Venta oficial a Bs.F. 6,30, y reventa libre

Alcance del Dólar Regulado

Las regulaciones cambiarias adoptan modalidades varias, una de ellas es a través de la paridad cambiaria frente al dólar. La que está vigente, legalmente adoptada, es de

 Bs.F.6,30/$1 para su venta por parte del Bance Central de Venezuela a través  Cadivi (Comisión para la administración de divisas), y de esta manera el comprador de mercancías extranjeras puede adquirir dólares a ese precio e incorporarlo como coste parcial de sus importaciones o de su costo de fabricación.

Sería de inferirse que   sólo ese  precio regulado, según el dólar regulado, debe ser que aparezca   en la contabilidad de  dichos costos de importación y fabricación, pero, según hemos visto, desde que rige la regulación cambiaria los comerciantes y fabricantes se han acostumbrados a facturar sus mercancías al fulano dólar libre, dólar del mercado paralelo o dólar libremente comprado, todo ello  al margen de la ley cambiaria correspondiente.

Para justificar o burlar los controles cambiarios oficiales, los argumentos esgrimidos por importadores y fabricantes han sido la supuesta escasez de divisas y la lentitud en su entrega que hace la citada comisión  Cadivi.

Semejante actuación contable protagonizada por importadores y fabricantes -al margen de la regulación cambiaria-, y la tolerancia de dichos costes por parte del gobierno nacional, han tenido como víctima a los compradores finales de todas esas mercancías que no se fabrican en el país, pero que las importamos, y de las producidas en el país con partes importadas.

De esa manera, la sociedad viene sufriendo una escalada permanente de suba de precios que, por tratarse de importadores y fabricantes no afectos al gobierno, es aprovechada  para mantener  disgustada  una buena parte de la población, todo dirigido a la pérdida de popularidad de la presente Administración Pública, máxime durante  estos días preelectorales.

Si bien es innegable que el pueblo afecto a la Admón. Pública ha sido tolerante con esta actitud de la oposición  o del capital privado, y también ha sido tolerante con la falta del control cambiario por parte de dicha administración, en todo caso, dichos importadores y fabricantes vienen haciendo su agosto[1] al final de cuentas, independientemente de que logren sus objetivos políticos, o que no lo hagan.

Por todo eso, sería aconsejable que el gobierno hiciera valer la regulación cambiaria en todo su alcance. No puede seguirse regulando la venta del dólar a Bs.F.6,30 por dólar, y seguirse permitiendo que sea revendido al precio que mejor les convenga a estos importadores.

Nos parece que todo asiento contable donde figuren costos por concepto de adquisición de dólares o compras al exterior a un precio superior al regulado oficialmente, o sea en esa contabilidad donde priva el dólar regulado por el libre mercado,  debe ser intervenido y ajustado al control cambiario para que el alcance de este control cumpla sus objetivos: evitar fugas de capital y subas ilegales en los precios de mercancías comerciadas en el territorio nacional.


[1] Es doble la ganancia obtenida por estos comerciantes: ganan con la reventa del dólar adquirido en Cadivi, y ganan por concepto de capital invertido en sus operaciones de importación y fabricación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1977 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a175453.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO