fue reflejado en algunos espacios como la hipocresía de siempre, salpicando con ello a quienes con ética y moral revolucionaria en alto, salieron a expresar la calidad de militantes llenos de propuestas, lastimosamente en un espacio de tiempo efímero para demostrarlo.

Insisto que muchos comisionados, voceros y delegados que surgieron en un primer ensayo, mayoritariamente se presentan mas por el cuidado de una “teta” que por el fortalecimiento del proceso. El pueblo revolucionario lo sabe y se asquea al verlo. El peligro radica en el daño corrosivo que se respira, en la vaga y consecuente conducta descarada de quienes lo practican, como en la despreciable y bochornosa forma de actuar de quienes la amparan.

Siento el orgullo de haber participado como pre-candidato a la Alcaldía de Cúa en el estado Miranda, la experiencia y el contacto con el pueblo me cargó de energías y fortalezas que me indican que mas allá de una utopía de soñador romántico o de poeta ideólogo como me conocieron, soy un soldado mas que se manifestó en el “pateo de calle” como un revolucionario de condición moral y social dispuesto a seguir en la batalla que fortalezca y convierta en dignidad el proceso revolucionario.

Con mis piernas como vehículo, con el dinero de mi mercado financiándome y con el “altísimo” como jefe de campaña, diagnostiqué cual poeta, la calle en el desnudo del alma de la gente, en sus problemas y necesidades, en el contacto e intercambio con otros pre-candidatos escuchando al unísono la voz del pueblo que gritaba: “queremos cambio”...en una voz confundida que pide mas que un slogan de: ¡patria, socialismo...la advertencia de la muerte moral que ronda!

Cada voto de los pocos que obtuve, los siento como muchos, cada voto para mí, fue voz sincera de expresión; pocos y de calidad, de sinceridad, pero mas importante aún, de revolucionarios verdaderos como Luisa mi viejita amiga, quien, con sus piernas enfermas y en una incesante lluvia estuvo cual soldado alimentando mi compromiso con su apoyo moral tal cual como la camisa roja que me prestó para llenar de pueblo mi alma mientras debatía en los días efímeros de campaña...¡por ellos, la lucha sigue sin descanso por la vida y la revolución!

http://larrymarquezperalta.nireblog.com

larryubv2004@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2215 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Larry Márquez Peralta

Larry Márquez Peralta

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular