Asesinatos y manipulación

En declaraciones a Globovisión (5-5-06), el ex ministro de Justicia, Fermín Mármol León, le pidió al gobierno y fiscalía que no politizaran el caso del abominable asesinato de los hermanos Faddoul y Miguel Rivas, pero inmediatamente después asegura que un crimen tan horrendo "jamás se había cometido en Venezuela [y] en otro país tumba a un gobierno."

Resulta realmente deplorable que dirigentes y personalidades de la oposición utilicen un crimen de este calibre para "calentar la calle", hacer causa política y pretender "tumbar al gobierno". Si bien es cierto que la ciudadanía tiene razones de sobra para protestar ante el gobierno y las instituciones que administran justicia en Venezuela por los altos niveles de inseguridad que afectan a toda la población, sin distinción política, dirigir la protesta hacia la defenestración del gobierno en lugar de exigir soluciones estructurales en el ámbito policial, legal y judicial, debe ser repudiado por todo el país, ya que lejos de solucionar el problema de inseguridad, lo que hace es incrementar la confrontación, la intolerancia, la exclusión social, el crimen y la impunidad.

Las razones políticas de Mármol León son totalmente infundadas. Un estudio oficial (NISMART-2, 2002) sobre niños desaparecidos en Estados Unidos, revela que más de 58 mil fueron secuestrados por personas extrañas a su entorno, casos que usualmente terminan en tortura, violación y asesinato. Esta misma semana, un canadiense hizo explotar a su ex esposa y tres hijos de 12, 9 y 6 años de edad a pesar de haber sido denunciado con la policía en innumerables ocasiones, ocasionando rabia e impotencia en la sociedad por la inoperatividad de los organismos de seguridad que debieron proteger a la familia. Evidentemente que estos crímenes brutales no han desestabilizado a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

Mármol León también parece olvidar que hace menos de 4 años, el entorno de seguridad de los militares golpistas sublevados en Plaza Altamira, al mando de Felipe "El Cuervo" Rodríguez, torturó y asesinó a tres jóvenes soldados y sus respectivas novias por supuestamente filtrar información de sus actividades conspirativas a "círculos chavistas". Una niña de apenas 14 años, logró sobrevivir a las torturas y disparos de escopeta que le hicieron para denunciar a los asesinos que hoy son recibidos con los brazos abiertos por la misma oposición que llama a "tumbar el gobierno" por el abominable asesinato de los hermanos Faddoul y Miguel Rivas.

Igualmente, Mármol León y otros dirigentes oposicionistas pretenden discriminar los asesinatos cometidos en Venezuela de acuerdo a la procedencia social. Sin desestimar el dolor que embarga a las familias Faddoul y Rivas, es de hacer notar que existen cientos de jóvenes victimas de los azotes de barrio y bandas armadas, así como niños que quedan atrapados en la línea de fuego de bandas rivales, o que son violados y torturados sin que se le mueva la fibra emocional a la clase media y alta venezolana que ve en los cerros a otro país lejano a su propia realidad. Solo basta recordar el caso del niño limpiabotas "crucificado" en las riberas del Guaire, o el liceísta que murió de un disparo de metra por la policía metropolitana durante el gobierno de Caldera y ante la mirada inerte de Teodoro Petkoff, quien hoy descarga toda su verborrea politiquera para acusar al gobierno de promover el hampa y la delincuencia.

Lo cierto es que más allá de la manipulación que la oposición quiere darle a este abominable crimen por razones políticas, el gobierno, Asamblea Nacional, Poder Judicial y Ministerio Público tienen el reto ineludible de darle respuestas a la población venezolana sobre los altos niveles de inseguridad que paradójicamente afecta mucho mas a la población de menos recursos que apoya la gestión de gobierno, pero que suele ser victima de asesinatos, violencia, prostitución y drogas.

Existe un claro convencimiento de que solo la Revolución Bolivariana en el marco del socialismo del siglo XXI pueda darle respuestas estructurales sostenibles y permanentes a la problemática coyuntural de la seguridad que a su vez permita vencer la pobreza y garantizar la seguridad humana.

Pero la revolución necesita que el Estado tome medidas ciertamente REVOLUCIONARIAS.

O inventamos o erramos, o nos lleva el diablo...

(*) Internacionalista


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5111 veces.



Antonio Guillermo García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas