Ante los momentos complejos, las decisiones y las políticas deben ser coherentes y consistentes

Ante los hechos acontecidos en la última semana en el país, con el desborde de una violencia política promovida por los sectores más radicales de la oposición, tratando de generar un clima de incertidumbre, deslegitimidad e ingobernabilidad en el país, con el fin último del derrocamiento del Presidente, es fundamental hacer un balance exhaustivo del escenario político y social con la intención de tomar decisiones acertadas.

El presidente Nicolás Maduro, ha señalado como parte de ese análisis y balance, que “estamos en momentos complejos”, entre otras cosas, porque se activaron las fuerzas de la derecha nacional e internacional, con apoyo de los grandes centros de información y comunicación internacional, para dar un golpe de Estado y derrotar la revolución bolivariana.

Muchos sectores sociales, algunos radicales, oposicionistas a nuestro proyecto político, pero también algunos sectores no tan opositores, con un cierto nivel de descontento por la situación económica que atraviesa el país, han logrado ser penetrados por el discurso opositor.

Estoy convencido que muchas cacerolas han sonado desde algunos balcones de las casas en todo el territorio nacional, e inclusive se han sumado a alguna concentración de calle, producto de su descontento con una realidad objetiva y real: el desabastecimiento de ciertos productos de alimentos y bienes de consumo, así como la enorme inflación y por ende los altos costos de los mismos. De igual forma, esta la percepción real de los ciudadanos, por algunas desacertadas políticas económicas que se han adoptado en los últimas semanas, que han golpeado fuertemente al sector trabajador (clases populares y media), allí el discurso opositor seguramente ha encontrado algún eco importante, más no definitivo.

En nuestras filas, hay un cierto sabor amargo, porque no podemos ocultar los desaciertos en los nombramientos de figuras políticas ineptas al frente de los organismos gubernamentales de alto nivel, comprobada su ineficacia política y técnica, la poca consistencia moral y ética, además de algunos enroques efectuados colocando a algunos en cargos donde no tienen ni la experticia ni las capacidades técnicas para dirigir dichas áreas estratégicas. Todo ello, sin hacer un verdadero balance, estudio, análisis y consulta a los factores políticos que son pieza fundamental del proyecto político, antes de la toma de decisiones. Son errores tácticos que a veces cuesta digerir.

Pero aún así, ante este panorama, la arremetida de la derecha debe poner en su lugar a los verdaderos y convencidos cuadros y militantes revolucionarios, progresistas, amantes de la paz social. Ya que, debemos comprender y reflexionar que es fundamental mantener intacto el llamado del Comandante Presidente Hugo Chávez, para hacer frente a las adversidades: “Unidad, Lucha, Batalla y Victoria”.

Nuestras diferencias y la lucha interna contra la corrupción y el burocratismo deben seguir siendo piedra angular de la revolución, y armarnos de las capacidades políticas, ideológicas y técnicas para la dirección y conducción de la revolución, es fundamental. Ahora bien, teniendo en cuenta nuevamente lo dicho por el presidente Nicolás Maduro, de que estamos en un momento complejo, se requiere entonces, a mi juicio, formular y ejecutar políticas coherentes y consistentes:

a. Revisar a profundidad las medidas económicas y cambiarias en el país. Consultar y ampliar la base para la toma de decisiones, teniendo en cuenta el equilibrio entre la racionalidad técnica y la política. Se requiere un equipo más amplio de consulta, académicos, científicos y economistas que aporten algunas propuestas con los elementos ya mencionados.

b. En la llamada lucha contra la corrupción y la impunidad, y ante el anuncio de que se va a fondo caiga quien caiga, es necesario divulgar y castigar a los verdaderos responsables del desfalco de más de 20 mil millones de dolares del SITME.

c. Es necesario una política transparente para investigar, denunciar y sancionar a los altos y medios funcionarios de CADIVI, por los hechos que la misma Contraloria General de la República señalaba, que desde el año 2007 se tienen informes de irregularidades en la asignación de divisas a empresas fantasmas, pero que luego la Fiscal General, manifestaba que su despacho desconocía tales informes. Con lo cual se genera un escenario y percepción en la colectividad que efectivamente hay una enorme corrupción e impunidad en el alto nivel de gobierno. Recordemos que esta situación en una de las banderas fundamentales por las que se enarbola el 4 de Febrero de 1992, y ya han pasado 22 años de esa gesta histórica.

d. Emprender una política agresiva de eficacia gubernamental, entre las que debe destacar, por poner un elemento sobre la mesa, el Reimpulso de la Gran Misión Vivienda, para los sectores jóvenes profesionales de clase media, que están fuertemente golpeados por la inflación, y el elevado costo de las viviendas que se ha desatado en los últimos 2 años, que hace imposible la adquisición de las mismas. Ya el presidente Maduro, luego del 14 de Abril de 2013, anuncio la necesidad de reimpulsar dicha política, dotándola de los recursos necesarios para emprender y construir los complejos habitacionales que inclusive muchos han sido asignados después del censo, pero que no se ha logrado culminar.

e.Este sector social, es altamente vulnerable, y no hay forma ni manera para que los altos directivos públicos, puedan visualizar políticas que les permita acercarnos a dichos sectores y beneficiarles otorgándoles mayor calidad de vida. El presidente Hugo Chávez siempre lo comprendió así, y diseño y ejecuto políticas para ellos, pero se ha venido a menos.

Finalmente, y seguiremos insistiendo en ello, es fundamental crear una institución de altos estudios, en materia de gobierno y administración púbica para capacitar a los futuros cuadros directivos en todos sus niveles que impacte favorablemente en una mejor y mayor calidad de la gestión pública. Calidad y revolución no pueden verse como elementos divorciados, son las caras de una misma moneda. Avancemos en ello.

No hay mejores políticas que puedan neutralizar el discurso violento de la oposición, que la ejecución de políticas públicas coherentes y consistentes, que eleven y mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, que haga posible bajar la inflación, los altos costos, que permitan a los ciudadanos acceder a los bienes, productos y servicios sin complicaciones a precios justos, y que inclusive permita cierta capacidad de ahorro. De igual forma, asignándole viviendas dignas, elaboradas con calidad de ingeniería, donde la clase trabajadora las pueda pagar bajo políticas de financiamiento justas y acordes a sus verdaderos niveles de ingreso.


josermendoza@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1676 veces.



José Rafael Mendoza Márquez

Politólogo Venezolano. (Universidad de los Andes) Magister en Administración Pública (Instituto Universitario Ortega y Gasset - Madrid). Especialista en Análisis y Evaluación de Políticas y Servicios Públicos (Instituto Goberna - Madrid). Doctorando en Gobierno y Administración (IUOG-Madrid). Docente e Investigador Universitario (Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública; Escuela Venezolana de Planificación y Universidad Bolivariana de Venezuela). Analista y Consultor Político.
Blog: http://observatoriopoliticovenezolano.blogspot.com/

 josermendoza@hotmail.com

Visite el perfil de José Rafael Mendoza Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a182235.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO