¿Se fue Guaidó a Colombia por parapente?

En Colombia está feliz y cómo salió, Maduro no lo sabe, ni Diosdado tampoco, que a lo mejor dirá que, las alimañas son así, pero con una rabia interna que lo comprime de angustia, lo que no es lo mismo en Maduro como presidente de no meter preso a nadie y, más ahora que exige relaciones parciales con los Estados Unidos y, hasta posible puede ser que Guaidó se inscribió en el Psuv para obtener su carné de pasar a Colombia y, como el que no quiere y quiere, deja un segundo mensaje de salida al TSJ, por si acaso no lo sabían que así funciona su presidencia y como en democracia vive, muy diferente a la de Colombia que asesinan a diario que en los Estados Unidos, nadie ve, y menos Pompeo que como un ilustre colombiano más, que si Trump manda a asesinar a líderes de otras regiones, entonces porqué, los colombianos tienen que dejar de asesinar, si lo que es igual Dios lo bendice, es decir los colombianos, están benditos con las manos libres.

Dos falsos positivos amanecieron en Colombia, gozando de la afinidad y protección de Iván Duque, quien goza de buena salud dentro de los parámetros de la medición de su popularidad como líder que tiene metida a Colombia en su sui géneris de convivencia incomparable que enloquece al mundo y, ahora como anfitrión de ambos, ganará más puntos, también debe estar feliz y no es para menos que tener a Pompeo y Guaidó como presidente es como una bendición del cielo que Dios también debe estar feliz, que es una felicidad nada fácil de soltar bien compartida entre ellos, por un lado los Estados Unidos están con el gobierno de Colombia y, ese gobierno está con el gobierno de Guaidó y entre ellos no hay distancia y satisfechos como deben estar, que el mundo vea a Colombia como la cuna de una democracia que camina de la mano de Trump, lo que Maduro parece ser que desearía, que en tal caso también sería feliz que no lo es, pero está en espera que, a lo mejor Pompeo y Guaidó le tiren algo que, algo es algo, y así se comienza con una buena mirada que distraiga por momentos su catálago político internacional de dictador, que sin él hoy comienza una nueva era progresista para el mundo desde Colombia. Pero, una cosa, Colombia fue o no fue: la más querida por el Libertador

Mientras que una gran mayoría de líderes amaneció trasnochado de tanto escarbar en su cabeza la salida tan fácil de Guaidó a Colombia a verse con Pompeo como secretario de Estado de Trump, posiblemente que raro no es que se haya ido en vuelo parapente desde alguna región de Venezuela y como la gente casi que ahora no ve para el cielo si de arriba no cae nada, se fue y pasó desapercibido para los radares y hasta habrá quien diga que de madrugada vio pasar un Ovni que no botaba humo y, que iba rumbo a Colombia y, allí está, Guaidó volando bajo en busca de Pompeo y de Duque y, listo que burlarse del gobierno venezolano, no es ni de pensarlo, es ya como cosa de momento que pasa y como dice la canción..., suavemente, y en Colombia está disfrutando del protocolo presidencial a su honor conversando con Pompeo y dándole órdenes a Trump de como debe dirigir la política externa de los Estados Unidos, a ver si por fin salen de Maduro que ya su período se va acabar y sigue penando sin llegar a Miraflores y Maduro más duro cada día que hasta a Bolton sacó de sus casillas de consejero aislado y amargado.

Vendrá, preciso es la rueda de prensa sin carraspera de caras risueñas, caras cuyos gestos controlan hoy a Colombia que está feliz, llena de angustia, no por ellos dos sino por su presidente Duque que, nos le da ni frío, ni calor, acaparando el bienestar poderoso de Trump y, Guaidó está que no cabe de emoción -¿y quién no?- más de ser bien reconocido por Trump a través de Pompeo como presidente -no importa que interino- de Venezuela que, para Trump y, para él lo mismo da que, sigue gozando de buena salud política, de buenas acciones reconocido más rápido ahora y en lo adelante por más naciones, por lo que sigue campante siendo internacional, y, es además la piedra que magulla los zapatos de Maduro que no son de cartón, y que piensa todos los días en el gobierno de Estados Unidos que no lo quiere ni desde Colombia ni desde ninguna parte y, Guaidó con más mando y muchos dólares para él coger y repartir y, el pueblo de Venezuela pelando y el gobierno muriéndose de rabia por viajar a Colombia y, lo mejor, no para el gobierno, ni para Diosdado tampoco, más rebosante de popularidad de más poder y que, nadie lo tocará, ni preso irá, que salió y como salió entrará y,..., la vida continúa y ahora con más aspiración de cumplir las órdenes que recibirá por el bien no de él sino del país que es lo grandioso como maravilloso de Guaidó como el líder que es y, Maduro está, pensando en mejorar y aligerar su gobierno con el gobierno de Trump. ¿Pero tanta dicha para el país será verdad? Como verdad es que Guaidó sigue en Colombia con Pompeo e Iván. ¿Y, así es que se gobierna? ¿Quién lo duda?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 922 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a286300.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO