Bolton, Metas del Milenio y reforma al Consejo de Seguridad, aseguran controversial cumbre de la ONU

Caracas, 10 Sep. ABN (María Elena Monroy).- A pocos días de celebrarse en Nueva York el inicio de la sexagésima cumbre de la Organización de Naciones Unidas (ONU), todo parece indicar que la reunión, a la que asistirán los jefes de Estado y de Gobierno de 191 países, será controversial y determinante para la comunidad internacional.

Las vísperas de esta cita están signadas por dos ejes temáticos principales: el cumplimiento de las llamadas Metas del Milenio y la reforma del Consejo de Seguridad.

El cronograma de la ONU estipula que, entre este miércoles 14 y viernes 16, se revisará el cumplimiento de las Metas del Milenio, establecidas en 2002 para lograr que en el año 2015 disminuyan los índices de pobreza y subdesarrollo en el mundo.

La cuestión luce complicada pues a estas alturas aún no se ha logrado el consenso necesario para aprobar el borrador del documento final, el cual contempla la reforma de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, planteado en la cumbre de hace cinco años.

Nada más el embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas, John Bolton, pidió cerca de 750 enmiendas al informe. Según la cadena británica BBC, inclusive, Bolton recomendó eliminar casi completamente el apartado sobre los Objetivos del Milenio.

La BBC indicó que Bolton recomendó dedicar más atención a la liberalización del comercio y a otras medidas que se adoptaron en la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo, llevada a cabo en México en el año 2002.

Por su parte, el embajador argentino ante la ONU, César Mayoral, declaró recientemente que en algunos temas, como el desarrollo, las diferencias entre el Grupo de los 77 (instancia integrada mayormente por países en desarrollo) y los Estados Unidos son grandes.

También dijo que hay diferencias en cuanto a la composición de una instancia propuesta por el secretario general, Kofi Annan, para contribuir al fortalecimiento de la paz en el mundo.

Ante esta situación, Annan pidió sumar esfuerzos para asegurar el éxito de la cumbre: "Mucho está en juego y si no se dan los pasos adecuados ésta sería una oportunidad perdida para los más de 6 mil millones de personas de todo el planeta".

Se busca un Consejo renovado

Además de la necesidad de lograr consenso para materializar el logro de las Metas del Milenio, esta edición de la Asamblea General se plantea reformar el Consejo de Seguridad, instancia decisoria que, 60 años después de su fecha de creación, en 1945, sigue privilegiando en su estructura a los polos del poder de la postguerra.

Los puestos permanentes están ocupados por Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia y China, países que tienen derecho a veto.

El primero en solicitar un consejo renovado fue el propio Kofi Annan, quien propuso dos ejemplos de reforma en su informe Un concepto más amplio de libertad: desarrollo, seguridad y derechos humanos para todos, presentado el 21 de marzo de este año.

Annan sugiere dos posibles modelos que modifican la composición del Consejo de Seguridad, en base a la necesidad de hacer a este órgano "más representativo de la comunidad internacional en su conjunto, así como de las realidades geopolíticas de nuestros días”.

El secretario subrayó que las reformas deben otorgar al Consejo “más legitimidad frente al mundo".

La representatividad a la que se refiere Annan parece estar plasmada en el modelo A de su propuesta, la cual plantea que, además de los cinco miembros actuales, haya seis nuevos puestos permanentes pero sin nuevos derechos de veto.

Esta propuesta también contempla tres nuevos puestos no permanentes de dos años de duración cada uno.

De aprobarse este modelo, África ocuparía dos sillas permanentes en el Consejo, Asia y el Pacífico tres, Europa cuatro y América dos.

Según el modelo B, no habría nuevos puestos permanentes, pero se crearía una nueva categoría de ocho puestos con un mandato renovable de cuatro años y un nuevo puesto no permanente con un mandato de dos años (no renovable).

Hasta ahora, el Grupo de los cuatro o G-4, compuesto por Brasil, Alemania, India y Japón, parece inclinarse por el modelo A, mientras que otros países, como Pakistán, Argentina y Canadá, solamente plantean que los nuevos miembros del Consejo no sean permanentes.

África busca tener voz y voto

La comunidad africana tendrá en esta asamblea una oportunidad inmejorable de lograr consensos y unificar propuestas, tendientes a darle al continente mayor participación en las decisiones de Naciones Unidas.

A principios de agosto, la Unión Africana (UA) se reunió en Etiopía para tratar de alivianar las tensiones entre las naciones que buscan voz y voto en el Consejo.

Por un lado, Egipto, Nigeria y Sudáfrica parecen ser los principales candidatos a obtener lugares, mientras que Angola, Kenia y Argelia también dan la pelea.

Pero la búsqueda de consensos parece más complicada en un escenario donde abundan los conflictos armados, agravados por las cifras rojas de los indicadores de bienestar social.

El informe 2005 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), presentado el pasado miércoles 8, delinea un difícil escenario para que las naciones del continente africano puedan alcanzar las Metas del Milenio, por cuanto, de los 32 países con menor desarrollo humano del mundo 30 son africanos.

Al respecto, la delegada del PNUD en Sudáfrica, Escolástica Sylvan Kimaryo, opinó, en declaraciones que reprodujo este miércoles la agencia EFE, que para mejorar los indicadores africanos la comunidad internacional debe ayudar a la Unión Africana a reforzar las operaciones de paz y de prevención conflictos.

Según esta vocera, África necesita recursos financieros para salir del subdesarrollo, pero esa "no es una condición suficiente para el progreso" pues el dinero debe ser productivo y reforzar la capacidad de apoyar un desarrollo sustentable.

Con este amplio abanico de temas sobre la mesa, esta sexagésima reunión promete álgidas discusiones en busca de consenso para dar nuevos aires a la ONU, un organismo internacional que requiere reformas de base para mejorar su desempeño y su imagen.

En este sentido, Annan exclamó: "La Cumbre Mundial de 2005 es una oportunidad de las que se presentan sólo una vez en cada generación para que el mundo se una y adopte medidas sobre las graves amenazas mundiales. Es también una ocasión de revitalizar a las Naciones Unidas. Es, en resumidas cuentas, una oportunidad para toda la humanidad".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5151 veces.


La fuente original de este documento es:
Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) (http://www.abn.info.ve)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter