Espionaje. Vamos a asegurarnos qué les informan las Embajadas a sus gobiernos

¡Qué tal, camarada! Bajando un poco la angustia con las medidas que estamos poniendo en práctica. La primera la toma del Municipio Cagao, perdón, Chacao, (Cagao por que está en manos de muchacho y de primero inmundicia); segundo por las conferencias de paz estadales y tercero por las medidas económicas contra el desabastecimiento.

La toma de la plaza Francia en Altamira, más que nos recuerde una acción bélica francesa (La toma de la Bastilla, que fue sangrienta) a los revolucionarios venezolanos nos trae a la mente el zarpe del Pilín León en aquellos días aciagos cuando la oposición nos envenenó la atmósfera, como esta vez también.

Cómo nos alegramos, cómo aplaudimos, en aquel entonces y hoy 17 con mayor razón porque en estos días ha habido muchos muertos y heridos a causa de la idiotez escuálida.

Falta por anular la contrarrevolución en Valencia y en Maracay, ciudades seleccionadas para asesinar y llenarlas de angustia y dolor, así como a la gran Caracas, por tener dentro o cerca componentes militares con la esperanza de que se insurreccionaran. Y faltan San Cristóbal, Mérida y Maracaibo por sus vinculaciones uribistas y narco-contrabandistas, que son lo mismo.

Queremos ver con transparencia, sin tapujos, todos los elementos, en juicios televisados todo el proceso que llevará a la cárcel a los autores intelectuales. Preferimos hasta que intervengan jueces internacionales. Aunque algún trompo enrollado tendrán los terroristas que la esposa del ojón dice que pronto estará afuera de Ramo Verde. ¡Mosca!

Lo hemos venido asomando, requerimos de una contundente acción internacional que desenmascare a los de aquí y a los de allá que quieren ver, desde hace quince años, a la Revolución arrodillada o desaparecida.

Siempre he venido proponiendo mediadas contra la infamia mediática que es, a fin de cuentas, la que más daño le ha hecho a las revoluciones y peor a la nuestra que está llena de oro negro y todo lo que ello arrastra. Esta es una tarea arduamente compleja ya que reviste una lucha sumamente desigual como es la de hacerlo contra emporios comunicacionales entrelazados de intereses mezquinos con sus clases burguesas. SIP y su combo gigante dañino.

La estrategia debe ser estudiada con los representantes del mundo que apoyan nuestra Revolución Bonita, como la llamó el Líder, pero no con conferencias que se queden en escritos y entrevistas desde Venezuela contra la massmedia, sino que se debe insuflar por varios métodos en otros países, aunque sea poco a poco pero constantemente. Si es posible proponiendo legislaciones al efecto.

Y ésta que ahora asomo, que debe respetar la territorialidad y el sentido de libertad de cada país, sin nada de espionaje, porque no somos gringos ni de otro país que practica esas vergüenzas, solicitándole vía diplomática, o sea diplomáticamente, que cada Embajada nos facilite una copia de cómo sus embajadores informan sobre lo que acontece en la patria grande de Bolívar.

Y si no nos satisfacen (o aunque si lo hagan) “sugerirle” que envíen una copia de la información nuestra que le suministraremos completa, con filmaciones, entrevistas (inclusive del bando perverso), y que se garantice que los jefes de los gobiernos las hayan revisado.

Nosotros, por otra parte, ya vía diplomática o vía de la Asamblea, enviar las informaciones a los parlamentos de todas las naciones, si es posible solicitando un derecho de presentación, para que sea discutida en plenaria.

Pudiese ser conjuntamente con los babosos de la oposición para que no desarrollen sus mentiras y sus montajes en presentaciones posteriores, los opositores que querrán descalificarnos desmintiendo las verdades.

Para ello tendríamos que elaborar un minucioso resumen (20 años o más) con el vandalaje psicológico y real que hemos soportado tan solo por querer cambiar un país corrompido en todo por una Patria Soberana, Como ocurrió con CUBA y que todavía quieren oscurecer los mayameros del mundo, siempre destacando la mala situación económica y por ello obviando el apartheid económico que recibe desde hace 50 años.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1356 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas