Entre Neo Adecos te veas

“Cuando me acerqué a abrazarlo para felicitarlo por el triunfo, me dijo: ahora voy por Miraflores. Sentí de inmediato una gran decepción…” palabras de una compatriota en una noche de discusiones en cualquier barrio de este país bendito sobre hechos ocurridos hace un par de años.

Los neo adecos son así de socarrones y probablemente así de ignorantes; no por que no sepa nada sino porque gustan de ignorar al pueblo. El neo adeco quiere ser musiú. Ya de sus antecesores decía tal cosa Aquiles Nazoa en su Humor y Amor. Claro, hacen de tripas corazón por conveniencia. Un grupito de neo adecos con cargos en empresas del estado, es capaz cual marabunta, de dejar pelada una tienda de lentes “fashion” con los viáticos que les dan para una feria o exposición en la cual solo rumiarán chicle.

Ante la pregunta: ¿Compatriota, porque yo debería votar por usted para delegado? La respuesta: Porque yo lo representaré dignamente. Con una pregunta tan pendeja descubre usted a un neo adeco infiltrado en un batallón. Hagan ustedes sus propias preguntas, que la batalla es de ideas.

Un candidato para delegado, en reuniones previas a la elección: ¡No pierdas tu voto compañero, juega a ganador! ¿A que les suena eso, compatriotas? ¿Recuerdan ustedes la última campaña electoral donde eso se dijo?

En una reunión con los voceros y voceras convocada por un señor feudal, un día antes de la elección de delegados y delegadas:” Hago un llamado a la unidad, a que nos organicemos, para que dejemos a un lado las divisiones y los protagonismos partidistas. Hay quienes han pretendido usar su ventaja política para infiltrarse en los batallones, mientras que yo, Safrisco Lucrativo Pomalaca, acataré la decisión de las bases. Por cierto, les anuncio que voy a la reelección”. Sin palabras, camarada.

Los neo adecos conviven como coporo y guabina con los escuálidos, no porque sean familia, sino porque son iguales en el fondo y allí, donde no llega luz moral, chapotea su ansia de chavismo sin el Comandante. Por eso no envisten con contundencia al enemigo político, por eso se vuelven timoratos ante la muerte de un cardenal, cuya putrefacción ética lo hacía heder estando vivo. Sin embargo, los segundos son menos hipócritas; vomitan sus hieles fascistas al descampado. El neo adeco la acumula para evitar ser descubierto; basta una espina ideológica a contrapelo para hacer que explote su panza y esparza toda su bazofia. Pero se reconocen en su nuevorriquismo ufano, en sus pavoneos materialistas, en el contraste de su verborrea pseudo socialista frente a su american way of life, frente a ese soberano que si jode: ¡Un momento compatriota, no me sabotee!

El neo adeco quiere hacer creer que él es Chávez y Chávez es él, pero su nombre solo le sirve para ganar elecciones, conseguir cargotes y carguitos, contratar con el estado y meterse un billete. Su pose mediática es el sigüismo, pero su cultura es capitalista mayamera. La carencia de ideas los lleva a copiar modelos políticos anacrónicos de quienes dice detestar

Al neo adeco le arrecha la reforma, no porque difiera de ella luego de un exhaustivo análisis, sino porque pone en riesgo su vertiginoso ascenso económico y “su propiedad privada” obtenida con real del pueblo. Pero ahí va, bufando y rezagado en el trote, pensando en como le atraviesa un palo a la rueda revolucionaria sin tener que brincar la talanquera, por ahora.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2726 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas