Como lo veo lo escribo N° 191

Doce campanadas a la conciencia

Se acerca el final del año 2014 y es todavía incipiente el despertar de los venezolanos, quizás estamos esperando que se mueran todos los sueños y lo logrado hasta el momento por el Comandante Chávez. Seguimos contradiciendo al camarada Alí, cuando nos llamaba a no vivir de leyendas, “canta, canta compañero que no calle tu canción, si te falta bastimento tienes este corazón, recuerda que para amanecer no hacen falta gallinas sino cantar de gallos”; mensajes que deben ser campanadas para despertar la conciencia y levantar con orgullo entre muchos, esa inmensa bandera de libertad que incluye la soberanía y la dignidad de los venezolanos.

Por mi parte, seguiré elevando palabras, ideas, pensamientos y mis verdades al viento, no sé si será vano mi intento de crear conciencia y elevar la autoestima del pueblo a quien me refiero. Algo me obliga a seguir, seguro es el amor por la Patria, que nos sembró Bolívar en el alma; amor que quisiera encontrar en cada lugar que visitara, en cada escrito que leyera. Lamentablemente, esto no ocurre mayoritariamente como debería, todavía esa querencia se encuentra dormida, domesticada y dosificada; en este caso las tres D2, nos tienen apendejeados y entregados. Son otros quienes se aprovechan de nuestros recursos naturales. Nos invirtieron los sueños del Libertador, éramos nosotros los venezolanos los que con moral y luces le brindaríamos ayuda al mundo, no que el mundo nos vendría a chupar con nuestra benevolencia y a convertirnos en sus sirvientes y adulantes; para no decir una grosería.

Quiero decirles, que mantener presente las ideas de los hombres que dieron su vida por enaltecer a la patria, no es vivir de leyendas sino de realidades; nací y moriré con los pensamientos de Simón Bolívar, seguiré entonando las canciones de Alí Primera y utilizaré las palabras que sirvan de base para crear conciencia; en esta ocasión, quiero referirme a una de las frases del Comandante Chávez, que encontré publicada en Aporrea; frase que debería significar un llamado más para el pueblo al que siempre me refiero, y que dice:

“No permitamos q engañen a un solo venezolano, hablémosle claro al pueblo por todos los medios posibles” pic.twitter.com/pCNFDdiSY9

Siguiendo ese mandato y adecuándolo a la tradición, les dejo para su reflexión y acción en el año nuevo, las siguientes doce campanadas que me salen del alma.

1.- Que el Pueblo al que siempre me refiero; que es todo aquel, que se interese por el destino de la Patria y que hace todo lo posible por serle útil. Un bolivariano o bolivariana que respete y se respete; que obedezca las leyes por más injustas que parezcan, pero que no se rinda en su lucha por tratar de mejorarlas y siempre esté dispuesto a concientizar a sus compatriotas en cada oportunidad que se le presente, crezca exponencialmente.

2.- Que no sean otras naciones las que rijan el destino de la Patria, que nos preparemos para ocupar todos los puestos de trabajo y ser dueños verdaderos de nuestros recursos naturales. Para cumplir los sueños del Libertador, de ser ejemplo de virtudes, moral y luces, para el resto del mundo.

3.-Que el pueblo al que me refiero, sea capaz de llenar el vacío comunicante para impulsar a los que aman verdaderamente a Venezuela, a defenderla; recordando que: “¡hombres virtuosos, hombres patriotas, hombres ilustrados constituyen las Repúblicas!” (Bolivar), y que esos hombres y mujeres existen a lo largo de la Patria, convoquémoslos a ser útiles y anotarse en el gran movimiento que rescatará el legado bolivariano, ese que producirá la mayor suma de felicidad posible para todos los venezolanos.

4.- Que el pueblo al que me refiero, deje de estar disperso por la envidia el miedo y la desconfianza, que sepa distinguir las mentiras, y desentrañar las intrigas, que rechace las descalificaciones, que analice las críticas y sobre todo, que trate de entender que la ignorancia política, el fanatismo y la falsa creencia que el gobernante es un todo poderoso; nos hace víctimas y cómplices, de los que se afianzan en el mandato sin merecerlo y sin talento para ejercerlo.

5.- Que en vez del uso mediático de la imagen del Comandante Chávez, se le haga el honor de condensar su trayectoria, su espíritu revolucionario y bolivariano, sistematizado como el que se le realizó a Bolívar, en sus diferentes facetas: como hombre; estadista; guerrero; patriota y político; para que sus pensamientos, reacciones y consejos; aleccionen y orienten al pueblo venezolano.

6.- Que el pueblo al que me refiero, no permita que regresen los detractores de la Patria, y exija se castigue ejemplarmente a los que se robaron el dinero de los venezolanos, a los que han asesinado y maltratado a su pueblo, a los que la ofenden y traicionan a Venezuela ante otras naciones.

7.- Que el pueblo al que me refiero, impulse el deseo en todos los venezolanos de salir a reconstruir el sector productivo industrial y social del país, de lo contrario estaremos siendo cómplices de los que quieren acabar con Venezuela.

8.- Que el pueblo al que me refiero, no permita que violen la Constitución Nacional o que hagan de ella interpretaciones acomodaticias que desvirtúen su esencia, pero sobre todo, que respeten el final de su artículo 5. Los Órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos.

9.- Que el pueblo al que me refiero, se interese por todos los reclamos fronterizos en disputa, es la integridad de la patria la que se encuentra en peligro y debemos salir adelante y no esperar, que otros tomen acciones primero ni que nos amenace como puede verse en la siguiente información publicada en Aporrea:

Guyana analiza si planteará un arbitraje o tomará acciones legales para resolver la disputa de más de un siglo con Venezuela por la región Esequibo, rica en recursos naturales, dijo este lunes la canciller Carolyn Rodrigues-Birkett. (23-12-14).

10.- Que el pueblo al que me refiero, exija a los gobernantes, hacer todos los esfuerzos por cambiar la imagen que tienen de nosotros las organizaciones internacionales y comunidades extranjeras, como la del Parlamento de la Unión Europea, que voto recientemente 476 a favor, 109 en contra y 49 abstenciones condenando a Venezuela por violación a los derechos humanos, debemos presentar sin dilación y firmeza, pruebas y condenas; no retóricas, ni descalificaciones a los confundidos del mundo.

11.- El pueblo a quien me refiero debe impulsar una campaña efectiva, que motive a todos aquellos padres a crear conciencia sobre la procreación, de que los hijos se traen al mundo para que superen o alcancen nuestros sueños, que deben ser orientados constantemente para que sepan defenderse ante las vicisitudes sin dejar de ser irreverentes y contestatarios ante la injusticia y la humillación. Que los hijos no deben ser producto de un error, que todo el que quiera solo sexo tenga la madures necesaria para cuidarse y el que busque formar una familia sepa que tiene la obligación de velar por los hijos física y moralmente para que sean dignos ciudadanos, título que prefería Simón Bolívar al de Libertador o cualquier otro.

12.- El pueblo al que siempre me refiero, debe tratar de hacerle comprender al resto, que la patria clama por unión y entendimiento. Que a veces no es suficiente el amor para dirigir los destinos de un país, sino que ha este, debe sumársele la capacidad de resolver los problemas y enfrentar a los enemigos de Venezuela, y que la escogencia de hombres y mujeres con el talento y la vocación para los diferentes cargos de decisión y mando, juega un papel fundamental para lograrlo; aprovechemos estos días de reencuentro de familiares y amigos para pensar un poco en ello y comenzar a promocionar líderes desde las bases populares y no permitir que el dedo, las cúpulas o las maquinarias los impongan, que la participación sea con argumentos y ejemplos contundentes de los logros personales y sociales de los candidatos, para que el pueblo analice, compare y pueda escoger al que mejor le parezca.

Espero que cada una de estas campanadas, renueve los deseos de todos los venezolanos de una Patria que sea respetada ante el mundo, llena de ciudadanos ejemplares, que la haga florecer por todos lados, llena de dignidad y dando a todos la mayor suma de felicidad posible.

Los venezolanos sin duda alguna somos de los mejores seres del mundo, por eso de afuera siempre han tratado por todos los medios de que no despertemos y sigamos siendo pendejos. Creo que es hora de abrir los ojos y accionar plenamente para recuperar lo que Bolívar y Chávez, junto a muchos otros, dejo siendo nuestro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1323 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200443.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO