En Miranda se desató el fascismo contra el pueblo

Para el momento de escribir esto, nos llegan informaciones inquietantes de Los Teques, donde al parecer se ha erigido otro país, con leyes propias y vida propia, un mini imperio, un pequeño monstruo que ya comenzó a mostrar sus dientes, amparado en una victoria que, irónicamente, consiguió gracias a los mecanismos de participación política que sólo el gobierno del Presidente Chávez ha consagrado …

Estos dos días hemos revivido con amargura los momentos terribles del 11 de abril de 2002, cuando en apenas 36 horas se cometieron incontables abusos y violaciones a los derechos humanos. El nuevo gobernador de Miranda no ha calentado butaque, y ya comenzó a atropellar al pueblo.

No es posible que Henrique Capriles Radonsky, quien ni siquiera ha pagado por todos los atropellos que dirigió contra la embajada de Cuba aquel 12 de abril, pretenda ahora desconocer las conquistas de ese pueblo que, duélale a quien le duela, sigue siendo rojo rojito. ¿A razón de qué? ¿Acaso el haber ganado las elecciones regionales en Miranda ya le dio licencia para arrasar con los espacios que hoy día se utilizan para educar a nuestro pueblo? ¿Cuál es el miedo? ¿A un pueblo cada vez más instruido que ya no se calará más gobiernos excluyentes y fascistas?. ¿Qué debemos esperar, entonces? ¿Un exterminio?

Las Misiones educativas Ribas, Sucre y la Universidad Bolivariana de Venezuela, así como los consejos comunales, tienen dos días resistiendo ataques brutales por parte del nuevo gobierno local en Los Teques.

Uno de esos espacios conquistados es la otrora Casa Sindical de AD, con más de 20 años sin uso, y que en lo que viene cumpliendo la hermosa tarea de cobijar estudiantes, facilitadores, saberes, pueblo…

Desde aquí hacemos un llamado a los titulares de los despachos de Educación Superior y Telecomunicaciones, a que acompañen a ese pueblo que ahora luce lamentablemente un poco solo, para que nos ayuden a defender esos espacios y a poner en su sitio a un funcionario que llegó, al parecer, para hacer la guerra y no la paz.

Si debemos cohabitar con la oposición que sea en un ambiente de tolerancia. No se puede eliminar de un plumazo la conquista de un pueblo. Idéntica posición asumió el tristemente célebre Ernesto Carmona (Carmona el breve), y quedó para la historia contemporánea de nuestro país, como lo más vergonzoso que ha pasado por el portal de Doña Jacinta…

Que lo sepa el mundo: allí está la prueba de que el golpismo continúa más vivo que nunca en Venezuela; allí está la prueba de que siempre se ha tratado de una lucha de clases.

Venezuela no es Miranda, ni Zulia, ni Táchira, ni Carabobo. Camaradas, hemos retrocedido 40 años políticamente hablando, pero el pueblo de ahora no es el mismo de aquellas décadas. Debemos reflexionar, sí. Esas derrotas, desde luego, no vinieron solas, pero no nos quedemos en la pura reflexión y ahora pasemos a defender lo que legítimamente es del pueblo.

“(…)Si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder “ (Lincoln), peor cuando ese poder lo ostenta el necio.

Camaradas, ahora más que nunca Unidad, Unidad, Unidad.

luisana.colomine@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2397 veces.



Luisana Colomine

Profesora de géneros periodísticos y periodismo de investigación en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Comunista.

 @LuisanaC16

Visite el perfil de Luisana Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas