Poética de Rosales

Una visión superficial evalúa a Manuel Rosales equivocadamente. Es más, confieso haberme engañado respecto a la apreciación de la competencia intelectual y cultural del candidato de la Unidad Nacional.

La poesía «traduce el silencio» para «dar un sentido más puro a las palabras de la tribu», como decía el poeta francés Stéphane Mallarmé. Se ha dicho que el primero que comparó a una mujer con una flor era un genio, pero el segundo era un imbécil. Por eso es necesario encontrar nuevos sentidos a las viejas palabras, como cuando el poeta peruano César Vallejo dice «tanto 14 en la existencia». ¿Qué tienen que ver entre sí las palabras lucha, salto, jabón y delfín? Cualquiera diría que nada, pero un poeta como Federico García Lorca nos lo dice:

En la lucha daba saltos
jabonados de delfín
(Muerte de Antonñito el Camborio,
Romancero gitano).

Entonces el nuevo sentido revela profundidades inexploradas de las cuatro palabras. La gente simple es incapaz de ver esas energías que habían estado esperando para que un poeta descubriese nuevos provechos a las palabras. Por eso una de las obligaciones del poeta es evitar las frases hechas, los lugares comunes, como un vulgar «pavoroso incendio».

Así Rosales, incapaz de decir frases fatigadas como «no se pueden pedir peras al olmo» o «cantos de sirena». No. Rosales es un innovador y dice frases saludables como «peras al horno», «cantos de ballena», el «Oráculo de Edelfos». Juega el poeta con Delfos, el lugar manoseado, pero también con inquietantes elfos escandinavos.

No otra cosa intentaban los surrealistas con combinaciones insólitas, como cadáver exquisito, en una alquimia del verbo destinada precisamente a encontrar nuevas virtudes de la palabra, que se recelaban en ellas en estado, precisamente, virtual. Esto está para mí cada vez más claro y también que los resentidos quieren ver en las expresiones de Rosales no más que mentecateces. ¡Qué equivocados!

Bueno, dirá el lector, Roberto saltó la talanquera y hace esfuerzos rebuscados tratando de sacar del horno peras imposibles. No es eso. Es que estoy tratando de darme una explicación al apoyo que dan a Rosales espíritus excelsos de la intelectualidad opositora, de esa que no desciende a la calle porque vive trepada en una torre de marfil.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4075 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a26850.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO