¿Hasta cuando?

Las nuevas medidas cambiarias y la falta de capacidad técnica en el alto nivel de gobierno

Una vez anunciados, la semana pasada, los ajustes cambiarios por parte del Ministro Ramírez, y luego de las declaraciones de Alejandro Fleming, Presidente del CONACEX, debe hacerse un verdadero análisis y llamado a conciencia de las medidas adoptadas por parte del Ejecutivo Nacional, y en este caso, me refiero a los cupos para viajeros al exterior del país.

Ciertamente llama la atención varios aspectos, uno de ellos, es las cifras en alza con picos bruscos que sufrió  la asignación de divisas para las personas naturales (compras electrónicas, pagos en el exterior para consumo con tarjetas de créditos, afectivo para viajeros, y efectivos para viajes de menores al exterior del país) en el año 2013 con respecto a los años inmediatamente anteriores.

De igual forma, si se analiza dichos datos, con los aportados por el Director Nacional del SAIME, donde reseña que de igual forma, hubo en el año 2013, un salto exponencial en la solicitudes de pasaportes con respecto a los años anteriores, entonces se puede pensar ciertamente, que existe un sector de la población, o grupos de mafias, que efectivamente están detrás del despilfarro de las divisas asignados por CADIVI, es decir, los llamados “raspa cupos”.

Otro dato a considerar, es que en el año 2013 se asigno cerca de 8 mil 500 millones de dolares por ese concepto, y si se compara con la asignación en préstamo por parte de la Troika (BCE, Comisión Europea y FMI) a Grecia, para un rescate financiero de su economía, en el marco de una crisis estructural de su modelo económico, este rescate no supero en su primer aporte, los 7 mil millones de dolares. Entonces, quiere decir, que efectivamente en nuestro país, el tema de fuga de divisas por este concepto es bastante grosero.

Sin embargo, el gobierno por ineficiencia, ineficacia y falta de la capacidad técnica debida, no es capaz de desglosar y detallar dicho dato, a fin de tomar las decisiones correctas, oportunas, y sobre todo que busquen el equilibrio, entre quienes si hacemos (como personas naturales) uso efectivo y en cumplimiento de la ley de las divisas otorgadas y adoptar medidas correctivas contra quienes efectivamente hacen uso ilícito de las mismas.

De esos 8 mil 500 millones de dolares, sabemos que 3 mil millones se adeudan al sector aeronáutico (lineas aéreas), el restante seria para los dolares de viajes (tarjetas de crédito, compras electrónicas y efectivo de viajes, adultos y menores). En función de dichos datos macros, uno se pregunta: Que estudió y datos se tienen para determinar cuáles son los países de mayor demanda?; que datos se tienen para determinar en cuáles destinos se gastan más las divisas?; qué datos se pueden tener para determinar que los viajeros “adoptan” niños para solicitar el cupo de efectivo para menores de edad? Tal como lo señalo Alejandro Fleming, para justificar que ahora la nueva providencia señala que independientemente del numero de menores que pueda tener el grupo familiar, el cupo se reduce a uno sólo (entre 300 y 500 dolares, según el destino de viaje). Es decir, una soberana estupidez y locura de argumento sin argumento, y que sin duda afecta sobremanera a las familias.

Ciertamente, coincido con el Dr. Eliezaer Alvaro en su escrito por este medio (http://www.aporrea.org/actualidad/a180779.html), donde reclama con justa razón, que las medidas de ajuste cambiario afectan a los verdaderamente venezolanos honestos, clase trabajadora que hacen buen uso de las divisas, pero que además es su derecho y obligación del Estado proveer de las divisas para poder viajar en el marco del derecho universal del libre tránsito por el mundo, con motivo de turismo, y distracción familiar que cualquiera merece.

Todo parece indicar, además de datos que uno va conociendo en las instancias correspondientes, donde se hicieron las reuniones técnicas preparatorias para la toma de decisiones, que lo que existió fueron directrices políticas de algunos irresponsables gubernamentales, con sesgos políticos, sin los datos, estadísticas y análisis científicos serio, que pudiesen demostrar las fallas del sistema, a fin de tomar los correctivos necesarios y sobre todo para tomar las decisiones políticamente más correctas en beneficio de la clase trabajadora (media y popular).

En distintos escritos, Carlos Lanz Rodríguez, específicamente en uno que trata sobre la eficacia y calidad en la gestión pública (http://www.aporrea.org/actualidad/a166584.html), ha  señalado que parte de las fallas estructurales del modelo de gestión pública en Venezuela se debe a la falta de información, sistematización de datos reales, de evaluación certera de políticas y programas públicos, y de allí entonces, el proceso de toma de decisiones se hace a la ligera, sin considerar los elementos de base, estructurales, y por ello finalmente se cometen errores graves que inciden en la gestión y sobre todo en la percepción ciudadana, muy negativa a la gestión gubernamental.

Esta situación es la más franca demostración de ello. Las decisiones en materia cambiaria, están afectando a la clase trabajadora, los correctivos no se toman en las áreas medulares, y ello es porque realmente no existe voluntad técnica de hacer las cosas bien. Las decisiones adoptadas y anunciadas meten a todos en un mismo saco. Las medidas apuntan a controlar a los infractores, pero en ello pagamos la mayoría de los venezolanos que respetamos la legalidad. Son decisiones y políticas punitivas y no correctivas.

Finalmente, como lo ha señalado Alberto Noria en su columna Cianuro en Gotas N° 60 (http://www.aporrea.org/actualidad/a180783.html), esas decisiones son adoptadas sin razón de ser, con el burdo argumento de ahorrar y controlar cerca de 1500 millones de dólares, pero en realidad, se deben hacer las siguientes preguntas: qué se ha hecho y qué se va a hacer, con quienes en realidad han desfalcado a la nación cerca de 50 mil millones de dolares (empresas de maletín, comerciantes y empresarios especuladores, etc)?, dónde están realmente las mafias que operan desde la institucionalidad del Estado (CADIVI, SITME, etc)?. Allí está realmente lo medular de lo irregular, pero todo parece que la imbricaron de mafias públicas con las privadas que son las responsables, están en un nivel intocable, por tanto exentas realmente de decisiones que las eliminen o controlen.

Por ello, rescatar la Misión Eficiencia o Nada es fundamental, dotar a los directivos públicos de las herramientas técnicas es medular, y dejar de rotar a los mismos ineptos de siempre en los cargos de decisión  política es trascendental para desarrollar y consolidar la revolución.

 

josermendoza@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4641 veces.



José Rafael Mendoza Márquez

Politólogo Venezolano. (Universidad de los Andes) Magister en Administración Pública (Instituto Universitario Ortega y Gasset - Madrid). Especialista en Análisis y Evaluación de Políticas y Servicios Públicos (Instituto Goberna - Madrid). Doctorando en Gobierno y Administración (IUOG-Madrid). Docente e Investigador Universitario (Escuela Nacional de Administración y Hacienda Pública; Escuela Venezolana de Planificación y Universidad Bolivariana de Venezuela). Analista y Consultor Político.
Blog: http://observatoriopoliticovenezolano.blogspot.com/

 josermendoza@hotmail.com

Visite el perfil de José Rafael Mendoza Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a180820.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO