El por qué de los indultos y la reacción de los camaradas

Comenzaremos por conceptualizar o al menos intentar hacerlo, sobre lo que significa en alcances y contenido un indulto presidencial en nuestro país. El indulto presidencial puede que tenga varias aristas, las más importantes a nuestro entender son dos bien específicas y determinantes, una de carácter humanitario y otra de alto apego político.

Ahora bien, el indulto presidencial pasa además por la naturaleza y convicción de quien lo otorga a saber y entender, es decir, por la característica inherente al jefe de Estado que la concede como gracia en razón de la letra constitucional, nuestro presidente viene de una institución teóricamente hablando apolítica, no hubo antes de incursionar en una rebelión, señales al menos hacia afuera de que fuera un político y menos tradicional como se conoce.

El comandante ha dado muestras fehacientes de un compromiso personal con el humanismo creador y multiplicador, es por ello, que el indulto en particular tiene más un carácter humanitario que político, condición muy raras veces vista en un jefe de Estado. Bajo esta premisa determinística comenzamos el presente análisis del porqué de los indultos y la reacción de la gente que hasta ahora han sido fieles al compromiso y fervor revolucionario.

Beltron Brech lo dijo como una sentencia ejemplar cuando se refiere a la condición de ser revolucionario, transformador y el presidente ha demostrado ser un revolucionario de toda la vida y con su vida, motivo suficiente para que reflexionemos sobre el porqué de la decisión y no tengamos duda alguna sobre el más allá de las cosas.

Un revolucionario de verdad no da concesiones bajo elementos ajenos a ese ser revolucionario sobre el cual muchos no entienden o asumen, quien nos ha llevado hasta ahora y estoy seguro que por siempre hasta esta etapa de la vida venezolana, diríamos no tiene tiempo sino para equivocarse como todo ser humano, y como podemos ver, hace lo propio y ejerce la autocrítica cuando corresponde, a propósito lo único que yo le reclamaría con respeto al comandante es la falta de tino para algunas designaciones realizadas bajo la lupa de la confianza, chascos se lleva cualquiera en la vida y el presidente ha tenido los suyos.

Volviendo a las dos aristas señaladas, analicemoslas en una óptica de optimismo creador, sin dejar de señalar que a primera vista las de carácter político crean confusión y diríamos que rabia por lo que ha quedado detrás de la conducta ominosa de quienes hoy reciben el perdón presidencial y de quienes sabemos muy poco reconocerán como un gesto de nobleza, por el contrario sus circunstancias no les permitirán ver más allá de sus narices. Al respecto podemos señalar que como toda decisión de contenido político quieran o no tendrá sus efectos en el devenir del corto plazo que beneficiará a la política interna y alejará efectos de manejo mediático a sabiendas de que no descansarán, ahora sobre el resto de procesados incriminados directamente en actos contra la estabilidad como lo fueron los policías y militares involucrados en los hechos de abril de 1992 y en el sabotaje petrolero, sobre todo de aquellos que no se han puesto a derecho, seguirán diciendo que hay presos políticos como bandera para tratar de soliviantar la paz ciudadana e institucional.

Jamás entenderemos a quienes critican la decisión del comandante y se atreven en poner dudas sobre la integridad personal y su condición de revolucionario y del liderazgo que ostenta, no lo entendemos por una razón muy sencilla, si quienes se creen revolucionarios y critican al presidente, deben reflexionar sobre la continuidad del proceso y en lugar de criticar o manifestar su desacuerdo, deben preguntarse que hemos hecho para mejorar.

Sobre las decisiones políticas se está o no en desacuerdo y una decisión de esta naturaleza debe sopesarse en conjunto y evaluar el total no las partes. Ahora otra cosa son los sentimientos de un ser humano, de un político que no tuvo alternativa y tuvo que sentir y sufrir lo que circunda el mundo político, que tuvo que hacerse político para manejar con mayor claridad los objetivos de corto, mediano y largo plazo, seguro estoy que a quien más le duele los resultados del 02 de diciembre es al propio presidente, es una derrota convertida por su actitud humanista en victoria, quizás más hacia el exterior que hacia lo interno, eso lo convierte en un revolucionario a carta cabal, cuantos de nosotros se ha paseado aunque sea un instante por estas circunstancias, cuantos de nosotros entregará en cuerpo y alma su vida para ofrecerle al pueblo mejores condiciones de vida, reflexionemos al respecto y encontraremos más salidas que nos permitirán luchar con más fuerzas y decisión.

Por último es bueno decirlo, el presente año 2008, se presenta como el de las grandes luchas políticas e ideológicas, contra la propaganda anticomunista, anti - socialista, debemos prepararnos con todos los hierros para asumir los propósitos propios de la lid revolucionaria, elección de alcaldes al final del año, probabilidad de asistir a un proceso revocatorio presidencial para 2009, ante ello, no nos podemos dar el lujo sino el de ser cada día mejores y con una mayor conciencia revolucionaria.

Obviamente, esperamos del comandante, decisiones importantes en el gabinete, comenzando con el MINCI y los medios del Estado, Salud, Trabajo, entre otros y la mayoría de Institutos y Empresas del Estado

rafaelfebles@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3735 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a48494.htmlCd0NV CAC = Y co = US