Auditórium

Jala mecates y rastreros

“Prefiero molestar con la verdad, que complacer con adulaciones”

Anónimo…

Toda la vida he escuchado desde niño, que nadie está con el sol cuando se oculta, sino con el sol naciente. La acotación siguiente la traigo a colación con las personalidades que representan el nuevo poder municipal.

La autoridad saliente de cualquier nivel en un cargo público de elección popular suele ser abandonada y vituperada, mientras el entrante es cercado por un sequito de mediocres al unísono de un coro de alabanzas. En el primer caso sale a flote la ingratitud y con el segundo agarran posición los jalabolas, adulantes y el servilismo ramplón.

Los venezolanos y sobre todo el pueblo de Anzoátegui deben saber que: Don Simón Rodríguez el maestro del Libertador dijo que la “primera virtud del hombre es la gratitud”

Dicen los poetas que la virtud es un pétalo del alma, la gratitud mora en ese piso superior. La gratitud sobre todo en política genera un vínculo de fácil reconocimiento, es un nexo suave de lealtad sin sometimiento y sin renunciación a los valores como persona. El noble gesto de tender la mano en situaciones difíciles, y máxime sin ella se pone el corazón, es lo que compromete la gratitud y obliga a la reciprocidad, la dispocion o la obligación de corresponder en su hora justa con igual gesto.

No debe nunca confundirse la gratitud con la abyección rastrera. En la abyección rastrera el ser humano se envilece o simplemente degrada su identidad.

En política siempre he ganado y nunca he cobrado, cuando apoyo a alguien es por convicción ideológica y doctrinaria, siempre respetando la buena fe de que en el ejercicio del poder lo haga bien.

La gratitud del gobernante, la más excelsa es la que florece de un beneficio colectivo, lo cual deriva en una gratitud solidaria.

La ingratitud política sale a flote, cuando el sol que alumbró en el firmamento de los buenos servicios llega a su ocaso y los benefactores del gobernante caído los dejan solo en su agónico tránsito crepuscular que es a lo que están acostumbrados el par de extorsionadores de marras (el calvo y el mono).

Que si no voté por el actual Alcalde del Municipio Simón Rodríguez, porque no lo nombre en mis columnas, no le da pie a la especulación a los escuálidos golpistas y fascistas (11 de abril 2002, infiltrados ahora en la revolución bolivariana), dudar de mi condición de socialista formado en las filas de la Izquierda Cristiana, bajo la égida del teólogo y teórico de la teología de la liberación Otto Maduro, cuando en este país no había Hugo Chávez nacido políticamente. No tengo vocación de corrupto ni de traidor por ser católico, y el pueblo de Anzoátegui conoce lo suficiente para calificar quienes son los, “corruptos y quienes los honestos”. No mencionar en los medios de comunicación al candidato a la alcaldía del psuv que ganó, no quiere decir que no lo apoyé como lo vocifera el rábula del derecho por mampuesto en la TV. Puse mi nombre a consideración de la militancia del psuv, porque consideré junto a un grupo de camaradas que tenia las suficientes credenciales políticas, dentro de la revolución bolivariana para derrotar, al alcalde saliente por amplio margen, pero la maquinaria interna me aplastó, y luego públicamente reconocí su triunfo y le ofrecí mi apoyo, pero eso es ya clavo pasado. Si el nuevo alcalde (igual al de los municipios vecinos) cede al chantaje de estos hampones de la política, ese es su problema la militancia y la opinión pública los evaluaran.

Se ha escrito mucho sobre los arrastrados políticos se dice que son unos seres invertebrados. Pertenecen a la familia de los abyectos, de los tránsfugas y de los trepadores. Carecen en su estructura morfológica, de columna vertebral para sostenerse. Son cetáceos con figuras humanas y punto. Sus ejemplos es ser los amanuenses de los distribuidores de favores; tienen una posición irresistible por los privilegios y para complacer a los gobernantes de turno se desprenden hasta del honor conyugal.

El jala bolas tiene el sentido de la oportunidad. Saben en que momento deben decir presente.

En las características del proceso electoral del 23N, quedaron al desnudo, cuando el pueblo los rechazo por lo que son: oportunistas, piltrafas, serviles y ladrones políticos. En la votación no pasaron del 0.35% c/u. Gobernante o partido que apoyen se hunden porque son unos yunques marinos de la corrupción, además de pavosos.

A Nicolás Maquiavelo le indignaba el adulante y el servil, y los consideraba unas plagas contrarias a la naturaleza libre del hombre y al buen manejo de la cosa publica. ¿Qué hacer para vencerla? “Maquiavelo aconsebaja censurarlos en publico a quien en publico elogiaba al príncipe”. Que es lo que hace este humilde articulista con estas plagas de la política, ponerlos en su sitio.

El Jalabolismo es el incienso que emborracha a los arrogantes. Es lo que cambia a muchos que al llegar al poder mutan la conducta, el trato y hasta la forma de mirar. Son pocos los que caen en esas tentaciones. A veces el poder transforma a los hombres y se tornan vanidosos.

El poeta nicaragüense Eduardo Ávila Ramírez en su poesía “El gallo ante el sol”, el yo supremo de esa ave tan valiente pero arrogante. “El poseedor de de la petulancia del gallo. Cuando usted vea a un gallo en un patio pasar por debajo de la cuerda tendida para secar la ropa, y el gallo se inclina para no rozar la cuerda. Tal es la presunción de grandeza que corona su egolatría. Lo curioso de todo esto es que es una soberbia de vieja extirpe” Fin de la cita, comparen y juzguen con el mono bufón y arrogante de la TV.

Ahora que se habla de la enmienda constitucional como impulsadora del voto triunfador para la continuación del Proyecto Nacional Simón Bolívar 2013/2019, para lograr nuevamente la postulación presidencial indefinida en la Carta Magna. Teniendo como candidato a Hugo Chávez como protagonista, es bueno advertir para que la vanidad no sepulte a la humildad, de los nuevos alcaldes recién electos, que en el éxito de toda carrera política no puede pasar por la adulancia, por la ingratitud ni por la arrogancia; (mi dolor y mi necesidad la administro yo) pasa por la toma de una conciencia política, fundamentada en ideales, en convicciones socialistas y bolivarianas, y en un diario e intimo plebiscito sobre lo bueno y lo malo de la propia conducta del trajinar publico o privado, las ofensas y descalificaciones de donde vengan no las acepto y las ataco.

Nunca debe olvidarse, ni de los triunfos ni de las derrotas, porque un hombre fuerte no es el que anda rodeado de hombres armados de pistolas y metralletas, (caso reciente Ernesto Paraqueima) es el que tiene una conciencia limpia, libre y vertical, que lo inmuniza a toda tentación adulante, a todo atropello político y sobre todo asfixiar a los que ayudan por convicción.

Percasita11@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3173 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas