Caroní: victoria estratégica

El 03 de diciembre de 1989 se eligieron por primera vez alcaldes en Venezuela. En esa oportunidad el pueblo trabajador del municipio Caroní le propinó una contundente derrota al “grupo chino”, emblema nacional de la perversión y corrupción adeca. Factores políticos de izquierda abrieron el camino hacía esta victoria popular que terminó con la hegemonía adeco-copeyana en el estado Bolívar. Desde ese momento Caroní se convirtió en una plaza bajo control de las fuerzas que propugnan un cambio estructural de la sociedad, fuerzas de izquierda de diferentes matices.

Este elemento de carácter político y social debemos interpretarlo en su justa dimensión para comprender la importancia estratégica del municipio Caroní. Cabalgando sobre contradicciones, errores y desviaciones que puedan haberse cometido estamos obligados a garantizar la victoria del chavismo como expresión, social y política, de un pueblo que lucha y trabaja para construir una sociedad donde todos podamos vivir con dignidad. Nuestro compromiso con la Patria nos obliga a garantizar la victoria del PSUV y el Gran Polo Patriótico, su candidato José Ramón López y todos los candidatos a concejales.

Nadie tiene derecho, justificación, ni argumentos válidos para poner en riesgo la victoria de la Revolución Bolivariana en Caroní. Intereses particulares, aunque tengan una carga de razón, nunca pueden colocarse por encima de objetivos estratégicos. Quien no lo entienda está condenado a la derrota política permanente. Este pueblo no perdonaría una desviación de esta naturaleza.

No es casualidad que durante esta campaña electoral hayan desfilado por el municipio Caroní los más conspicuos representantes de la chatarra política nacional. Diputados a la Asamblea Nacional, dirigentes de la MUD, dirigentes de FEDECAMARAS, Henrique CAPriles junto a diplomáticos norteamericanos han pretendido convertir al municipio Caroní en epicentro de la desestabilización económica y política del país. Ningún municipio ha recibido la visita de tantos dirigentes en apoyo a un candidato tan carente de ideas y propuestas.

En 1.612 kilómetros cuadrados el municipio Caroní alberga las industrias básicas nacionales, puertos fluviales para el desembarque de bauxita y exportación de hierro, aluminio y acero. Una planta procesadora de bauxita, planta de fabricación de ánodos de carbón, planta de concentración de hierro, producción de cemento, dos plantas de aluminio y el complejo hidroeléctrico que garantiza energía eléctrica al país. Todo lo anterior se combina con una ubicación geográfica que lo convierte en espacio determinante para nuestra relación con el MERCOSUR como ventana de integración económica y social.

A lo anterior debemos agregar la convergencia de un recurso humano con alta calificación técnica y una vanguardia de trabajadores que se ha convertido en referencia nacional por su conciencia social y compromiso con la construcción de una Patria Nueva. Todos estos elementos nos permiten comprender aun más el carácter estratégico del municipio Caroní en el proceso de cambio político y transformación social del país.

La oposición más recalcitrante tiene su mirada puesta en el municipio Caroní. Quieren mostrarlo como trofeo nacional y aunque están muy divididos siguen insistiendo en un esfuerzo electoral que les permita desconocer la victoria del chavismo y convertirlo en un foco de perturbación. Su cuantiosa inversión en la campaña electoral es reflejo de todos los intereses económicos que se mueven tras un candidato sin perspectivas. Eso debe llamar la atención y preparar la respuesta pertinente y oportuna con la contundencia necesaria.

La campaña del chavismo se ha visto empañada por una diatriba absurda. Contradicciones burocráticas que comprometen instituciones y le pueden restar contundencia a una victoria que tiene carácter estratégico. Una victoria electoral que debe mantener una ventaja que no deje lugar a dudas ni pataleos. Es evidente que hay factores “internos” que pretenden quitarle contundencia política a la victoria electoral de José Ramón López y el PSUV.

La victoria electoral del chavismo en el municipio Caroní está garantizada por la fuerza, el compromiso y la lealtad del pueblo trabajador. Corresponde a los dirigentes regionales colocarse a la altura de ese compromiso. Dejar a un lado la mezquindad y la arrogancia para darle contundencia política a una victoria estratégica…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2894 veces.



Darío Morandy


Visite el perfil de Darío Morandy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a177940.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO