El cómico Emilio Lovera arrugó por Chataing

¡Qué vaina con este país, ah Lovera! Te tienen acicateado como
conejillo de indias sin darte un provecho a tu dedicación de artista
exclusivo de una farándula sometida por este régimen que te estruja los
cojones de la intranquilidad y, te revira los ojos a tu mediocridad
-¿mediocre tú? -¿quién dijo eso? No señor. Usted es un envalentonado
que inventa el progreso cultural de su comedia y se despepita como un
cómodo tranquilizante de una mayoría engominada y, atrayente.

Emilio Lovera, tú que eres pana burda de Marcel Granier que, lo haces
reír a su placer y, te envidia sin mostrarlo. Entonces, ¿qué
esperas, para decirle que te preste lo necesario y, en dólares que te
permita adquirir tu propio canal donde te dé la gana, chamo, y así
llevas tu rochela como a ti te gusta que, el país, sin ti se queda
cojo y, de una vez mandas a Televen a lavarse ese paltó y, sales del
olvido allá.

La salida de Luis Chataing de Televen te descalabró los nervios po
rabia de su segura partida y, te pusiste de mal humor sin comenzar el
show y, a él por pazguato y fastidioso como una mosca hembra que
pierde el norte de su báscula publicitaria, le dijeron con sorna,
fuera cachicamo sin cola de aquí y, como un payaso flaco salió a dar
lástima y, una vedette por ahí le abrió su canal para siempre que como
Diosa asusta, pero allí su imagen se vería bien mal sin audio y, ha
quedado como un mismo bobo y sólo se le ocurrió decir, “Yo no me voy a
dejar callar”, como si alguien le estuviera tapando la boca y, con
tanta suerte que, inmediatamente Maduro, le ofreció entrar a Fanb tv.
¡Han de creer! Pésimo y sortario.

Lo cierto, Emilio, es que desde que Chataing se cayó en Barquisimeto
quedó tocado y, se pelea hasta con su sombra y con ese empujón de
despedida que le acaban de dar en Televen, a tí, te cogió el frío de
su mala salida y te alzaste por tuiter como un don del sentir y
botaste la bola de tu quietud invariante, sin ningún bate de emoción
y, como un par de alacranes le enterraron su aguijón al gobierno con
su distracción política de mal efecto discriminatorio, buscando la
compasión de una oposición que no vale medio real y, ustedes sin un
mínimo de vergüenza buscan la atención de un público que les paga para
verlos a que les saquen sus risas de pendejos.

Tanto tú Emilio como Chataing: deberían unirse y fundar un poderoso
partido político de la risa a toda hora sin despelote y, atraigan a
María Corina a ver si la hacen reír de mala fe y, sí lo logran
estremecerían, la partidocracia de la alegría que a lo mejor Diego
Arria se anima como buen bailador que es y, les da una muestra de su
confianza como amante del fascismo crudo y, ella como dama vaporosa
que explota como las ollas de presión y, de una vez se meten en la
candela a lo Mussolini-Hitler-Franco-Stalin y, vaya que la partida
sería estruendorosa con farándula de por medio sin salida de escape.
¡Válgame Dios! Quién los viera. Flotarían como mariposas morochas.

Chataing y Lovera, vendiendo su basta miseria humana, deshojando
noches grises como espectáculo al vaivén de la fama de cada uno:
montándose en el trampolín de la algarabía acompasada con salvas de
aplausos a lo macho y, los corazones palpitantes de los dos comiquitos
burlescos atascados por la siembra de rumores políticos como los que
le buscan las cinco patas a un gato y, Miami a reventar de ira
contagiosa de gusanos y traidores por el dúo atractivo como dos en
uno, abriendo el compás de consentir el humor con odio sin resaca y,
sin usar el tirabuzón de la franqueza y, como un par de necios se
elevarían de estatura moral con pocas luces al pensar que tienen a
Blanca Nieves a sus pies sin los siete enanos.

Sus actuaciones son tan participativas que para hacer el cosquillear a
la gente que paga y que sucumba a su placer, Luis Chataing, se tira
pataparriba en el piso y, tú enseñando los dientes de la estupidez,
para morder el momento y, así ambos se entretienen dándole la mano
derecha a la zurda a ver cuánto hay, para eso y, así defecan su
simpatía en conjunto. Pero lo cierto es que, más es la bulla que la
cabulla y, siempre se quedan cortos y, ya no encuentran a quién
tirarle coñazos a ver si atrapan publicidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4997 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a189766.htmlCd0NV CAC = Y co = US