El gobierno más democratico

Nuestra constitución es de las más avanzadas del mundo, en derechos civiles, políticos, sociales, de la familia, educativos, económicos, incluye los derechos dw los pueblos indígenas y los derechos ambientales. Por ello el pueblo en su mayoría tiene conciencia que el respeto al orden de la ley y su equilibrio es fundamental para la igualdad y convivencia, así como la libertad lo es para la soberanía.

En gran medida este es el legado del humanista Aranero de Sabaneta; para quien la igualdad entre los humanos se convirtió en una quimera vital, en esencia es el vivir viviendo.

El pueblo sencillo y no tan sencillo ha internalizado el compromiso así: Chávez es un Pueblo, que tiene el alma sacudida y el ánimo henchido de dignidad y conciencia patria.

Mal pueden los sátrapas del norte pretender que por su poder, su despotismo ilustrado tenga asidero dentro de la República Bolivariana de Venezuela. Su preocupación por nuestros derechos humanos. Primero deben preocuparse por firmar la CIDH, dejando de ser un estorbo para la construcción de la paz en el mundo. El pueblo conoce la astucia cínica de la MUD ; que mienten sin pudor, porque su razón hoy es facilitar la injerencia del déspota, para tratar de impedir la consolidación del legado de Chávez derrocar su ejemplo, y recuperar el dominio sobre el petróleo.

El gobierno del Presidente Maduro y el soberano mayoritario están decididos a ser libres, haciendo que se respete la Constitución y las leyes de la República  de Venezuela.

Su arrogancia los hace atribuirse facultades legislativas fuera de la realidad, pretendiendo desconocer la independencia, soberanía y gobiernos de los pueblos.

El plan continuado para derrocar el gobierno, en la etapa de las Guarimbas, no se les dio totalmente según sus cálculos pero continúan. Cuando interviene el Congreso del Imperio, es porque creen que la etapa del disimulo concluyo.

Las agresiones serán más abiertas. La unidad del pueblo soberano alrededor del gobierno y sus instituciones deben ser más activas. El PSUV y el GPP deben moverse.

Tratan de distraernos mediáticamente con sancionesa funcionarios del gobierno,  lo grave es la solicitud descarada de recursos para continuar desestabilizando, pero ahora abiertamente. Los senadores todos de origen cubano, solicitaron 15 millones de $ para La defensa de los Derechos Humanos, protección de los medios de comunicación y el Fortalecimiento de la Sociedad Civil. Mayor cinismo imposible.

Para que la intimidación sea global a la región , también compareció en el Congreso el Jefe de Comando Sur de EE-UU General John Kelly, quien como toda déspota pretendió ofender a las FANB; con la insolencia : Los militares venezolanos están viendo y esperando. Diría que mientras más se les restrinja su libertad de movimiento o sus cuentas bancarias en otras partes del país, más efecto tendremos en su manera de pensar sobre su futuro.

El atrevimiento no es gratis, esperan analizar la reacción.

El imperio y la burguesía criolla subestiman el sentimiento de ser venezolano. Para este es una verdad, estos líderes opositores no volverán a gobernar.

Los líderes de la oposición liberal, tienen que nacer del seno del pueblo, para que se puedan parecer auténticamente al soberano, única manera de ganar elecciones. El pueblo dejo de ser pendejo.

Para los déspotas que gobiernan los EE- UU, hoy son menos Imperio porque están en grave crisis económica, los sostiene el poder militar, esto los hace más peligrosos. Ellos no tienen amigos, solo intereses; Snowden lo ha ratificado. Es falsa su supuesta preocupación por el pueblo venezolano. El Gobierno debe evitar que ese financiamiento llegue a las ONGS.

Los imperios siempre actúan al margen de la ley y los gobiernos que surjan de pueblos liberados, siempre estarán amenazados. La fuerza de la integración es la solución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1540 veces.



Guillermo Mesino


Visite el perfil de Guillermo Mesino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo Mesino

Guillermo Mesino

Más artículos de este autor


Notas relacionadas