Correa lo presiente, Chávez lo sabe, vienen por Ecuador y Venezuela

Las recientes declaraciones del presidente Correa de Ecuador, de que él podría sería el siguiente después de Zelaya, hacen presumir que tiene información de que fuerzas golpistas extranjeras y nativas están tratando de contaminar la moral de mandos de las fuerzas armadas ecuatorianas.

Un ex funcionario de la CIA, que murió recientemente en Cuba, decía que en Ecuador, donde él estuvo en la estación de la CIA, con solo unos pocos millones de dólares se podía tumbar un gobierno y que así se había hecho varias veces mientras él estuvo allí.

Ahora que el gobierno USA, con lo de Honduras, ha echado por la borda las restricciones que se habían impuesto contra los golpes de estado en Latino América y el Caribe, probablemente el golpe de estado, militar – civil, volverá a ser el arma preferida por el gobierno USA para tumbar gobiernos que no son de su complacencia, ya que los otros métodos desestabilizadores que ha usado últimamente le han fallado.

El gobierno USA conoce en profundidad todos los altos mandos de todas las fuerzas armadas oficiales de todos los países de Latino América y el Caribe, con excepción de Cuba, y sabe de que “pata cojean”.

Con seguridad el pentágono tiene dossiers para cada país con los correspondientes organigramas operacionales militares para la ejecución de los golpes de estado o para acciones desestabilizadoras que puedan conducir a derribar los gobiernos que les incomodan.

Tales organigramas seguramente incluyen los nombres de los futuros golpistas y las funciones asignadas a cada uno de ellos. Seguramente esos organigramas se van actualizando a medida que cambian las circunstancias y los tiempos.

Creer los gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe que los procesos de cambio, que ellos están construyendo en sus países, no están desarmados porque allí existen fuerzas armadas oficiales es ingenuo, por decir lo menos, cuando nó, suicida.

Si en Venezuela, después de mas de 10 años de gobierno bolivariano, se siente apatía, y hasta hostilidad, en algunos altos mandos militares, con el Proceso Bolivariano, ni qué decir de Ecuador y los otros gobiernos progresistas.


SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO.

Los gobiernos progresistas, incluyendo al gobierno bolivariano de Venezuela, utilizando los canales legales o constitucionales, deberían ORGANIZAR las MILICIAS POPULARES, que NO SEAN UN APENDICE DE LAS FUERZAS ARMADAS OFICIALES, tipo RESERVAS MILITARES, que terminan actuando por obediencia debida a los altos mandos y no por compromiso con la Patria y con su Pueblo. Parece que en Venezuela el tipo de milicias = reservas militares es principal que existe, aunque se ha ido incorporando personal no reservista militar a las milicias bolivarianas.

Esas MILICIAS POPULARES deben ser PUEBLO VOLUNTARIO EN ARMAS, mujeres y hombres de cualquier edad y condición social, que estén dispuestos a arriesgar hasta la vida en la defensa y profundización de los procesos progresistas de cambio de sus respectivos países.

Los gobiernos progresistas deben DOTAR a las MILICIAS POPULARES con las armas mas modernas, y comprobadamente exitosas en conflictos bélicos recientes, para enfrentar, neutralizar y derrotar a aeronaves, navíos, blindados y tropas altamente adiestradas con gran capacidad de maniobra y de fuego. Para adquirir tales armas los gobiernos progresistas deberán recurrir a países productores amigos, como Rusia o China.

Las MILICIAS POPULARES deberán ser especialmente entrenadas en el uso mas eficiente y eficaz de las armas modernas con que son dotadas.

A nivel de las comunidades o comunas o parroquias, las unidades operativas de las MILICIAS POPULARES se organizaran concientemente, designando sus mandos con aquellos compañer@s que las comunidades conocen, por propia vivencia, que son verdaderos lideres, que no traicionaran la causa ni al pueblo, que son incorruptibles, valerosos, abnegados, recursivos y dispuestos a triunfar o morir.

El gobierno progresista establecerá el plan de utilización de las milicias populares tanto para la paz como para la guerra, en caso de agresión interna y/o externa.

El gobierno deberá organizar como será la operatividad de las MILICIAS POPULARES en relación con las fuerzas armadas oficiales para que las milicias no vayan a ser bloqueadas o interferidas o neutralizadas por posibles mandos militares oficiales traidores o golpistas o poco comprometidos con el proceso progresista. Se deberán organizar maniobras de las milicias populares en todo el país.

Una de las labores de las MILICIAS POPULARES es la TOMA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DEL ENEMIGO O DE SUS SIMPATIZANTES O FINANCIADORES O COLABORADORES y ponerlos a funcionar a favor del Pueblo y la Patria.

También deberán las MILICIAS POPULARES tomarse todos los bienes, empresas y propiedades de los golpistas, sus socios, colaboradores, financiadotes y simpatizantes y ponerlos al servicio del Pueblo y la Patria, como primera prioridad los bienes y empresas que garanticen la seguridad alimentaría de todo el pueblo y los servicios básicos de toda la población.

Los presidentes Chávez, Correa y Evo deberían de inmediato proceder a organizar las Milicias Populares, el enemigo ya anda suelto, armado y equipado.

Presidentes Chávez y Correa: concedan el status de beligerancia a la insurgencia guerrillera colombiana como movimiento de liberación nacional anti imperialista, pueden ser potenciales aliados voluntarios en caso de agresión desde Colombia.

El pueblo unido, concientemente organizado y adecuadamente armado, ideológica, política y bélicamente, jamás será vencido.


fjanguloven@yahoo.es









Esta nota ha sido leída aproximadamente 2032 veces.



Francisco Javier Angulo


Visite el perfil de F. J. Angulo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad