¡Qué buena vaina!

Compatriotas, Reciban un cordial y revolucionario saludo.

Aún cuando esta tribuna es de batallar político, por ello sabrosona, pero como soy de la opinión que con la intención de ser más participativo también se deben aportar posibles soluciones, nuevamente me permito hacer otra proposición, ya he expuesto otras, que integran un conjunto de Propuestas Revolucionarias que elaboré hace algunos años tratando de ser útil, que en tantos años he hecho lo imposible por hacerlas llegar al Presidente Chávez o a sus colaboradores, sin posibilidad, y que estimo pudiesen aliviar la compleja cotidianidad derivada, en este caso, a la incompetencia en los aspectos que menciono a continuación y la llamo:

1. SERIEDAD EN EMPRESAS TÉCNICAS



1. TALLERES MECÁNICOS Y ELECTROMÉCANICOS

Permanentemente, en especial en la provincia –no en Caracas, en Maracaibo, creo- los que poseemos vehículos más alejados al 2008, 2007, 2006, nos vemos en la imperiosa necesidad de hacerles mantenimiento -normalmente no preventiva por desinformación y costumbre- debemos estar indagando cuál será un taller “regular” para acometer una reparación, aunque quisiéramos uno bueno.

Bien. En cualquier caso, luego de hablar con el dueño o el encargado, generalmente un mecánico conocedor, nos sometemos a la incompetencia, con sus excepciones, de los mecánicos que allí trabajan. Que no han tenido ningún tipo de formación teórica y práctica en Centros de Formación. Mucho menos llegar a la especialización y que con el bombardeo anual de nuevos modelos hace imposible que se cuente con una mano de obra calificada.

Esto trae como consecuencia deficientes reparaciones y la inaceptable frase “si le siente algo me lo trae” Expresión simple de inseguridad en la labor realizada, que se hace efectiva cuando vuelve la falla generando una angustia, desconcierto, con mucha pérdida de nuestro valioso tiempo y de incomodidades. Ah, que se incrementa cuando le colocan repuestos de baja calidad, o de pésima calidad, con una vida útil de semanas, o de días, en muchos casos.

Sabemos que para registrar una empresa de servicios, o cualquier empresa, porque es una actividad comercial no requiere sino papeleos y billete, PROPONEMOS: exigir en su conformación una plantilla de socios, uno por lo menos con calificación en el área técnica. Si algunos compatriotas no tienen posibilidades darle facilidades, inclusive para el equipamiento.

Debemos generar los mecanismos apropiados y convenientes para formar ese valioso recurso humano. Imprescindible para llevar la vida con menos problemas. Poco a poco hacia la excelencia, sin ser japoneses.

Mencionamos establecer convenios de capacitación efectiva con el INCES y con las diferentes Plantas Ensambladoras de Automóviles, establecidas o no en las zonas. Igual, con la participación empresas fabricantes de partes mecánicas y electromecánicas, que pudiese estar enmarcado en la nueva legislación de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Con Los Repuestos: vuelve a aparecer el grave problema de la calidad, ni pensar en los eléctricos que al venderlos te indican que no tienen garantía. Sólo algunos de algunas empresas que muestran en gran despliegue propagandístico, como un éxito orgulloso, que han alcanzado el Sello Norven. Entonces con los demás que nos jodamos. Injusto, ¿verdad?

PROPONEMOS: Exigir que todos los repuestos posean su calificación, su certificación NORVEN, que no es otra cosa que su aprobación, su aceptación para poder ser comercializados. Y eso va tanto los nacionales chimbos de productores vivianes hasta con los importados de los más vivianes y sus trajines dolarianos-cavidianos. Muchos son una porquería (me refiero a los repuestos)

Todos los vendedores deben ofrecer sus respectivas garantías.


1.2. EMPRESAS DE OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO DE EQUIPOS Y ARTEFACTOS

Como lo describimos en el punto 1.1., el hecho de que se nos dañe un equipo, o un artefacto, se convierte en una situación de incertidumbre, aun cuando veamos letreros por muchos sectores donde se reparan.

Se escapan a esto, un poco, los equipos de computación, de celulares, que cuentan con personas que se han preparado, producto de la necesidad por el incremento de sus usos.

“Sabes quién sabe o me puede reparar…” es una de las preguntas más usuales. Los reparadores, con sus excepciones repito, no saben leer circuitos eléctricos, menos los electrónicos, desconocen elementos teóricos básicos, etc. Cuando, por el contrario, deberíamos estar seguros de que una empresa registrada, que muestra su propaganda, debería garantizar su reparación, en el tiempo lógico y con precios adecuados a lo que un buen Taller implica.

Nos referimos al mantenimiento, preferentemente preventivo de Aires Acondicionados (Ventanas y Centrales), Sistemas Hidroneumáticos y similares (Presión Constante, etc.) Neveras, Lavadoras, Secadoras, Cocinas Eléctricas y de Gas, Calentadores de Agua, Microondas, Televisores, Radios y Artefactos menores pero de importancia en el Hogar y en las oficinas. Inclusive de Ascensores.

PROPONEMOS: Lo mismo que se indica en las PROPUESTAS para el punto 1.1. SECCIÓN A., como es lógico, adaptada a los requerimientos de estos renglones.

NOTA FINAL

Como corolario, podríamos solicitar a los organismos controladores de estas calificaciones y del funcionamiento de los Talleres, incluyendo las Contralorías Sociales preparadas al efecto, evaluar las credenciales de quienes laboren en los diferentes Talleres que deberán mantener en lugar visible y protegido, las credenciales con el alcance del trabajo que pueden realizar –como ocurre con las credenciales sanitarias en los establecimientos de expendio de comidas-y notificar los cambios respectivos.

Compatriotas, seguro que han sufrido un problema igual pero ya lo consideramos común, hasta válido. ¡Qué tal!

Nuestra revolución, dentro de su perfectibilidad, debe ir poco a poco hacia tranquilizar nuestra cotidianidad.

Nuevamente me despido con mi versión de nuestra guerrera frase revolucionaria.

¡Patria, Socialismo o Muerte! Y si actuamos con honestidad, solidariamente, y los funcionarios trabajan con eficiencia ¡VENCEREMOS!

(*)Ing. Civil, ambientalista. Mejor, un simple ciudadano

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2215 veces.



Eduardo Palacios Sevillano(*)

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor