Confesiones de una Cimarrona por su Familia que hace Colas

Sin lugar a dudas, el proceso político bolivariano, dentro de sus logros obtenidos, impulsados por el poder popular, visibilizó el papel protagónico de las comunidades afro descendientes históricamente visibilizados, y de allí queremos resaltar hoy la lucha de la mujer afrodescendiente, a propósito de su celebrado día internacional, que es todos los días, minutos y segundos de sus 365 del año.

El Día Internacional Afrodescendiente, surge en el año de 1992, en el I Encuentro de Mujeres Afrolatinoamericanas y Afrocaribeñas, realizado en Santo Domingo, República Dominicana, para reivindicar los derechos de las mujeres afrodescendientes, como sujeto de derechos, sociales, culturales y políticos.

Este día, tiene como objetivo, dignificar las luchas y el rol protagónico como constructora de nuestras patrias, puesto que nuestras mujeres históricamente han sido doblemente discriminadas y objeto del racismo.

Legalmente en Venezuela existe una serie de leyes y algunos espacios ganados, donde nuestras féminas están incluidas, las leyes Contra la Discriminación Racial, de la Mujer, de la Familia, de Juventud, la creación del Ministerio Para la Mujer, Instituto Nacional de la Mujer el Instituto Contra la Discriminación Racial, entre otros.

Ganados estos espacios, sin embargo, estas la luchas debemos darle continuidad como una saga en el cine, que deben ser miradas por nuestras familias y especialmente, por nuestros niños y niñas, que tendrán sus familias, para que no las discriminen y la hagan objeto de racismo.

Cómo hace poco dijo, un compañero de luchas, los derechos son progresivos, es decir, que lo que logramos jurídicamente en algún momento dado, (mosca, no que no los dieron) debemos darle progresividad, ajustados a las realidades: y mosca con la Asamblea Nacional de Ramos Allud y su Combo, que por cierto, no lo dejaron entrar en la reunión de la OEA… ni con la tarjeta American Express, como en El Arca de Noe de la canción de Rubén Blades, quien dijo, a quienes ya no tenían chance de entrar en el Arca.

Confesiones de una Cimarrona por su Familia que hace Colas. La señora, Carmen G (Cimarrona por la familia), o lo que muchos le dan el nombre de amas de casa, es afrodescendiente, edad 38 años, vive en San José de Barlovento, Estado Miranda. Es la historia de otras féminas de nuestras comunidades afrodescendientes de los estados Vargas, Sucre, Dto. Capital, Aragua, por citar algunos.

Carmen, tiene su pequeña empresa familiar: elabora dulces tradicionales, desde hace rato comprando los ingredientes bien caros a precio de dólar, cachaqueados. O sino le toca hacer la cola con sus incomodidades para comprar el arroz, harina de maíz…y otros víveres para su familia.

Ella junto a su familia se bandea, (ayuda) con los trueques que hace con sus vecinos, donde cambia uno de estos víveres que tiene por otro que necesite: ejemplo, una harina de maíz por un litro de aceite.

La señora G, manifiesta, “Luis, ahora para todo hay que hacer colas, obtener los servicios: el banco, cancelar el teléfono, la electricidad, comprar las medicinas, ir al médico, (comprar los alimentos)” ahora debemos formar colas según su demanda.

Nuestro observatorio, afrodescendiente, viene mirando que las mayores necesidades por conseguir los alimentos y otros servicios, las hay en comunidades afrodescendientes empobrecidas y por supuesto liderizadas por nuestras cimarronas, que no se trasladan a la frontera colombiana a comprar tipo Show.

Estas comunidades afrodescendientes y sus mujeres deben dársele una mayor atención integral y así cumplir con una deuda histórica.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2406 veces.



Luis Perdomo

Miembro de la Red de Organizaciones Afro-Venezolanas.

 luismperdomo@gmail.com

Visite el perfil de Luis Perdomo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a231447.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO