El zoológico que necesitamos

Los zoos de hoy día, son espacios que cumplen múltiples funciones, que tiene una gran importancia social y que muchos han logrado calar en el corazón de sus pueblos. Son blancos de críticas, muchas de ellas justas por el manejo inadecuado del parque y la mala atención brindada a los animales. Otros señalamientos no se ajustan a la realidad y demuestran un desconocimiento del tema de la fauna en el país.

Paradigmas y actividades del zoológico de hoy día (2017) José Infante.

Se critica al zoológico; pero no se cuestiona el consumo de animales, el reconocimiento de los toros coleados como deporte. Tampoco se dice nada sobre el apoyo y el financiamiento que los gobiernos de América Latina brindan incondicionalmente a los toros coleados, las corridas, las peleas de gallos, las carreras de caballo o de galgos al considerarlas tradiciones o espectáculos de la clase alta.

Muchos veganistas y críticos del zoológico nada hacen para enfrentar el mascotismo (tener animales silvestre como mascotas: loros, monos, morrocoyes), el especismo (proteger a unos animales y tolerar el maltrato de otros) o la moda canina y felina (una forma muy cuchi de maltratar a los animales).

Existe un movimiento mundial por la eliminación de los zoos; sin analizar sus funciones y aportes, criminalizando el manejo ex situ de animales, llamando a veterinarios, cuidadores, guardaparques y trabajadores zoologistas, como maltratadores o asesinos y a estos espacios como cárceles de animales o centros de tortura y algunos más radicales, los llaman campos de concentración animal, como se evidencia en algunas redes sociales.

Ciertamente algunos zoológicos no tienen las mejores condiciones de cautividad o han caído en la negativa práctica de realizar show y exhibiciones, vulnerando las condiciones biológicas de ciertas especies como por ejemplo colocar a los animales a bailar, pasear bicicleta, usar ropa y otras acciones totalmente condenables y que más bien se apartan de los objetivos de un zoológico.

Estos espacios merecen un plan rector nacional e internacional para transformarlos en centros de conservación o bioparques. Transformarlos en institutos de investigación autónomos, garantizarle por ley sus recursos, y mantener planes de conservación, liberación, reintroducción de los diferentes grupos animales presentes en su espacio. Además se requiere crear los mecanismos de contraloría social-ambiental, para que los ciudadanos se hagan vigilantes del bienestar animal y de los recursos públicos que manejan.

Es necesario impulsar como país, (es decir todos los estamentos de la sociedad), el cambio de barrotes por confinamiento a hábitat acondicionados, epicentros de la educación ambiental y del nuevo pensamiento ecologista social.

A continuación un propuesta para guiar el proceso de metamorfosis de estos espacios

  1. Potenciar al máximo su función educativa: Actualmente ir a un zoo es algo libre como visitar un centro comercial. El público recorre los ambientes que desee, pudiendo no recibir información sobre las especies. Muchos visitantes se burlan de animales o los comparan con humanos, otros les lanzan objetos; siendo responsables de la muerte de muchos ejemplares por asfixia o problemas generados a largo plazo. Al zoológico nuevo, se debe ir en plan educativo, científico, recreativo y vivencial y cada parque debe preparar una programación para atender a todos los públicos. El visitante colaborara con una tarifa dependiendo el servicio recibido.

C:UsersinfanteDesktopCALENDARIO 2017IMG_20161029_135349.jpgEn un zoológico deben cohabitar especies en cautiverio y semicautiverio e incentivar las actividades educativas. Fotografias José Infante.

  1. Visita guiada obligatoria: En el zoo de hoy día, el público debe ingresar solo en visita guiada. Esto con el objetivo de garantizar que al realizar el recorrido recibirá la información y luego podrá. continuar su itinerario como mejor lo deseen. Deben prepararse varios guiones de visitas, por si el público lo visita con frecuencia reciba inducciones diferentes. Los recorridos siempre deben iniciar por el grupo criollo o los más amenazados para aprovechar el máximo de atención del usuario.

Si no logramos que el 100% de usuarios ingrese al parque con objetivos educativos, los animales estarán haciendo un sacrificio en vano. De que vale tener un ambiente acondicionado o enriquecido; si el público no percibe sus elementos. Observar monos o guacamayas sin recibir la explicación que llegaron al parque de manos de un decomiso, por orden de un tribunal; de manos de un traficante o un "amante de animales" que se canso de lidiar con el ejemplar. Debe explicarse las formas como los cazadores capturan y trafican dichas especies y la altísima mortalidad generada, que puede llegar a 9 de cada 10 individuos capturados, para que los coleccionistas y amantes de animales tengan un ejemplar en su casa.

  1. Mejores vigilados: Cada ambiente del zoo y las áreas estratégicas (cuarentena, nutrición, veterinaria y otros) deben estar vigilados de día y de noche; sean con vigilantes o funcionarios o con un eficiente sistema de monitoreo con cámaras. De esta manera se evitarían los ataques a los animales por parte de delincuentes y de visitantes que pretenden estimular el movimiento de los animales puyándolos, molestándolos o lanzándoles objetos. Desconocen, que una gran cantidad de ellos son nocturnos y que reposan durante el día. Pero esta realidad conductual, debe ser explicada y recordada con señales en cada ambiente.

C:UsersinfanteDesktopCALENDARIO 2017P1010089.JPG

Brigadas de Guardaparques Voluntarios formadas por Fundación GUARDEAM en varios parques del país para contribuir con la educación, conservación y protección de los parques. Fotografías Elvis Díaz.

  1. Disponer de la mejor técnica de taxidermia y preservación o tener convenios con otros centros para: preservar y preparar a los animales y sus partes. Disponer de una sala interactiva donde el público pueda tocar, interactuar con los especímenes y sus partes, apreciar sus características y que esta colección sea móvil para llevarla a cada rincón del país. Por supuesto que no se trata de enseñar a un niño a valorar una piel de animales o una cornamenta; se trata de reflexionar sobre como la codicia humana, la ineficiente guardería ambiental, la inacción del estado, las modas, las costumbres influyen en la matanza de animales; muchos de ellos para terminar en una pequeña jaula o en una cocina en nuestros hogares.

  1. Convertir la visita en una experticia inolvidable: Combinar varias atracciones como terrarios, serpentarios, insectaríos, planetarios, museos, zoo-contacto. Tener la posibilidad de alimentar a un animal, bañarlo, atenderlo, cargarlo si se trata de crías o animales pequeños, conocer las historias de vida de cada animal; por ejemplo, como llegó al zoo y en qué condiciones estaba. Poder aportar dinero y recursos para los planes de conservación de cada especie, adoptarlos y recibir información del estado del espécimen.

Sumarse como voluntario a las visitas guiadas o como cuidador, acampar dentro del parque y realizar recorridos nocturnos y conocer los secretos de los zoos, son algunas de las actividades que deben garantizar al público en aras de mayor transparencia, y para desmitificar su gestión y ganar voluntades. Hoy día, con las redes sociales y las aplicaciones existentes para teléfonos y computadoras; las personas podrían monitorear y observar el animal que adoptaron con un sistema de cámaras conectadas al ambiente de la especie. Incluso se podría realizar un recorrido virtual luego de afiliarse y recibir una capacitación sobre los secretos del zoo y de esta manera el público podrá seguir a su "especie favorita".

  1. La conservación de especies autóctonas debe ser el centro de la gestión de zoos. Cada especie que exista en el parque, debe tener un plan de reproducción, rehabilitación, liberación, intercambio con otros centros, monitoreo de las liberaciones con chip o collares de seguimiento colocados a cada animal, investigación en campo, educación y apoyo a las comunidades rurales De esta manera existiría el binomio conservación in situ (en el hábitat) y ex situ (en el zoo), se intercambiarán ejemplares para formar parejas o se garantizarían la formación de harenes y grupos jerárquicos para que se puedan cumplir sus rituales reproductivos (como luchas entre machos, escogencia por parte de las hembras y otras relaciones que se forman en vida silvestre).

  1. Un plan de conservación para cada grupo zoológico: aunado a las medidas de conservación, el zoo debe utilizar su liderazgo para lograr acuerdos políticos y sociales que permitan la declaratoria de nuevas áreas protegidas o la ampliación de las existentes; la inclusión de ecosistemas o hábitats, el llenado de vacios en el sistema de cobertura de ABRAES, la realización de inventarios de fauna, impulso a los planes de reforestación o repoblación animal, la interconexión de las áreas, el impulso a los parques o reservas comunales declaradas por las comunidades o asambleas de ciudadanos sin pasar por el complicado tramite de la declaratoria gubernamental.

La rehabilitación de espacios afectados por incendios, inundaciones o minería, el retiro de cableados, torres eléctricas, vallas, carreteras, cultivos y ganados de los hábitats de las especies en estudio. Todos estos logros debe impulsarlos el nuevo Zoológico.

  1. Exhibiciones de inmersión o hábitats sin barrotes: un aspecto muy criticado es la existencia de barrotes, jaulas metálicas, pequeñas, oscuras y de concreto en los zoos. Se deben transformar en hábitats donde existan elementos del paisaje como rocas, troncos, caídas o saltos de agua, arboles típicos de su habitas, además de estar enriquecidos con cuerdas, escaleras, cuevas, refugios y otros que amerita la especie para interactuar como si estuviese en vida silvestre. Esto implica a su vez menos especies y hábitats los más amplios posibles. La idea es disponer de clanes, manadas o tropas reproductivas para que estos animales desarrollen sus procesos bio-ecológicos tales como competencia, colaboración, copula, cortejo y otros.

Las exhibiciones de inmersión donde los barrotes son sustituidos por láminas acrílicas o de vidrio, fosas que separan al publico del animal, existen otras como pequeños túneles o compartimientos donde el visitante puede adentrarse dentro de la exhibición y hasta tocar al animal en caso de ser herbívoros o a sus crías.

  1. La señaletica del zoo, un recurso en sí misma: Las señales y leyendas deben en sí mismas ser un recurso educativo y actuar como sourveniers, ser interactivas, sencillas, divertidas. No son un simple accesorio, ni mucho menos un elemento que pueda faltar como está ocurriendo en muchos parques.

La señaletica debe invitar a tomarse fotografías, incorporar datos científicos, historia natural (biología y ecología de la especie), historia de vida del animal (de donde viene, como llego al parque, si fue maltratado, si viene de un circo etcétera), pueden estar todas estas informaciones juntas en una gran señal o fraccionadas en varios letreros, pueden tener interactividades como botones con luces para adivinar o relacionar, o responder una trivia sobre los hábitos de la especie.

Debe facilitar datos sobre la alimentación, reproducción, gestación, y amenazas, con un diseño agradable, fácil de entender, incluso bilingüe e incorporar leyendas en código braile o un audio para los discapacitados.

  1. Uso de cámaras y monitores: Un aspecto interesante, seria lograr un monitor en cada ambiente y que el público pueda ver un micro audiovisual de 1 min sobre los hábitats del animal; además de un sistema de cámaras que permita monitorear al grupo zoológico, sin que este note la presencia de dichos dispositivo.

Con este sistema, se lograría tranquilidad y no perturbación en las épocas de apareamiento y se limitaría el acceso del público. Este a su vez podría seguir observando a los ejemplares a distancia, en un espacio acondicionado para tal fin, con la respectiva explicación de sus conductas sexuales.

Este sistema también permitiría otorgar un descanso de visitas a las especies más frecuentadas. Este es una de las mayores críticas de los veganistas: el poco descanso o estrés generado por el exceso de visitas.

  1. El zoo impulsando cambios en el pensamiento ambiental y en la legislación nacional: los zoos son espacios altamente regulados. Por un lado como bioterios, es decir espacios donde hay especies vivas que requieren permisos, guías de movilización, permisos de caza científica. Cumplimiento de acuerdos nacionales como el CITES (Convención Internacional sobre el tráfico de especies), y otros acuerdos sobre especies migratorias, cooperación internacional, recursos genéticos etc.

Algunas de estas normas están obsoletas o dificultan los manejos y gestiones y en vez de garantizar el bienestar animal lo dificultad. En el caso e Venezuela se prohibió nuevas importaciones de animales, esto parece lógico; pero imposibilita a los animales en cautiverio conseguir parejas o estar con sus congéneres como el caso de la fauna africana o asiática.

Se requiere entonces que las normas incluyan la repatriación de estos ejemplares para que vayan a un centro a reproducirse o simplemente a pasar sus últimos días o ser liberados a sus hábitats como medida compasiva y justa.

Venezuela requiere urgente la creación de una nueva ley o código orgánico de fauna; que sustituya a la ley de fauna silvestre de Fecha 22-07-70. Publicada en la Gaceta Oficial República de Venezuela No. 29.289 del 11 de Agosto de 1970 y el Reglamento de la Ley de Protección a la Fauna Silvestre. Decreto 3.269 Gaceta Oficial de la República de

Venezuela No. 5.302 Extraordinario del 29 de Enero de 1999. Es necesario, que integre en una sola norma a la silvestre y la domestica, a los animales utilizados para consumo y que sea transversalizada con el nuevo pensamiento animalista y el derecho ambiental internacional.

Desde el zoo la propia institución, sus funcionarios, voluntarios, aliados con grupos ambientales activar los procesos constitucionales de la iniciativa legislativa ciudadana, la recolección de formas, la solicitud de modificación de normas y otras de orden legal.

Programa BioVEp (Biodiversidad Venezolana en peligro de Extinción articulado con la visita a la granja de contacto y serpentario dl Parque Temático "Bosque Macuto" en Barquisimeto. Fotografía Iván Piña.

  1. El impulso político a candidatos animalistas: Adentrase en la política tal y como se practica en Venezuela, algunos los consideran inconveniente por la alta carga de antivalores, malas conductas y trampas que exhiben funcionarios de elección popular, partidos políticos y candidatos de todas las tendencias y colores. Pero es necesario; ya que es un asunto de estrategia garantizar que la fauna tenga sus candidatos.

Los animales no votan, pero padecen las consecuencias de malas políticas y son indefensos ante un sistema social, político y económico basado en la explotación intensiva e irracional de los animales, en la alimentación, agroindustria, recreación, pieles, medicina, farmacia, usos tradicionales. Además de los numerosos mitos, leyendas y canciones que muestran a los animales como seres dañinos, a los que hay que destruir.

El zoológico debe dejar la pasividad y dedicarse a formar a una nueva generación de políticos formados desde la adolescencia para impulsar un cambio de modelo sustentable, ecosocialista de verdad, que beneficie a la fauna y ofrezca alternativas a las sociedades humanas no basadas en el maltrato animal.

Esto nuevos político-zoones o eco-políticos, impulsarán la transformación de los zoológicos y su conversión en centros de conservación. Esa sería su primera y fundamental tarea y paralelamente luchar por el resto de cambios en el pensamiento social, para impulsar a su vez los cambios legales, políticos y económicos a favor de la naturaleza en general.

  1. Epicentro de la participación ciudadana y del poder popular ambiental: El zoo moderno debe entender que la gestión de la fauna de un país es asunto de toda el estado; entendiendo este como todo el pueblo o nación y todas sus instituciones y su ordenamiento jurídico. Debe avocarse el zoo a construir este poder popular o apoyarlos para su capacitación, organización, conformación. Prestar espacios y la logística para la realización de asambleas y actividades.

Formación de brigadas y otras organizaciones juveniles animalistas

  1. Generadores de recursos logísticos y económicos, pero sin mayor explotación animal: Partiendo del principio veganista de que un animal encerrado esta explotado. Los Zoos necesitan aumentar la generación de recursos e invertirlos en el bienestar animal y en largos y complejos programas de conservación para cada especie o grupo zoológico que exista en el parque. Esto implica ser creativos y generar abundantes recursos económicos. Se proponen la estatización de los zoológicos es decir que sean públicos o mixtos 51% el estado y 49% privados. La fauna pertenecen a los bienes comunes del planeta, como el agua, el aire, además son seres sintientes; por tanto no debe existir propiedad sobre ellos.

En muchos lugares existen zoos privados, pero esto limita la generación de fondos y fomentan la explotación animal en shows, ya que el "propietario" necesita obtener ganancias de este negocio.

Se propone que su cualidad jurídica sea Instituto autónomo Parque Zoológico y centro de investigación de biodiversidad o Bio-Parques. Fundaciones o institutos autónomos descentralizados y con capacidad para generar recursos.

Actividades sugeridas para generar recursos en los zoológicos están:

Dentro del zoológico: Venta de boletería, paquetes turísticos, paquetes o planes vacacionales, visita guida obligatoria, alquiler de locales a concesionarios y comerciantes dentro del parque. Establecimiento de ordenanzas municipales que consideren zona restringida los alrededores del parque de manera tal que los comerciantes informales que se instalan fuera de los zoológicos, tengan que pagar una tarifa básica por permanecer en estos espacios.

Venta de souveniers con gran variedad: franelas, gorras, baldanas, muñequeras, prensa de vestir, calzados, comidas, afiches, chapas, llaveros, jarras, vasos, almanaques, artesanías, títeres de animales y cualquier producto licito relacionado o no con el zoo, que permita generar recursos.

Construcción de locales comerciales con vista a las avenidas principales y desarrollar en ellos empresas ecologistas como librerías, tiendas naturistas, o alquilarlos para generar recursos.

Viveros venta de plantas, semillas, abono, materos, utensilios de jardinería, botas, impermeables, producto biológicos para control de plagas o malezas o ectoparásitos, tiendas para mascotas, venta de alimentos concentrados.

Alquiler de auditorio, estacionamiento, espacios para fiestas, eventos, ubicando estos espacios alejados de los animales para no aumentar su perturbación o estrés.

Cursos permanentes de educación conservacioncita o manejo animal especializado como observación de aves, manipulación de reptiles, aves, mamíferos, nutrición animal, organización de eventos, foros, cursos sobre medicina veterinaria y actualización.

Fiscales

Recaudación de los tributos o fondos de responsabilidad social,aportes del fondo nacional de investigación, exoneraciones del IVA, ISLR, contribuciones parafiscales o especiales, captación de donantes y sucesiones en especial aquellas en donde no existen sucesores y el estado confisca los bienes.

Plan especial de afiliaciones o miembros donantes, con aporte especial y actividades organizadas y descuentos en entrada para estos donantes.

Externas al zoológico: Plan de extensión agrícola o veterinaria para generar ingresos tanto al trabajador que preste los servicio como al parque.

Consultorio veterinario de bajo costo para el público, atención de mascotas o servicio especializado de animales silvestres, que permita a su vez llevar un registro de la tenencia de mascotas, georeferencia de los lugares de extracción.

Invertir recursos del zoológico en compra de acciones o bonos de empresas.

Creación de empresas de servicios o comerciales (librerías, centros de copiado, tiendas de mascotas, etc)

Financieras: Invertir recursos en la compra de acciones, de las empresas como PDVSA o de otras corporaciones internacionales para generar una renta anual, comprar acciones de clubes, resorts, construir posadas o casa de alquiler en sitios turísticos y promover su alquiler.

Recepción de objetos, antigüedades y su posterior venta o remate.

Operativos de limpieza y operaciones cachivaches para recibir cartones, papel, plásticos, metales y otros objetos que puedan ser vendidos.

Programa permanente de reciclaje dentro del parque.

  1. Centro de taxidermias y museístico: Disponer de un sala de taxidermia, para preparar los cadáveres de animales del parque e incluso recibir cadáveres de animales silvestres en posesión de particulares, para su preservación museística con fines educativos.

Este punto es bien importante, si se quieren mantener los zoológicos, como instituciones hoy día, se deben establecer convenios con las naciones de África y Asia de esta manera los animales abatidos por cazadores o los que fallecen por causas naturales puedan ser preservados y exhibidos. El público podría acercarse a ellos y aprender sobre la especie y sus amenazas y esto reduciría el mantenimiento de ejemplares vivos en cautiverio.

En 2014, bandas criminales masacraron 35.000 elefantes para arrancarles sus colmillos. La cifra de 2011 fue de 25.000, lo que ha evidenciado el gran incremento. http://www.otromundoesposible.net

El equipo internacional que estima las poblaciones de elefantes africanos contabilizo en 2016, los cadáveres de elefantes en 18 paises y encontraron un estimado de 12 por cada 100 elefantes vivos, un nivel insostenible, lo que sugiere que la población del continente está en declive. Según el portal www.nytimes.com

Implica la existencia de una red de taxidermia y museística activada todo el año.

Las naciones que exportan podrían generar recursos para contratar mas guardas o realizar vigilancia aérea de sus parques y reservas y los zoológicos importadores aumentarán su exhibición y atraerán más público. Requiere una inversión inicial fuerte, pero no generaría los gastos de manutención de un animal, y evitaríamos capturar más animales vivos para los zoológicos.

Observando a las aves carroñeras se podrían encontrar estos cadáveres y aquellos recientes, pueden ser trasladados hasta las salas de taxidermia.

Es un gran esfuerzo internacional; pero la fauna lo amerita, por loque las autoridades ambientales de los países firmantes del CITES y las organizaciones zoológicas deben avocarse.

  1. Reconocidos como centros científicos: Hoy día no basta con las investigaciones que realiza el equipo de veterinarios y biólogos sobre nutrición, comportamiento y manejo.

Es necesario la transformación del Zoo, en un instituto de investigación, con la instalación de laboratorios, áreas experimentales, diseño de quirófanos y áreas medicas que permitan la observación e incluso filmación de los procedimientos con fines educativos.

Deben los zoos contratar un ejército de investigadores de campo, para el estudio del comportamiento, la distribución de animales, el seguimiento de animales rehabilitados y liberados e incluso, deben realizar los trámites respectivos ante las autoridades ambientales para la captura de ejemplares de la fauna autóctona con alto potencial reproductivo, especies plagas o especies claves en los ecosistemas, para formar harenes reproductivos con fines de liberación y repoblamiento o intercambio.

Las especies exóticas o las autóctonas liberadas en hábitats distintos a los que ocupan deben ser los principales ejemplares en zoológicos. De esta manera se puede concluir, que es mas ético capturar a las especies invasoras o "plagas" (las que atacan cultivos) y llevarlos a zoológicos; opción preferida a matarlos para realizar cacería de control.

El animal estará cautivo pero vivirá.

Además las especies invasoras necesitan ser repatriadas y devueltas a sus hábitats, es una medida humanitaria, animalista y ecologista; pues no es ético matar animales que nosotros mismos liberamos años atrás, y tiene una beneficio ecológico al traslocar ejemplares que depredan a las especies nativas.

No se trata de generar una masacre de animales, sino su reubicación y posible repatriación a sus países de origen. Este gran esfuerzo internacional debe promoverlos los zoológicos utilizando el liderazgo natural que poseen.

Esta labor impulsara cambios en las legislaciones de países, sobre las especies exóticas y las investigaciones aportarán datos sobre su manejo.

Impulsar la colaboración internacional y la firma de acuerdos sobre repatriación o reubicación de animales, así como la revisión del convenio cites y otros acuerdos internacionales.

En definitiva, el zoológico no debe desaparecer, sino realizar una metamorfosis o cambios estructurales y profundos.

Las sociedades requieren líderes ambientales y el zoológico, tiene un liderazgo y aceptación natural entre los pueblos.

Un zoológico centrado en la conservación de la vida silvestre, es lo que necesitamos.

José Infante | Fundación GUARDEAM Brigada Guardabosques Comunitarios de Venezuela ecoinfante@gmail.com guardeamvenezuela@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1759 veces.



José Gregorio Infante

Licenciado en Estudios Ambientales. Abogado. Comunicador Social

 ecoinfante@gmail.com      @joseinfante2016

Visite el perfil de José Gregorio Infante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Gregorio Infante

José Gregorio Infante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a244097.htmlCd0NV CAC = Y co = US