El 23 de Enero y Fernando Soto Rojas en la Era Bicentenaria

Este 23 de enero de 2011, celebramos en revolución bolivariana y con la revolución bolivariana, cincuenta y tres años de la insurrección popular del 23 de enero de 1958, contra la dictadura militar y asesina de Marcos Pérez Jiménez. También celebramos de igual manera y al mismo tiempo, un aniversario más de nuestra combatida parroquia en el espíritu libertario del pueblo, en su firme decisión de cumplir el sueño de Bolívar en estos tiempos de referencia mundial BICENTENARIA, con la insurrección del pueblo venezolano contra el imperio español, el 19 de abril de 1810,.

Esta parroquia ha sido ejemplo de resistencia popular contra la injusticia, la explotación y el oprobio del capitalismo infame; dejando incluso esparcida, en esta tierra de gloria, la sangre y el ejemplo de uno de sus hijos más pródigos, como lo fue Freddy Parra, quien cumplió  este 11 de enero del año en curso, seis años de haberse plantado en nuestra patria con su loable ejemplo revolucionario. Rindiendo un merecido homenaje a todos los caídos en nuestra parroquia, decimos como Alí, el padre cantor: “Dennos hoy su fuerza y su valor al combatir para derrotar, de una vez por todas a la derecha capitalista, a la corrupción, a la ineficacia indolente y a la injusticia, en cualquiera de las formas que se exprese y donde se encuentre”.

La Coordinadora Simón Bolívar, organización sembrada en el corazón de la combatida e insurgente parroquia 23 de Enero, y con una larga trayectoria de lucha junto al pueblo que combate desde siempre por la vida, aunque la vida le cueste, considera oportuno en esta semana aniversaria, expresar su respaldo al actual presidente  de la Asamblea Nacional en su empeño de construir con y para el pueblo, una nueva forma social de vida que derrumbe el viejo mundo de privilegios burgueses y logre la mayor suma de felicidad posible para todos y todas. Dicho en otras palabras, lograr el socialismo bolivariano del siglo XXI como afirmara Mariategui: como una “creación heroica, producto de la más grande labor de lo mejor del ser humano”.

Un minúsculo y pírrico avance político basto para que de la jauría escuálida vendepatria, solicitara –vía organismos internacionales- una invasión yanqui a nuestro país y un “ataque al guerrillero” (Fernando Soto Rojas) con su artillería pornográfica para destruirlo políticamente con el “coco” del terrorismo u obligarlo a bajar la guardia o ceder la presidencia utilizando como pretexto, una foto de hace tres (3) años, precisamente en nuestra parroquia 23 de enero, donde Fernando develaba el primer busto en el mundo del revolucionario Pedro Marín, mejor conocido como Manuel Marulanda Vélez, líder y fundador de las FARC de Colombia. Las mentes imperialistas no comprenderán nunca que los hombres y mujeres que entregan la vida en la insurgencia, lo hacen por sus pueblos y por el movimiento emancipador latinoamericano: la Patria Grande que soñó Bolívar. De allí, que apostemos con todo por este viejo revolucionario, honesto y sencillo de profundas y sólidas convicciones para propiciar la consolidación de un nuevo modelo económico productivo de solidaridad y co-responsabilidad social que profundice la democracia participativa y protagónica, a través de la novedosa propuesta de “Pueblo Legislador” que ofrece el socialismo bolivariano del siglo XXI.

Sobre la base de lo anterior, lo que se pretende es que se concrete la democracia social directa, participando el pueblo en las decisiones de Estado, o lo que es lo mismo “Pueblo pá la Asamblea”. Es decir, que la asamblea pase a ser un instrumento para transformar de la institucionalidad burocrática del actual estado burgués corrupto, ejerciendo desde la base y de manera directa, el verdadero autogobierno popular. Y parafraseando nuevamente a Mariategui: el socialismo de donde tiene que surgir es de las bases, esto no se decreta, hay que crearlo. Es una creación popular, de las masas; es una “creación heroica”, decía.

Debemos convencernos que el año 2011, tiene que ser el año de las definiciones y la radicalización dentro del proceso revolucionario, para lo cual se requiere deslastrarnos del sectarismo cuarto republicano y construir la auténtica unidad socialista revolucionaria que requiere la sociedad venezolana. Llámese Polo Patriótico o como se llame, es concluyente que solo la unidad nos conducirá a la victoria final, porque en este proceso no hay un solo partido u organización capaz de dirigirlo por si solo. 

Todas las revoluciones han precisado el concurso de sus aliados, lo hizo la francesa, la bolchevique, la cubana y nosotros tenemos que hacerlo, en nuestra confección revolucionaria del siglo XXI. La avanzada en ese sentido, tiene que ser permanentemente a través del debate político e ideológico, de ideas y conceptos y esto, lo demostró con amplia sabiduría Soto Rojas, al desechar el Reglamento Interno de Debates de la Asamblea Nacional por “¡mata debates!”.

Es obligatorio tomarle la palabra al líder, cuando clama por la unidad y la necesidad de que las individualidades, tendencias o grupos, se despojen de egoísmos, intereses particulares y se descubran combatientes de la misma causa país. Se supone que definido el partido y al proceso como socialistas, todos los integrantes del mismo tienen un punto significativo para la solidaridad ya resuelto, por lo cual, no deben abordarse las diferencias como contradicciones insalvables, sino para decirlo con Chávez: “manejar con la altura debida las diferencias”.

Los revolucionarios necesitan observar cohesión e igualdad como expresión socialista. La lucha es una sola y se debe mantener cohesionada y con unidad. El Psuv, en todas sus instancias y con la ética en el discurso (como lo manifiesta el propio Chávez, parafraseando a Dussel) debe atacar esta problemática partiendo del principio de que la unidad dentro de la diversidad, es fundamentalmente necesaria, para lograr los objetivos que impone esta revolución bolivariana.

Necesario es, traducir en hechos concretos el concepto ideológico del Socialismo del Siglo XXI. Es decir, hacer realidad un modelo social que responda a todas las reivindicaciones exigidas por el pueblo venezolano. En este modelo, el Poder Popular debe ser real y condicionante de las reivindicaciones sociales, porque es uno de los grandes frutos y avances del modelo socialista que pretendemos impulsar, sin caer en pugnas efímeras sino elevar los niveles de discusión y trabajar todos de la mano para lograr las respuestas a los grandes problemas de manera rápida y efectiva que presenta este periodo de transición y confrontación como lo dictamino, Rosa Luxemburgo: Socialismo o Barbarie.

 Con la presencia de Fernando Soto Rojas, habla en la Asamblea Nacional la dignidad, la consecuencia, la coherencia y honradez revolucionaria, por lo cual, va ser bien difícil a los diputados de la derecha guarimbear desde el parlamento, como son sus planes. Como dice el mismísimo Fernando: “cuando ronca tigre, no hay burro con reumatismo”.

 “Los revolucionarios somos soñadores,

hacemos lo imposible por conquistar lo prohibido”

NO QUEREMOS QUE NOS GOBIERNEN… QUEREMOS GOBERNAR!!

www.coordinadorasimonbolivar.org

Juancsb.02gmail.com

yocatari@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2907 veces.



Juan Contreras y Oswaldo Flores (Coordinadora Simón Bolívar)


Visite el perfil de Oswaldo Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Flores

Oswaldo Flores

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a116335.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO