Oswaldo Álvarez Paz, deberías lanzarte desde el puente para el bien del país

“No te hinches, ten en cuenta

que, el que se hincha

si alguien lo pincha

se revienta.

Nietzsche



Como desde abril de 2002, no he comprado más ni EL NACIONAL ni EL UNIVERSAL, como excelente terapia o programa de salud, no leo al ex gobernador del Zulia Oswaldo, el mismo que Arias Cárdenas, el 4 de febrero de la insurgencia militar patriótica, encontró durmiendo el ratón de una noche de güisquis, luego de una tarde de tennis en el Club Náutico; no lo leo -repito- cuando escribe su columna “Desde el Puente” (obvio que es el Puente sobre el Lago de Maracaibo metafóricamente) donde con frecuencia demuestra su escasa cultura inmaterial, su fanatismo político i religioso, i su raciocinio como nido de Chocorocoi, un pajarillo de nidos desordenados o caóticos, como me lo ha recordado el compatriota Waldo Minizaga en las páginas de Aporrea, cuando escribe de este personaje i de cómo es en su fuero interno la agresiva i amargada Nitu Pérez Osuna. Le escuchaba esa expresión a mi madre, cuando teníamos mi hermano Alfredo i yo, el cuarto desordenado: ¡Parece un nido de Chocorocoi! I así creo está la mente de Álvarez Paz, pues según dicen algunos pensadores, la sintaxis está en el alma i este copeyano, eterno delfín del supuesto intelectual Rafael Caldera, tiene, además de su mente estrafalaria, un alma corrompida por el furor del odio i la sed de venganza.

Aclaro, entonces, que no lo leo en la prensa, sino en ocasiones por el envío que me hace un dilecto i combativo amigo revolucionario César Prieto Oberto (me escribe: allí te envío esa “perla”), quien me pasa alguno de los adefesios que escribe Oswaldito, como algunos amigos le dicen, cuando están ceremoniosos i conspiradores, alrededor de unas botellas de gúisqui de 18 años de añejado. Creo que el raciocinio i la sintaxis, siempre están bajo la influencia etílica, porque de otra manera no me explico cómo, en artículos mui breves –porque casi todos no llegan a cuartilla i media- puede este ex alumno Marista, destilar tanto odio i escribir tantos disparates que alarman. Realmente “peca” de ser mal cristiano o curamichate opusdeísta. Fui su amigo a distancia, así como de su hermano el “mepista”, desde cuando los mismo ex compañeros adecos decían que, el MEP, lo que significaba era mandocas, empanadas i pastelitos. Los dos me han decepcionado terriblemente, tanto a mí como al Zulia. Deben decepcionar a su tío Paz Galárraga, digno ciudadano de la patria. Así las cosas, de vez en cuando leía sus “alegatos políticos” desde el puente i los critiqué, diciendo muchas veces que me parece un abogado que, desde su grado profesional, jamás volvió a sus libros ni a nuevos cursos o post grados, i que, lo peor, sus libros de consulta son los del bachillerato. El cuerpo calloso de su cerebro, debe estar mui desarrollado comprimiendo ambos hemisferios, pues no le dejan parir ni una sola idea, ni razonar su desmedido reconcomio contra Chávez. Lo único que sabe es que lo quiere desaparecer del mapa i decir que nada ha hecho en estos años en la presidencia, pese a que la realidad lo contradice i en más de cuarenta años de la dictadura del bipartidismo, no se hizo, lo que el presidente Chávez ha hecho en un año, por algo decir. Entonces, en aquellos gobiernos ineficaces, corruptos i vendidos siniestramente al imperialismo, jamás escuchamos a Oswaldo Álvarez Paz, exponer ideas sobre el país que ahora dice desear o querer.

El más reciente de sus adefesios en letras desde el puente, se titula TEMPERAMENTO SUBVERSIVO Y REVOLUCIÓN, i en adecentamiento de los improperios que usa, comienza diciendo a modo de sentencia: “Hugo Chávez no es un demócrata”. Resulta, de comienzo que, el antiguo delfín de uno de los tantos presidentes de la IV República, todos rendidos al poder del imperio del norte (es el denominador común) se hincha de político i demócrata, para calificar al presidente Hugo Chávez Frías, el primer presidente de verdad en la era republicana, de no ser demócrata. Para esto se necesita tener autoridad moral, o sea, haber demostrado en la vida ciudadana, con pensamiento i obras o actuaciones que, quien así arremete contra el presidente, es un consumado ejemplar, un prototipo genuino de lo que es ser demócrata. Por eso, voi a obviar otras citas o comparaciones tomadas de la historia patria solamente, sino demostrarle al abogado Álvarez Paz, que ignoro si es doctor, puesto que tendría que haber hecho doctorado en Derecho, si a juicio del pueblo venezolano i, naturalmente, en mi juicio particular, quién de los dos, Hugo u Oswaldo, es realmente más demócrata. Ser demócrata es necesariamente ser partidario de la democracia que, en definición de Manuel Ossorio, “es la doctrina favorable a la intervención del pueblo en el gobierno, y también el mejoramiento de la condición del pueblo. Proviene de la palabra griega demos, pueblo y kratos autoridad. Luego de otras especificaciones, más adelante anota que “en acepción moderna y generalizada, democracia es el sistema en que el pueblo en su conjunto ostenta la soberanía y en uso de la misma elige su forma de gobierno, y consecuentemente, sus gobernantes. Es, según la conocida frase de Lincoln, el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. I al final señala que es incompatible con los regímenes aristocráticos y autocráticos. Dedicarse Oswaldito a leer siquiera esta sencilla i clara definición, le debe hacer estremecer, pese a los güisquis que tenga entre pecho i espalda. I por consiguiente, siguiendo con definiciones básicas, demócrata es el que practica la democracia como gobernante, i la acata como ciudadano. Así cuando he observado al presidente Chávez gobernando, i recuerdo la gobernación del Zulia por Oswaldo, tengo que admitir con Luis Alcalá Zamora, como lo cita Ossorio que, existe la piratería democrática. Veamos entonces quién es el pirata.

El columnista desde el puente, complementa su inicio agresivo, diciendo que Hugo Chávez –así lo llama como cualquier hijo de vecino porque los maracuchos (que no los marabinos) arrechos acostumbran a irrespetar- “no conoce el valor de la ley y del derecho como instrumentos reguladores de la vida en sociedad. Los desprecia”. I fijémonos en la ambigüedad i falla de su sintaxis, cuando de seguido expone: “en definitiva son una pesada carga, una especie de camisa de fuerza que le dificulta alcanzar el objetivo de imponer en Venezuela una revolución comunista a la cubana, expandirla por el continente, especialmente en la región andina y desde allí hacia cualquier realidad continental o mundial con condiciones prerrevolucionarias”. Desde aquí en adelante su articulito de marras, es el mismo disco rayado de siempre. Una vez más estoi convencido que el abogado Álvarez Paz sufre de “MacCartismo crónico”, que ignora todo sobre marxismo, leninismo i comunismo; que ha leído mui poco i estudiado menos; que sus neuronas copeyanas están anquilosadas de dogmatismo, de burda religión, de odios i venganzas i de miseria humana. Desprecia él, los derechos Humanos. Cuando fuiste gobernador –Oswaldito- eras partidario de la recluta, de la Ley de Vagos y Maleantes, de la represión policial i sobre todo, del mismo servilismo imperialista que te enseñó tu poco intelectual tutor político, al cual luego traicionaste i te opusiste. Pregúntate: ¿Qué obra le dejaste al Zulia? Nada; absolutamente nada, a no ser saber que teníamos un gobernador competitivo con Lusinchi en eso se afición a la botella. Debes leer mi artículo sobre el TRAIDOR MAYOR, para que veas mis consideraciones filosóficas i psicológicas de lo que es un traidor; un delincuente doloso, a veces peor que un criminal. Pregúntate también qué aportaste en tu trayectoria política nacional, donde llegaste sin méritos, sino nombrado a dedo, a presidente de la Cámara de Diputado del Congreso i los negocios i componendas de todas las que hubo en la IV República. Ni como ciudadano ni como gobernante, destacaste en nada. No pariste una sola idea, no hiciste absolutamente nada por el pueblo. Cuando fuiste candidato presidencial hiciste una campaña pobre, sin un discreto brillo, un tormento gris i una derrota anunciada i llena de calamidades en tu pobre partido, destruido por el mismo gran gurú matadelfines. ¿Cómo tienes, entonces, las tamañas redondas e hinchadas, de decir que Hugo Chávez no es un demócrata, si tu avalaste un golpe de estado, disolviste una Constitución, humillaste a un pueblo noble, i sigues conspirando, por otro Golpe de Estado o un magnicidio? ¿Hubo o no hubo un genuino golpe de estado en abril de 2002? ¿Lo apoyaste o no? ¿Cómo un fascista tan típico como tú, puede irrespetar al presidente? ¿Qué olor siquiera tienes de demócrata? ¿En qué realidad estás viviendo Álvarez Paz? ¿Realmente te consideras un demócrata con solvencia moral i ética? Creo con Alcalá Zamora que, de serlo, es de los que tienen pata de palo, un parche negro en un ojo i una mano con garfio. Eres un pseudo demócrata pirata, más que Drake, Morgan o El Olonés. De comunismo, no tienes ni la menor idea; de fascista lo tienes todo. Por favor, no sigas escribiendo; ¡Lánzate del Puente! ¡Antes que alguien te pinche i te revientes!

robertojjm@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2748 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a41132.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO