Familiares de Kalinina Ortega denuncian que Fiscalía no les atiende

El 27 de febrero de 2022 encontraron el cadáver de la periodista enterrado en su propia casa. Llevaba seis años desaparecida. Un caso que sigue bochornosamente impune

Los familiares de la periodista asesinada Kalinina Ortega, no terminan de cerrar el doloroso ciclo que se inició en 2016 con su desaparición. Después de seis años de búsqueda, de esperas, de esperanzas perdidas, de gestiones inútiles ante los organismos «competentes», Kalinina fue hallada muerta y sepultada en su propia casa. Andar con su foto en la cartera era ya costumbre en su pequeño núcleo familiar; creer que la veías en cada rincón porque alguien se te parecía a ella se hizo frecuente en el día a día de sus hermanos hasta que esa terrible verdad, que en el fondo temían, terminó de darle un impactante vuelco a sus vidas. Pero la espera ahora es más cruel porque si bien ya sabes, con resignación, que ella no volverá a casa, sigues preguntándote por qué, cómo, quién o quiénes pudieron causarle ese martirio, atentando de manera tan violenta y despiadada contra una persona cercana y bondadosa, que solo quiso el bien ajeno.

Es el drama de los que viven semejante situación de manera callada y ante la indiferencia de los que solo se interesan cuando ven un titular de prensa amarillista. El drama de los desaparecidos.

El crimen de Kalinina sigue bochornosamente impune. Siendo una de las mejores periodistas del diario El Nacional (al menos durante dos décadas), creadora de la fuente de educación universitaria y además investigadora en un área tan importante, hizo valiosos aportes no solo al periodismo sino al país por los casos que frecuentemente analizaba o denunciaba en su trabajo reporteril, o en la columna semanal «Cátedra en la calle» del periódico más influyente de Venezuela, dirigido entonces por Miguel Otero Silva. Mujer revolucionaria, de izquierda, Kalinina (su padre le dio ese nombre por la ciudad rusa de Kaliningrado) fue una «influencer» en la época de oro del mejor oficio del mundo, ese que no volverá porque ha sido boicoteado por los «Irrael» y otros más. Por eso es indignante que su caso no haya sido debidamente atendido y esclarecido.

Sus hermanos han esperado pacientemente a que las investigaciones tras el hallazgo del cadáver de Kalinina el 27 de febrero de 2022, den algún resultado. Denuncian que ante la falta de respuestas solicitaron en agosto de 2022 una audiencia al Fiscal General de la República, Tarek William Saab, pero nunca fueron recibidos. Creen más en la justicia divina que en la de los hombres, y por eso dejan todo en manos de Dios. El femicidio de Kalinina es un lunar en la brillante gestión de Saab, la zona gris de las estadísticas que suelen adornar sus performances mediáticas.

Sobre este suceso muy poco se sabe y en casi nada han avanzado el CICPC y el Ministerio Público. El 27 de febrero de 2022 el nombre de Kalinina Ortega fue «tendencia» en las redes sociales al encontrarse restos humanos enterrados en el patio trasero de la que fuera su residencia por más de 40 años, en la caraqueña zona de San Bernardino. Las experticias forenses confirmaron que aquella osamenta pertenecía a la periodista desaparecida pero después de eso el hecho cayó de nuevo en el olvido. En cierto modo, los medios también la enterraron. Días después la familia pedía que el caso no se enfriara pero lamentablemente el caso «se enfrió».

Saab hizo lo de costumbre: designó en esa oportunidad al Fiscal Noveno Nacional Regino Cova para investigar el crimen pero, en justicia, debemos comunicar lo denunciado por los Ortega: "nadie nos atiende", dicen, ni siquiera el fiscal designado, Cova, de modo que el 27 de febrero de 2023 este femicidio cumplirá un año de impunidad. Una cadena de hechos que deja muy mal parada la efectividad de los cuerpos policiales y por lo cual en muchas ocasiones su hermana menor Nadeztha Ortega, denunció «negligencia». "Tampoco tenemos dinero para mover el caso", decía con tristeza.

El 7 de julio de 2018 estuve en esa casa entrevistando a Nadeztha Ortega para escribir el reportaje «A propósito del Día del periodista ¿cuál es la verdad de Kalinina Ortega?». Recuerdo que caminamos por aquel patio donde cuatro años más tarde encontraron enterrada a la comunicadora. En esa oportunidad pregunté a Nadeztha si la policía había llevado perros sabuesos para buscar primero en la casa (eso es lo usual ¿no? al menos en las CSI de la tele), pero me dijo que no, pese a que lo solicitaron pues a veces creían que ella no llegó a salir de casa ya que todo estaba en orden, incluso sus documentos personales, su cartera. Recuerdo también una reja con llave que cerraba el paso al segundo piso de la vivienda y que fue instalada por la gente que se apropió ilegalmente de ese espacio donde supuestamente funcionaría FUNKALOR, la fundación creada por la periodista y que después fue la excusa perfecta para que un grupo de personas prácticamente invadieran la propiedad. Luego de desaparecida Kalinina se metió a vivir allí el hermano de la abogada Gerxsy Dávila (por cierto personaje clave en las investigaciones policiales), identificado como Randy Dávila y quien gracias a la insistencia de Nadeztha Ortega ante las autoridades, fue expulsado de la residencia pues se negaba a irse, manteniendo una actitud hostil y amenazante contra la hermana de Kalinina.

En el reportaje Kalinina Ortega cumple cinco años desaparecida entrevistamos a otra de sus hermanas, Karelia, quien nos habló de la última vez que vio a Kalinina. Posteriormente Karelia recordó que la periodista pensaba denunciar ante el CICPC a la gente que se le había metido en la casa con el pretexto de «ayudar» en la fundación. Kalinina le manifestó su deseo de ir al día siguiente para poner la denuncia pero no volvió a comunicarse. Karelia Ortega tiene la certeza de que su hermana fue asesinada ese último día que ella la vio: 20 de septiembre de 2016.

Escribimos este trabajo para dejar constancia de todos los pasos dados por parte de la familia para esclarecer este crimen y que los culpables paguen por los delitos cometidos.

Desde este espacio rendimos homenaje a la periodista Kalinina Ortega y nos unimos al clamor de su familia: Justicia para Kalinina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1819 veces.



Luisana Colomine

Profesora de géneros periodísticos y periodismo de investigación en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Comunista.

 @LuisanaC16

Visite el perfil de Luisana Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: