Casos Sindoni, Faddoul y Aguirre; Episodios de una Conspiración

La Tesis
Los recientes sucesos de violencia en los que se ha dado muerte a varios venezolanos, entre ellos un empresario de origen Italiano, tres niños de ascendencia libanesa y su escolta; y un reportero gráfico venezolano, no son, en lo absoluto, el producto de la existente inseguridad que aqueja al país, como pudiera pensarse en principio o como nos quieren hacer creer la mayoría de los medios de comunicación nacionales e internacionales, No. Estos hechos responden a un plan, un patrón, una estrategia; son la continuación de la desestabilización del país iniciada en los días previos a las elecciones parlamentarias del 2005, en las que se preveía el asesinato selectivo de varias personalidades del gobierno y miles de civiles, afortunadamente desmontada por los organismos de seguridad del Estado; son además, la consecución de la maniobra cesesionista del Estado Zulia, el montaje conspirativo de los medios de comunicación nacionales en complicidad con la SIP para simular un atropello a la “Libertad de Expresión” en el país; y la siguiente movida luego de las mentiras inventadas sobre la absurda amenaza nuclear que representamos para EEUU (Reverendo Pat Robertson) y la presunta explotación de uranio venezolano para proveer a Irán. Estos asesinatos, son los episodios de una nueva escalada conspirativa para desestabilizar al Gobierno venezolano, llevada adelante por la unidad de operaciones psicológicas de la CIA, quienes se valen de Paramilitares colombianos y hampa común, cuentan con algunos cómplices en cuerpos de seguridad del Estado y tienen en la “Oposición” venezolana, un aliado simbióticamente útil a su plan. Esto, claro está, con la colaboración y asistencia de los siempre serviles y prestos medios de comunicación apátridas y homicidas. En fin, estos hechos son parte de la “Guerra de baja intensidad” cuyo fin es debilitar al gobierno y minar la moral del país, como presupuestos necesarios para adelantar un nuevo golpe de estado (hoy improbable), una confrontación militar con un país vecino o una invasión extranjera a territorio venezolano. Es en este contexto y bajo este enfoque, que debemos analizar los mencionados hechos de violencia.

Esta tesis es vista como descabellada por algunos sectores del país, pero a la luz del presente análisis, no solo veremos que es perfectamente posible, sino que verificaremos su simpatía con la realidad.

Esta maniobra táctica (exacerbar el sentimiento de inseguridad en el país para crear odio y miedo) es parte de un plan macro de mayor alcance, como ya dijimos; y consiste en magnificar el problema de la inseguridad existente, maximizando los hechos cotidianos y creando otros de mayor impacto que provoquen gran impresión en la opinión pública por su carácter abominable. Su principal objetivo es crear zozobra, caos, miedo y odio en la población, así como “reforzar” la “disociación psicótica” que padece una parte de la “Oposición” venezolana, cuyo juicio acrítico y automático ve en el Presidente Chávez la causa de todos sus males. De esta forma se pretende animar la movilización de una “Oposición” resignada y decaída, apática y desmovilizada por las sucesivas derrotas que ha recibido durante los últimos dos años, a saber, el contundente “Referéndum Revocatorio”, que confirmó al “Gobierno Bolivariano” en el poder; las elecciones Regionales que pintaron el país de rojo revolucionario y ya más recientemente la conquista de todos los escaños en la Asamblea Nacional. Bajo esta óptica, analicemos entonces.

El Preludio
Esta maniobra tiene su comienzo visible a comienzos del pasado mes de febrero cuando el gobierno venezolano descubre al agregado naval de la Embajada de EEUU, John Correa, en actividades de espionaje y lo expulsa, declarándolo “persona no grata”. El Embajador de Estados Unidos en Venezuela, William Brownfield, declara que su respuesta será “masiva y asimétrica”. Sospechoso; y más sospechoso aun, cuando se verifica la esperada respuesta, que consistió en expulsar el 3 de febrero a Jeny Figueredo Frías, directora del despacho de la embajada venezolana en EEUU; hecho que no tiene nada de masivo ni asimétrico, y que por el contrario, es una respuesta específica y simétrica. Lo cual nos lleva a pensar que esa no era toda la respuesta. Busquemos pues la asimetría en la concreción de la amenaza.

Los primeros hechos importantes ocurren cuando algunos transportistas en el país, manifestaron su descontento por la aparente inseguridad de la que estaban siendo víctimas. Al mismo tiempo, la Secretaria de Estado de EEUU, Condoleeza Rice, declaraba en el Congreso norteamericano sobre lo útil que había sido el apoyo internacional para con el paro de Sindicatos de Transportistas ocurrido en Venezuela. Paro que en realidad nunca tuvo lugar, pero que estaba planificado. En aquel entonces, el Presidente de la Asamblea Nacional Nicolás Maduro advirtió: “EEUU intenta desestabilizar el país con un paro de transporte”; “no dudamos que incluso estén contratando sicarios para matar transportistas y agudizar los conflictos propios de nuestra nación”. Y agregó: “la alocución de Condoleeza Rice, muestra que hay un plan conspirativo”. Para el momento la propaganda mediática fue sumamente intensa.

Los hechos
En la madrugada del 23 de febrero, es asesinado el distinguido de la GN, Eliécer Noel Sánchez, escolta del Fiscal General de la República; el martes 28 de marzo, es raptado el empresario italiano Filippo Sindoni, la noche del miércoles 29 de marzo, es muerto en circunstancias extrañas un escolta del Alcalde de Chacao (Figura emblemática de la Oposición); el 30 de marzo aparece el cuerpo sin vida y con signos de tortura del empresario Sindonni, (este asesinato causa conmoción, véase que es un empresario y su homicidio moviliza a la clase alta del país que se identifica con él); El miércoles 4 de abril se encuentran los cuerpos sin vida y también con signos de tortura, de los hermanos Faddoul de ascendencia libanesa y su escolta Miguel Rivas (tres niños y un ciudadano. Este crimen conmueve inmensamente al País y ahora todos se identifican con las víctimas; coincidencialmente son de origen extranjero, igual que Sindoni, lo cual le da relevancia internacional, pues Consulados y Embajadas se pronunciaron ante estos sucesos), al día siguiente, jueves 5 de abril se activa un circuito de protestas en toda la ciudad Capital, se trancan calles y se culpa al gobierno de todo lo que ocurre. Ese mismo día, es asesinado extrañamente, a sangre fría y de forma claramente premeditada, Jorge Aguirre, reportero gráfico simpatizante del gobierno.

En fin, acaecen, en menos de una semana, 8 asesinatos en circunstancias extremadamente sospechosas y con víctimas que solo en un laboratorio de manipulación de masas podían haberse escogido tan acertadamente. Veamos la simbología: un empresario italiano de la tercera edad (oligarquía, ancianos y extranjeros), un escolta de la oposición y un escolta del oficialismo (organismos de seguridad) tres niños libaneses (jóvenes, estudiantes, madres y padres), un chofer-escolta venezolano (trabajadores) y un periodista (medios de comunicación). La prácticamente generalidad de la sociedad venezolana está representada en estas víctimas. Esto sin contar los taxistas asesinados en el preludio.

No debemos olvidar las denuncias que desde el 2005 circulan, sobre los paramilitares colombianos que se encuentran en el país (560 precisa Iris Valera, diputada de la Asamblea Nacional, quien posee incluso pruebas en video) con la finalidad de realizar actos terroristas; y las revelaciones recientes sobre el complot para asesinar al Fiscal General de la República.

Otro hecho importante a la luz de este análisis, es el recibimiento de “Monseñor Urosa Savino” con honores de Jefe de Estado por parte del Presidente Chávez, el 30 de marzo. Recibimiento este que no obedeció solo a lo trascendental del hecho de ser investido como Cardenal en el Vaticano, sino más bien por el temor fundado de un atentado contra su vida, que tendría consecuencias desastrosas para la imagen venezolana en el mundo y habría colocado la atención de la “Comunidad Internacional” en nuestro país, constituyéndose en el detonante principal de la conspiración hoy en curso. De allí, que el Presidente Chávez le ofreciera a Monseñor trasladarlo en helicóptero desde el aeropuerto a su destino, ofrecimiento que no prosperó, dado que Monseñor deseaba oficiar una Misa en una pequeña Iglesia ubicada en el trayecto. Consecuentemente, Monseñor Urosa Savino fue recibido en la iglesia Santo Cristo en medio de un fuerte despliegue de seguridad en el que participaron efectivos de la Guardia Nacional, la Policía Metropolitana y la Policía de Caracas. Subiendo finalmente a la Capital en la “Caravana Presidencial”; Igual aun su vida corre peligro, porque es un objetivo.

Estos son los hechos centrales y sustanciales de la conspiración, ahora expondremos algunos de los hechos auxiliares que van a servir para apuntalar los anteriores y crear la sensación de caos, miedo, odio, impotencia y terror en el país; así como el asedio internacional.

El cerco
En este contexto y durante todos los eventos, arrecia el cerco mediático en radio, prensa y televisión, magnifican los hechos y acusan al gobierno de ineficaz mientras infunden miedo y terror. Al mismo tiempo, dirigentes de la Oposición llaman a tomar las calles y protestar. Llamado que solo fue acatado parcialmente, pues como ya se dijo, la Oposición está desmotivada y consecuentemente desmovilizada.

El 4 de abril, el diputado republicano por Arizona, Jim Kolbe, declara que la promoción de la democracia en Venezuela, es esencial para los objetivos de Estados Unidos. El 6 de abril, a las 10:45 a.m., en el programa “Brújula Internacional” de la emisora “Unión Radio”, conducido por “Julio César Pineda”, este llama abiertamente a denunciar a Venezuela ante la Comisión Interamericana de DDHH. El 7 de abril la Sociedad Interamericana de Prensa solicita el esclarecimiento del asesinato del reportero gráfico asesinado; y el Presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP, el guatemalteco Gonzalo Marroquín declara: “Lamentamos la trágica muerte de Aguirre que se suma a otras situaciones anómalas y atropellos contra periodistas y medios de comunicación en Venezuela” (¡Que absurdo!). Este mismo día el Embajador de EEUU provoca insultantemente al país, cuando hace donaciones en territorio predominantemente afecto al gobierno, mientras maquiavélicamente documenta en video la previsible reacción del pueblo indignado. Sincronizadamente, Washington llama a capítulo al Embajador venezolano acreditado en EEUU y comienza otro show mediático bajo la excusa de violar un Documento Internacional pisoteado diariamente por ellos: “La Convención de Viena” (Es el cinismo acostumbrado).

Tampoco podían faltar los correlativos internacionales, en los que diversos diarios y páginas web del mundo se hacen eco de la denuncia sobre la inseguridad existente en el país. El 6 de abril, el Dpto. de Estado, por enésima vez, emite declaraciones hostiles contra el gobierno venezolano, acusándolo de hostigar a “SUMATE”. Y finalmente, medios nacionales e internacionales reseñan que El ejército de los Estados Unidos realizará entre los meses de abril y mayo una serie de acciones militares en varios países de Latinoamérica y desplegará más de 6500 marines, pero pocos indican que muchos de esos ejercicios militares serán llevados a cabo con la asistencia de la OTAN y en Curazao, frente a las costas venezolanas. Estos ejercicios tienen como finalidad velada, intimidar al pueblo venezolano y minarlo psicológicamente, con miras a la potencial invasión que planifican, según lo aconsejan las teorías de las “guerras de cuarta generación”.

Podemos ver que existe un hilo conductor en todos estos hechos y que los mismos, adquieren relevancia y significado en su conjunto, presentando así, el inequívoco e inconfundible sello de la CIA.

La Síntesis
Lo que se busca es:
1.- Soliviantar al País creando miedo, impotencia y odio, en la misma línea terrorista de los atentados contra las sedes diplomáticas de España y Colombia en febrero el año 2003, el atentado contra el edificio Caracas Teleport el 12 de abril de ese mismo año y el asesinato de nuestro “Fiscal Valiente” Danilo Anderson el 19 de noviembre del 2004
2.- Levantar la moral a la Oposición desmovilizada, que según se vislumbra, tendrá su próxima prueba en mayo de este año, cuando serán convocadas múltiples movilizaciones y manifestaciones.
3.- Crear caos y debilitar al país con la guerra de baja intensidad, con miras a un conflicto bélico con Colombia o una Invasión norteamericana, pues el golpe de estado, es prácticamente imposible.
4.- Minar sicológicamente al pueblo venezolano, cuya moral está sumamente alta.
5.- Sustanciar las iniciativas contra Venezuela en los Organismos Internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Penal Internacional; Y
6.- Preparar a la “Opinión Pública Internacional” para la mencionada invasión.

La respuesta
Ya antes hemos derrotado Imperios y si la historia nos convoca, estamos decididos a acatar el llamado. Somos irrevocablemente libres e independientes y tenemos la determinación de permanecer así; somos hombres y mujeres valientes con linaje libertador y descendientes directos de la raza india que no se somete. Somos Latinoamericanos defendiendo la Patria Grande con la vida, que apoyados en la certeza y justicia de nuestras ideas, finalmente resultaremos vencedores.

* Abogado Investigador, venezolano.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5118 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a21050.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO