Exordio a una Batalla Mortal

Queridas camaraderías chavistas de Venezuela y el mundo: permítanme una arenga espontánea que brota de lo más sensible de mi corazón patriótico.

Este 14 de Abril está en juego el legado de Chávez: la Patria. Este domingo nos jugamos la herencia de Chávez: La Revolución.

La muerte, esa ley de vida tan paradójica, nos colocó en este trance indeseable de volver a la contienda electoral, sin estar eso previsto en nuestras expectativas; y, amargamente, sin nuestro Comandante Eterno.

He aquí al “chavismo sin Chávez” que tanto ha invocado la canalla enemiga.
El enemigo histórico hizo uso y abuso de sus poderes fácticos, visibles e invisibles, para desestabilizar, manipular, engañar y sabotear.

Crearon desabastecimiento preelectoral, lo que ya es costumbre para ciertas grandes empresas. Provocaron cortes de electricidad. Falsearon realidades sobre nuestro proceso eleccionario. Se valieron de la supremacía mediática para generar matrices de opinión vilmente engañosas, como aparentar una proximidad de su candidato a las políticas sociales del Presidente Chávez.

Peor aún, estos desgraciados se han confabulado con grupos terroristas extranjeros, para intentar magnicidios y otros atentados criminales en territorio patrio, como lo hicieron hace once años cuando dieron el Golpe de Estado anti-bolivariano de abril de 2002.

Tienen preparadas estrategias sediciosas para desconocer el resultado electoral y subvertir el orden constitucional con apoyo de las agencias de “inteligencia” imperialistas.

Llevan por candidato a la persona con menos méritos en la vida política nacional. Un hijito de papi y mami al que le compraron en 1998 un puesto de diputado por cien mil dólares.

Vergüenza deberían sentir los dirigentes de los partidos opositores que apoyan esa candidatura, todo por unos mendrugos con que el imperio les tapa la jeta. Terminaron a la cola de un burgués oportunista, por la cobardía de no atreverse a lanzar sus propias propuestas.

Las huestes bolivarianas tenemos la obligación moral de vencer este domingo con tal contundencia, que cualquier brizna de mala intención del enemigo quede absolutamente exorcizada.

Tenemos el sagrado compromiso de honrar las póstumas órdenes de nuestro Comandante Eterno; pero además, tenemos la obligación ética de continuar su obra consolidando la Revolución en nuestra Patria y aupando la liberación de los pueblos oprimidos del planeta.

Como familia chavista en pleno duelo, debemos profundizar nuestros lazos de camaradería y solidaridad, fomentar la estima por nuestra Dirección Política, y en particular, por nuestro honroso abanderado, el camarada Nicolás Maduro, el elegido de Chávez.

Nicolás reúne lo mejor de la idiosincrasia venezolana: transparencia, sencillez, buenos sentimientos, talento creativo, humor, sabiduría sin vanidad; sumado a que es un cuadro revolucionario por los cuatro costados, con formación templada en cuatro décadas de luchas de nuestro pueblo, dos de las cuales bajo la guía de Hugo Chávez.

Nicolás es la garantía del cumplimiento de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y del Plan de la Patria, y ha esbozado unas ideas de gobierno sumamente interesantes que anuncian mayor participación protagónica del pueblo, lucha a fondo contra la inseguridad y la corrupción, y profundización del sistema del buen vivir y el bien común.

Mañana domingo 14-A vamos a una batalla definitiva. Tenemos que ganarla.
Ildefonso Finol

Con Chávez en ristre y venciendo, por la gloria vivida y las victorias por venir.

El Socialismo es Vida.


caciquenigale@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1996 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas