Ni que el pecho fuese de hierro y los lomos de algarrobo

No puedo escribir otra cosa hoy, quizá mañana, hoy estoy deprimido por los hechos, y las cosas que nos suceden. O quizá, por aquella otra frase famosa de aquel tercio tamos mal, pero vamos bien. Tantas marchas que hoy sudorosas patean estas calles caraqueñas. Que si Maduro se va, que si Maduro no se va.  Y…… ¿quiénes atienden el conuco y los 15 motores? Si son los mismos mecánicos estamos bien jodidos. 

Ahora diría que estamos mal, pero vamos para peor. Todo sigue fotuto ahora más después de los anuncios económicos tan descabellados. Si señor amigo Melesio, apúrese ese cafecito, con su arepita, aproveche a lo mejor en mucho tiempo no encuentra lochas, puyas, medios o realitos, ni menos que sean de plata. Se acuerda Margarito de aquellos fuertes de pura sterling, y los dos cachetes y el cachete. Con razón Andelfo mi suegro dice que “todo tiempo pasado fue mejor. Pero Melesio eso ya es tiempo ido, ahorita ya no hay más de eso, de que el bolívar es de plata ni de que esta a 4,30 por dolarcito. Nanay nanay machete grita desde un rincón el Garrufio, ahorita el bolivariano esta por las nubes, la comida en Marte, y la inflación por la vía de leche, esa que dicen es láctea.

El autobús me cuesta 300 pa Guatire, y 40 hay mismitico, y si me subo a un carrito de esos libres bolivarianos 1.000 machacantes la carrerita. No juegue, esto desde que subieron la gasolina, a 6 petacas el litro y la más maluca a un bolo. Pum plah, cataplín, de repente se despierta sobre en el suelo del rancho, si señor, Polarcito vive en un rancho por la Bombilla de Petare. ¡Dios!, dice rascándose los ojos, menos mal que todo era un mal sueño.

Futuro Negro: Ahorita, pasé por la esquina Tibia, y me encuentro con Rudecindo hola compadre Margarito, me saluda, a vaina tan judía me dice, el Rudecindo es graduado en economía, de la Universidad de Rockford, y máster HP de Manchester, pa más vainas desempleado, pues dicen los del gobierno que sabe demasiado. Dime Rudecindo, y me responde. Mi fuerte y no de plata es la economía como tu sabes, pero estos carajos no quieren escuchar mis teorías, dicen que soy un subversivo, que me parezco a un tal Chávez.

Sigue Rudecindo: Este año se prevé una inflación entre 500 a 700%, la más grande, pues la economía no se arregla con motores, ¿cuales motores Rudecindo?, esos que anuncia a cada ratico el presidente.  Mi compadre Cabeza dice Rudecindo, está sembrando un conuco en  Guarenas, guarandingas de motores de esos, motores de arroz, motores de maíz, motores de yuca de papas. Todo un vainero de motores. Cuando le retoñe su siembra en el conuco, parecerá un taller mecánico. Que ideas tan buenas tiene nuestro jefecito. Espero que Cabeza Armada, “que así se llama mi consuegro” siembre motores rusos, chinos, o iraníes, mejor aún coreanos del Norte, para que no le salgan los retoños capitalistas. Y le envainen su conuco. Muy importante, dice Margatiro. Que los siembre de gasolina de a cachete, pues de la de seis cachetes, no se los compra nadie.  Que los riegue con gasolina de 91 octanos.

Filadelfo, que pasó con la fabrica de bicicletas, ya nadie habla de eso, en lugar de motores el compadre Cabeza, ha debido sembrar bicicletas, son más baratas y contaminan menos, pues no necesitan gasolina. Verdad es Margarito, no se como el presidente no pensó en ese detalle y se embarcó con los motores que necesitan tanto gasto de mantenimiento: que si la gasolina, que si piezas de repuesto, necesitan buenos mecánicos que son ahora carísimos, y bujías para prender, aceite, y cables para las bujías, para más vainas una batería que cuestan un ojo de la cara, y tienes que vender un riñón en el mercado negro para poder comprarla. Aquí si se peló el presidente compadre. Ni que el pecho fuese de hierro y los lomos de algarrobo, ¡no gilen! tanto cabezas de ajo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2240 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas