Ataque necrofílico

Como lo venimos anunciando desde este portal mediático la guerra en este escenario es la prolongación de la política. Desde el 2002 sabemos que los golpes mediáticos no sólo que existen sino que se fabrican a la medida de cada pueblo, cultura, religión, idiosincrasia. Hemos estudiado aquí mismo las innumerables ramificaciones de lo que se ha dado en llamar tanques de pensamientos, laboratorios de ideas, y foros secretos unos, elitescos y globalizadores, y otros más abiertos y masificados, pero todos foros para la producción de ideas, pensamientos, que darán a luz matrices de opinión, rumores, confrontaciones y sobre todo irán al blanco, la capa emotiva de un colectivo que simultáneamente está siendo psicológicamente afectado durante más de 15 años a través de políticas de acaparamiento causando desabastecimiento y nerviosismo en relación a productos del día a día. Los “vacíos” en el escenario de la soberanía alimentaria causa una directa emoción negativa contra lo establecido y de aquí no falta la propaganda que está permanentemente acusando a lo establecido y calificándolo como ilícito, deslegitimizándolo. Los cortes energéticos, sean eléctricos, gasíferos (lo que tarda en llegar una bombona a la casa de los venezolanos más necesitados) o alimenticios van minando los sistemas nerviosos y la biopiscología de cada ser humano.

Si sumamos factores y encadenamos orquestados pulsos del ataque del capitalismo salvaje a la revolución chavista no nos es nada difícil darnos cuenta de que abruptamente hemos pasado a la defensiva sin la presencia física de nuestro comandante. Si unimos los objetivos alcanzados con la tensión permanente frente a la falta de productos básicos, la permanente alteración del orden psíquico a través de escándalos, crímenes, atentados, intentos de magnicidio después de haber asesinado al presidente de una nación ocultando pruebas y tecnología, el capitalismo salvaje ya se siente todopoderoso en Venezuela chavista de tal modo que puede llegar a darse el lujo de haber empezado un plan de evitar a toda costa que haya elecciones municipales el 8D. Lo cual sería la constatación inexorable de haber perdido el tan cacareado por ellos plebiscito. Luego no les cabrá el grito de fraude electoral, o robo de elecciones ni nada por el estilo, entonces profundizan a velocidad extrema la caída libre del gobierno de turno utilizando ataques necrofílicos dirigidos directamente al imaginario colectivo recientemente afectado por la desaparición física del máximo líder.

Todos los argumentos que predicen el aburguesamiento de la revolución chavista y por ende la decadencia de sus principales soportes no hacen sino un favor al plan de disolución institucional o desmantelamiento de los logros y avances socialistas bolivarianos. Los ataques a cierto reformismo que logran percibir ciertos sectores de la izquierda pensante al modelo de estado y de gobierno sin Chávez al frente genera una critica por extensión de todo un componente cívico militar formado por el líder durante más de 15 años de gestión continua. No debe haber argumentos que le hagan el favor al capitalismo salvaje para destruir, disolver, gasificar el impulso revolucionario. Todavía hay viudeces respecto a personajes que han salido de los medios por su afán de demoler críticamente al adversario sin dejar de identificarlo y proponiéndonos su aniquilación imaginaria a fin de desmontar una mentira y devolverle al pueblo su razón polémica. Bueno probablemente ya no sabemos distinguir quien es quien dentro de este gran animal pensante y en guerra permanente que es el Estado. Directamente tiene a una Hojilla execrada y a unos Papeles de Mandinga con mascaras. Para nadie debe ser un secreto que este no es el momento de los analistas críticos con afán de ganarse una audición en el elitesco escenario de los que “piensan” en este país. Es el momento de robustecer las instituciones y preservar la legalidad y legitimidad que cada institución debe tener en una democracia chavista. El fortalecimiento del poder popular sin el fortalecimiento de la institucionalidad del Estado socialista no tiene sentido, al igual que pretender articular un plan revolucionario sin un partido de la revolución que sea el brazo organizado y la vanguardia moral y política de ese mismo plan. De ahí que las debilidades dentro del partido de la revolución son reflejos de profundas heridas del proceso mismo. No atenderlas o atenderlas tarde será fatal.

El impacto del reciente audio atribuido a Hugo Chávez por parte del capitalismo salvaje se ha querido personalizar en JJ Rendón y su trust tarifado para golpear la musculatura emocional de una nación que está de luto. El capitalismo salvaje no tiene personalidades, no tiene rostros, es capaz de usarlos todos. La musculatura emocional del pueblo chavista debe estar en armonía con un legado práctico de asumir una doctrina política en cuyo interior late con perseverancia y solidez una conducción política del proceso que va más allá de las contradicciones personalistas. La confrontación psicológica y las consecuencias del debate y de los efectos a que pueda llegar estas y otras ofensivas que se articulan a un plan general de caos sobre el país sólo pueden contenerse con la respuesta hábil. El enemigo presiona el lugar donde más dolor existe para poder lograr la subyugación. Pero si el herido tiene la consciencia del revolucionario, y más aún si participa de la conciencia del mismo comandante en jefe, protagonista de la revolución, la tortura, el sometimiento físico, psíquico, moral y espiritual serán siempre elementos secundarios al primer motor de la revolución, el amor. Un sentimiento de justicia social expandido que toma el peso de una ley universal contra aquellos que pretenden acabarla e imponer su propia justicia minoritaria, elegida, selecta, al globo. Los ataques seguirán, lo hemos ya dicho mil veces, lo que apremia es la resistencia inteligente. Obtener la musculatura emotiva a través de la conciencia revolucionaria que se ha nutrido de la doctrina política y conduce un proceso largo de revolución social, y justó después de recibir el impacto del enemigo e inmediatamente pasar a la ofensiva tomándole el pulso al contrincante.

A 8 domingos de las municipales tanto Bolivia como Venezuela dan muestras de soberanía política expulsando agentes mercenarios al servicio del capitalismo salvaje. Al mismo tiempo existe el miedo a ceder frente al maquinaria mediática del complejo militaro-industrial imperialista que habitúa insanamente a los ciudadanos a consumir casi automáticamente convirtiendo a los centros comerciales en vastos templos religiosos donde van en procesión sus devotos feligreses a entregar su diezmo y a sentir que ya no tienen culpas, a sentirse “perdonados”. Existe el temor de fracasar en la promoción y aplicación de los principios y valores humanitarios que Chávez nos legó, pero persiste un afán, un frenesí, una loca pasión por continuar ganándole la batalla, la guerra, la afrenta a quienes pretenden destruirnos, destruir nuestra patria, nuestro suelo, su sangre, su memoria. Hay odio visceral contra los pueblos originarios, afrodescendientes y campesinos, obreros y proletarios criollos venezolanos; pero el amor del líder acompaña a la mayoría y ese amor tiene doctrina revolucionaria.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1762 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a174559.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO