Los 2 contrarios de esta “primera lucha” entre un verdadero obrero y un genuino burgués [1]

Elecciones 2013

De entrada: Los verdaderos revolucionarios debemos estar de JÚBILO, preguntémonos: ¿En nuestra angustiosa vida, cuándo cjo[2]., el pendejo, el pobre, el obrero, el esclavo, el siervo, el vasallo o el asalariado les han ganado tan siquiera una peleíta, un contratico, al vivián, al rico, al explotador, al terrateniente, al capitalista?, ¿acaso, es inteligente, es objetivo, es realista pensar en la posibilidad de que surja el amor entre esos 2 contrarios?, ¿podríamos estar seguros de que cuando la respuesta sea afirmativa, sería amor sincero.

Reconozcamos que todas las batallas ganadas por el ex Presidente Chávez fueron muy exitosas y bien ganadas, pero estuvieron matizadas de muchas imperfecciones, de muchos vicios políticos ajenos a su voluntad y sólo analizables sobre la base del respeto a  la Ley: UN PASO ADELANTE Y 2 HACIA ATRÁS[3]. Allí está fresco el recuerdo de los primeros traidores, un tal Miquilena, vestigio del extinto URD (de Unión Republicana de Venezuela, partido democrático al que liquidó el Puntofijismo, esa perversa   alianza burguesa formada por un híbrido entre socialdemócratas, unos menos cristianos que otros, otros  menos farsantes que otros, pero con muy pocos, verdaderos y auténticos aliados de la clase proletaria.

Recordemos que, si a ver vamos, sus padres son dignos y elogiables y honrosos jubilados docentes, y hasta “decentes”-bajo la concepción burguesa-. El ejercicio de la docencia ha sido una función con tendencias muy fuertes hacia el aburguesamiento desenfrenado[4]. Recordemos que  los  egresados de  las universidades nacionales han sido auténticos sembradíos de gente proaburguesable, mercadeables, mercachifles, sicariables, tal  como en los hechos y la práctica queda así comprobado: médicos que han convertido a sus pacientes en clientes, profesores que han hecho de los alumnos y de la enseñanza una fuente de ganancias, abogados que en su mayoría asimilan a clientes al demandante y al demandado.

Actualmente, en esta sociedad burguesa, capitalista y máximamente ventajista frente al proletariado, se da la curiosa ilusión de que el obrero pueda sentarse en una misma mesa a negociar de tú a tú con quién inevitablemente lo explotará[5]

Entender la lucha social en términos marxianos sigue siendo difícil para todos. Arrastramos en nuestro pensamiento toda la larga, pesada y vigente carga del idealismo acumulado desde los más arcanos momentos de reflexión, desde cuando el hombre se preguntó por primera vez, de dónde venimos, a qué o a quién debemos nuestra existencia.

El animismo, el totemismo, el subjetivismo, el materialismo, el idealismo materialista, incluido el materialismo dialéctico-conciencia de punta- de relativa y fresca factura, han sido las fuentes comunes, filosóficas, sociológicas y económicas del pensar de trabajadores y de los no trabajadores, pero desde toda su vida sólo los pensadores que lograban cuadrase con la clase dominante podían imponer sus propias inferencias, podían pensar con cabeza propia, ser coautores y coprotagonistas de “sus” propias ideas,  de sus decisiones y de sus mejores y personalísimas convicciones, so pena de ser asesinados, perseguidos, silenciados, negados, torturados, quemados, descuartizados, marginados o invisibilizados, en mejor de los casos, por esas clases dominantes que siempre han usado verdugos extraídos de la propia gente trabajadora para defenderse de las protestas auténticamente populares, para matar a su propia gente proletaria. Digamos que han sabido asimilarlos a   vulgares mercancías, y como a tales, comprarlos; la última muestra de estas mercancías fueron los ex presidentes de la llamada 4ta. república venezolana, y actualmente lo son quienes aquí hemos llamado escuálidos-voz acuñada por Hugo R. Chávez F.

Por supuesto, todo ese mundo de reflexión dio un cambio de 180 grados cuando el científico Carlos Marx lanzó “El manifiesto Comunista” con soportes dialecticomaterialistas. A partir de allí comenzó la lucha entre proletarios y burgueses con fundamentos científicos, entre trabajadores y no trabajadores, entre explotados y explotadores. 

El Materialismo Dialéctico es lo que podríamos llamar el pensamiento de punta frente a la cacareada “tecnología de punta” que tanto fascina a quienes no terminan de reconocer que decir técnica es decir pensamiento.

Por todo eso y más, los revolucionarios comunistas y de la Revolución Proletaria debemos estar muy contentos, muy satisfechos, al conocer que ahora tenemos un Presidente verdaderamente proletario, y quien logró, no ganarle a unos de sus sicarios, a uno de sus asesinos, ni a uno de sus adulones que usaron para representarlos en estas lides políticas, sino contra un genuino espécimen de la   burguesía internacional latinoamericana.


[1] Véase: Artículo del Diario Orinoco, 14-04-2013, Profesor Enrique Nóbrega. Asimismo: http://www.aporrea.org/actualidad/a163507.html

[2] cjo. = abreviatura de carajo.

[3] Esta Ley dialéctica es clave para entender bien el flamante y dinámico, valga el pleonasmo, proceso político que llevamos a cabo en esta Venezuela Bolivariana y proletaria. Venezuela fue una Venezuela burguesa hasta el reciente domingo 14/04/2013, lo fue desde los mismísimos tiempos de la Venezuela del traidor José Antonio José Páez, otro arcano saltotalanquerista y traidor de primera línea.

[4] Simón Rodríguez, Andrés Bello, ambos fueron prototipos como docentes al servicio colonial y proburgués, el primero, de los mantuanos de la “Cuadra Bolívar”, y el otro de la clase colonorrealista de Chile. Este último segundo docente perfeccionó el idioma español a su manera burgorealista, hasta les hizo una Gramática a la realeza de marras. Este burgués docente e investigador, hasta donde sabemos, también echó por la borda y hasta despreciaría las lenguas indígenas, como lo siguieron haciendo los intelectuales de este país hasta la llegada del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. No en balde, el ex Presidente burgués Rafael Caldera lo elogió tanto; véase su libro Andrés Bello, Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes,  Biblioteca Popular, # 106. Sépase de una vez por todas que las universidades nacionales hasta la 4ta. República sólo exhiben con prioridad la efigie de Andrés Bello y han mantenido invisibilizada la de Simón Rodríguez. Este Andrés Bello pudiera considerarse el primer saltotalanquerista de nuestra historia colonial y antibolivariana, mientras que   Simón Rodriguez, por lo menos, formó alumnos, como Simón Bolívar, a quien podría considerarle el Primer saltotalanquerista de los mantuanos.

[5] Recordemos que la sociedad burguesa capitalista es la forma más perfectamente desarrollada entre todas las sociedades clasistas que han reinado desde hace milenios. Por eso el sistema capitalista ha embaucado y sigue haciéndolo a tantos y tantas proletarias y proletarias que todavía se cuadran en las filas del capitalista y del burgués. Lo hacen   porque esos proletarios y proletarias sumadas a lucha contra el pobre, contra el proletariado con conciencia clasista, esos pequeños capitalistas, como buenos y pequeños o embrionarios burgueses que son, sueñan con ser burgueses y burguesas algún día. Los grandes y verdaderos capitalistas les han vendido tremenda ilusión. http://www.aporrea.org/actualidad/a163507.html  


ramcam@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1558 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas