Ejemplos “sociolistos” y socialistas

La palabra “sociolisto” se la leí en una oportunidad a Fidel Castro en un texto suyo, pero a quien se la escuchamos y leímos muchas veces fue a ese inolvidable General de la Revolución, Gustavo Machado, el hijo de oligarcas convertido en comunista desde muy temprana edad, quien la usó para definir a los dirigentes del MAS, aquel partido que nació como “fuerza comunista de Venezuela” y ha terminado sus días a la cola de la derecha más reaccionaria del país.

He recordado la palabra en estos días cuando hemos conmemorado a Ernesto Guevara, el Che, el Guerrillero Heroico que es uno de nuestros Guerrilleros Heroicos, pues son muchos los caídos en la lucha, como bien lo dijera Juan Bautista Rodríguez en su intervención en un Foro en la Casa de la Cultura de La Asunción.

Pero en la semana también se nos aparecieron referencias a los nuevos “sociolistos”, a esos que se han colado en los Batallones Socialistas y ya pantallean con sus charreteras.

Uno de ellos, muy orondo él, que presume de vocero electo en unas elecciones impugnadas y donde cada voto a su favor fue canjeado por un celular y no sé qué otra cosa más. Este caballero, a los dos o tres días de las elecciones viciadas a punta de celulares, se apareció en la bodega donde se reúne casa sábado el Batallón al cual pertenece fraudulentamente (falsificó su dirección de habitación al registrarse en el PSUV), y con voz de reclamó le recriminó a la señora de la bodega con palabras más, palabras menos, de la siguiente manera: “Señora, usted era de las que estaba trabajando para que los chavistas ganaran las elecciones en este Batallón”. Allí está su confesión.

Y en ese mismo Batallón, una camarada hacía un llamado a construir un verdadero partido socialista con ética revolucionaria, dejando atrás las trampas de la cuarta república, los vicios del puntofijismo y la deshonestidad adeco-copeyana, a lo que respondió una de las beneficiarias en el reparto de celulares: “¿Hasta cuándo me van a insultar aquí?”.

En otro batallón, el vocero electo, una vez finalizado el conteo de votos, conocido por haber sido sorprendido comprando votos por el SI para sacar al Presidente Chávez en agosto de 2004, se acercó a un viejo luchador social, militante de izquierda en toda su vida, y extendiéndole la mano derecha le dijo: “Bueno, ya estamos juntos aquí, pero eso sí, nada de marxismo, ni de Che Guevara, ni de Allende, nada de eso”.

“Sociolistos” aparte, aunque ya los tenemos adentro, fue reconfortante que durante la semana estuviésemos recordado al Che Guevara, pero que también volviésemos la mirada sobre la memoria de gente como Toribio García, margariteño asesinado vilmente por los compañeros de partido de los nuevos “sociolistos”.

Toribio fue escritor, militante de la Juventud Comunista y del Partido Comunista de Venezuela, y fue asesinado por los enemigos del socialismo que hoy se quieren hacer pasar por revolucionarios.

Con la memoria de Toribio tenemos una deuda, debemos pagarla.

salima36@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3311 veces.



Pedro Salima


Visite el perfil de Pedro Salima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Salima

Pedro Salima

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a42517.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO