El 12 de abril Chávez iba para Puerto Rico con unos golpistas

El 12 de abril Chávez iba para Puerto Rico con unos golpistas

¡Qué tal, camarada! Respirando fuerte recostado a los malos recuerdos. Días aciagos con el corazón en el suelo. Luego de estar viviendo en los sueños de contar con un gobierno que nos llevaría a

un mejor País, de oportunidades para todos.

Gracias a mi hijo Eduardo Andrés, quien me animó diciéndome: “vamos a donde pueda haber gente reunida apoyando a Chávez”, caímos debajo del elevado de Puerto la Cruz donde había un grupo, entre los pocos estaba los ingenieros Neyra de Sánchez (actual directora del MINAMB Anzoátegui) Y Luis Sánchez, su esposo (actual diputado por el estado). Más ninguno.

Decidimos movilizarnos para la Plaza Bolívar y allí, a los pocos con cierta angustia porque se hablaba de represiones, nos llegó la información de que podíamos irnos a nuestras casas ya que Chávez regresaba. ¡Viva, carajo! Y nos volvió el alma al cuerpo.

Una acción cívica-militar sin parangón y al mejor estilo solidario.

Aunque para estos días ha habido el recuento parejo de estos acontecimientos haré el mío, apoyándome en viejas informaciones.

Pero antes que nada, un paseíto por los acontecimientos de la Plaza Altamira, Francia. Días de estupidez de cómo la oligarquía entiende la unión y las actividades cívico-militares

Recojo parte de una carta de jorge Olavaria a Gustavo Cisneros:

“Hablé con Ferreres y me hizo evidente que Venevisión había sido puesta al servicio de los militares de Altamira, que en ese momento eran, en el mejor de los casos, un salto en el vacío lleno de interrogantes sin respuestas claras. Su única esperanza era que el bluff que estaban jugando resultara cierto y en verdad estuvieran, como ellos decían, en capacidad de paralizar los puertos y aeropuertos, y provocar actos de insubordinación y rebelión en unidades de la Fuerza Armada, que acudirían masivamente a la Plaza Altamira a ponerse a sus órdenes para salvar al país.

La conversación con Ferreres me alarmó. Reveló una exagerada y muy errada convicción en que el poder de la televisión estaba en capacidad de hacer cosas que no puede ni debe hacer”

Y con relación al paro le escribió Olavarría:

“Lo que siguió a esto hoy nadie quiere recordarlo, durante casi sesenta días, más de 200 cuñas diarias en todos los canales privados de televisión, bombardearon a los venezolanos con mensajes de apoyo a la huelga que paralizó al país.

No creo que algo semejante haya ocurrido en ninguna parte. Venevisión puso en marcha una programación de puertas abiertas a todo aquel que quisiera venir a expresar su apoyo a la huelga”

Cuando vemos las imágenes de las concentraciones en la Plaza Chuao (Pdvsa) y vemos a toda una masa enardecida contra Chávez, me trae al recuerdo que cada vez cuando visitaba Caracas y llegaba a casa de unos cuñados escuálidos a cada movilización, para gastar suela y tacones, les escuchaba que tenían que asistir (permisados por sus instituciones privadas y Pdvsa) porque era la última oportunidad de sacar “a ese loco”; “a ese monstruo”; “a ese dictador”, etc., etc.

Y siempre volvían lacrimogeneados y arrechos.

Hasta que ese día 11, bien dateados los jefes, estimulaban la participación de toda esa gran masa engañada, las más, alienada. Los zombis de la política bobalicona y los nuevos precadáveres muy organizados y seguros, arengaban que ese día debía renunciar Chávez, que irían a Miraflores.

Escuchando parcialmente a algunas intervenciones desde esa tarima bien pesada, me extraño la presencia de “orlandito urdaneta”. Luego analicé que estaba súper dateado por su primo-hermano el almirante daniel comisso urdaneta, participante activo.

Todo estaba bien orquestado. Los dueños de la mass media, especialmente de televisión, junto a los politiqueros de siempre y a los militares del generalato blancaibañezcos, entre éstos: héctor ramírez pérez; molina tamayo (pingüinito patiquín), vásquez velásquez, manuel rosendo, cairús, néstor gonzález gonzález, guaidcaiñúro (el original le queda grande) la…meda. (Así, en pequeñito y sin mayúsculas)

Lástima, muchísima lástima, con su toque de arrechera, gran arrechera, como es lógico, nos llega siempre que recordamos que los jefes de la escualidez habían previsto francotiradores para poner los muertos de ambos lados y así distribuir la cólera hacia ambos bandos, amplificándola a través de la televisión encadenada y alienante, como siempre, de los canales privados.

Aquí se lucieron: alfredo peña, lázaro forero, henry vivas, enrique patrás, y bien atrás,- cachucha mendoza, y todo los muñequitos de First justice.



Para el triste recuerdo, aunque siguen de zombis, están carlos ortega que se decía amante de la poleo, carlos fernández quien convenció a los empresarios a cerrar las empresas y permitir que sus trabajadores respaldaran el paro, sin importarles las pérdidas, y que llevó a muchos a la quiebra, y el tierno juan fernández quien, con su aspecto y actitud nazista, embarco y logró que perdiera su trabajo todo el combo meritocrático.

Pasaron 60 días sin ir al trabajo, cuando la ley establece tres días y estás botado.

Junto a horacio medina y a otros que ni quiero recordar, eran mandados por luis giusti siguiendo lineamientos de Washington, cuyas metas eran privatizar a Pdvsa y venderla a empresa de Bush y a Repsol.

Para mí, las angustias y las molestias que nos hicieron vivir a todos los venezolanos, así como la traición a la patria (cuyo concepto desconocen), me grabaron en lo más hondo que no los perdonaré, no sé ustedes, hasta que reconozcan que la cagaron.

Leyendo un análisis del 28 de abril 2002, extraje esto:

“Un periodista español decía la semana pasada, tras el frustrado golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Hugo Chávez: “¡Qué olor a hamburguesa, jabugo (jamón serrano) y petróleo!” Obviamente, el hombre sabía de qué hablaba: de la participación de funcionarios estadounidenses, españoles y salvadoreños en la asonada encabezada por el líder empresarial Pedro Carmona.

Ninguna de estas afirmaciones parecen hoy descabelladas, ya que los propios embajadores de Estados Unidos y España, Charles Shapiro (quien antes manejó el escritorio Cuba en el Departamento de Estado), y Manuel Viturro, se reunieron con el presidente de facto Pedro Carmona, después de que este disolviera la Asamblea y las principales instituciones.

Quien leyó el decreto de Carmona y fue nombrado Procurador General por este, Daniel Romero, fue sindicado como secretario privado de Pérez y funcionario de la Organización Cisneros.

Estuvo Isaac Pérez Recao, del cual Carmona era empleado en la petrolera Venoso y una alta fuente militar amplió a la agencia France Press lo que ya había publicado la prensa local: que Pérez Recao ordenaba a un pequeño grupo “extremista de derecha, que estaba fuertemente armado, incluso con fusiles lanzagranadas

Y el personaje con cara y armamento de Rambo que custodiaba personalmente a Carmona era Marcelo Sarabia, vinculado con organismos y empresas de seguridad —alguna de ellas franquicia del Mossad—, que solía jactarse de pernoctar en el Bunker de la embajada estadounidense.

La agencia privada de inteligencia estadounidense Stratfor denunció que la CIA “tenía conocimiento de los planes [golpistas], e incluso pudo haber apoyado a los civiles y oficiales militares de extrema derecha que intentaron, sin éxito, apoderarse del gobierno interino”, tras citar a militantes del Opus Dei y a oficiales vinculados con el general retirado Rubén Pérez Pérez —yerno del ex presidente Rafael Caldera— como participantes en el golpe.

Lo que sí quedó confirmado es que el avión en el que se quería sacar del país a Chávez desde la isla de La Orchila pertenecía al banquero de origen paraguayo Víctor Gil (TotalBank). ¿El destino? Según personal de la aeronave matriculada en Estados Unidos, el plan de vuelo era a Puerto Rico, territorio de Estados Unidos...

La intervención de los estadounidenses no solamente estuvo en los “consejos” de altos funcionarios en Washington, como Rogelio Pardo Maurer —a cargo de operaciones especiales y conflictos de baja intensidad en Latinoamérica en el Pentágono—, Otto Reich y/o John Maisto, sino que el teniente coronel James Rodger, adscrito a la agregaduría militar de la embajada de Estados Unidos en Caracas, secundó con su presencia la sublevación, instalado en el quinto piso de la Comandancia del Ejército, desde donde asesoró a los generales sublevados.

Reich, encargado de los asuntos latinoamericanos en el Departamento de Estado, afirmó que habló “dos o tres veces” durante el golpe con Gustavo Cisneros, compañero de pesca de altura del ex presidente George Bush y máxima cabeza de un imperio empresarial

Quizá llame la atención el caso de dos salvadoreños detenidos tras los incidentes del 11 de abril y que, según fuentes de inteligencia local, formarían parte de un escuadrón de la muerte entrenado para realizar atentados en diversos países latinoamericanos (antes en Cuba y Panamá, ahora en Venezuela). Los vínculos que señalan estas fuentes son los del ex embajador en San Salvador, el democratacristiano Leopoldo Castillo, hoy comentarista radial y asesor de la central empresarial.

En Venevisión se reunieron los complotados la tarde del golpe, entre ellos Carmona. “Ese gobierno fue armado en las oficinas de Gustavo Cisneros”, dijo el diputado opositor Pedro Pablo Alcántara (Acción Democrática),

Numerosas llamadas se realizaron entre la noche del viernes y el mediodía del sábado entre Caracas y Washington. Desde el Pentágono se le comunica al general Efraín Vásquez, principal mando durante la breve interinidad de Carmona, el cumplimiento de una serie de puntos, que son transmitidos en la capital estadounidense por funcionarios del Departamento de Estado al encargado de negocios de Venezuela, Luis Herrera Marcano, a Carmona por el propio Shapiro y a los mandos castrenses por el coronel Harkins, también asentado en la delegación de Estados Unidos en Caracas.

En su huida del palacio de Miraflores, los golpistas dejaron un suntuoso almuerzo sin servir y varios documentos en el despacho presidencial. Uno de ellos, enviado por Luis Herrera Marcano a quien, sin duda, era el enlace de los golpistas con el gobierno estadounidense, el contralmirante Molina Tamayo (comunicación 913, extrañamente con el membrete de Embajada de Venezuela y no de la República Bolivariana de Venezuela), que dice textualmente:

En la mañana de hoy se comunicó telefónicamente conmigo el señor Phillip Chicola, del Departamento de Estado, para pedirme que comunicara urgentemente al Gobierno Venezolano los puntos de vista del Gobierno de Estados Unidos.

Mientras, en el Consejo Permanente de la OEA. Allí César Gaviria, el colombiano Secretario General había sugerido que como el gobierno de Chávez había sido depuesto, el embajador Valero no debía entrar a la reunión.

No he leído el libro de Ernesto Villegas, “Abril, golpe adentro”,a lo mejor recogió esta información. De paso que le ha sacado bastante provecho por su tremenda promoción nacional. Este servidor se conformó con presentar su libro sobre la infancia del Libertador, “El niño Sol de la negra Hipólita”pero nada más y nada menos, que en la casa natal del gran héroe mundial.

Un reconocimiento, por nombrar a unos pocos militares, a Jorge Luis García Carneiro, Virgilio Lameda Hernández, el Cnel Gonzalo Chacón Calderón (jefe de sala situacional), Melvin López Hidalgo y el Gral Montilla, ya los suboficiales representado en el Sgto. Luis Rivera Bastidas y a todos los militares de menor graduación, los soldados que tenían y tienen, como pueblo, a Chávez sembrado en el alma, socialista ahora.

Dejo para el final tres comentarios y una gafa humorada, con su dolor de fondo.

1.- Recordar que Chávez y todos hablamos de 11 años de revolución, cuando ni siquiera fueron de gobierno, porque entre diciembre de 2001 y agosto de 2004 Venezuela estuvo sumergida en una crisis que se derivó de las huelgas generales impulsadas por la oposición golpista, "que fue superada por la vía pacífica y democrática, institucional y constitucional, a través del referendo que consolidó el proceso revolucionario de manera muy significativa".

2.- Que la flamante nueva ministra Tania Díaz, recoja lo que propuso nuestra siempre integralmente hermosa diputada Iris Varela (y su linda nena): anunciar y transmitir en cadena nacional, en horarios estelares, toda la información que les haga ver a todos los escuálidos y sus pro, lo que realmente ocurrió esos días, a ver si dejan de seguir engañando a los engañados (va la redundancia)

3.- Nos debemos preguntar, con alerta máxima: ¿Qué estarán tramando todos los militares de Altamira, con los del golpe, con los “asilados políticos” en Perú, Costa Rica, El Salvador, en Colombia, en Miami, con toda la gusanera mayamera? ¡¡¡Mosca¡¡¡

4.-Ahora la gafada jurídica, ya que obviaron que el sustituto de un Presidente, en el caso negado de que Chávez hubiese renunciado, es el Vicepresidente y en ausencia de éste, el Presidente de la Asamblea Nacional y surgió u títere por ansias de poder compartido con las élites empresariales y militares (que no volverán)
Acto de juramentación

Yo, Pedro Carmona Estanga, (en tanga sería bien feo) en mi condición de Presidente de la República de Venezuela, (fíjense que de paso no se refería a este País) juro ante Dios Todopoderoso (jamás ha estado cerca de él, ni estará), ante la patria (sin saber que significa) y ante todos los venezolanos reestablecer la efectiva vigencia de la Constitución de la República de Venezuela de 1999 como norma fundamental de nuestro ordenamiento jurídico y restituir el Estado de Derecho (será de derecha), la gobernabilidad y la garantía del ejercicio de las libertades ciudadanas (menos la de los chavistas a quienes empezaron a apresar y a perseguir), así como al respecto a la vida, la justicia, la igualdad, la solidaridad y la responsabilidad social (eliminando las misiones, entre otras…)

¡Ja… ja, ja., ja!

Además dijo que se le cayó el retrato de Bolívar, ja, ja, ja, y se le quedó sin uso la bandita (chiquita por su estatura moral) presidencial, ¡Ja,ja,ja!!

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5654 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor