¿Otra vergüenza?

Los comentarios que se leen en las redes sociales sobre la huelga de hambre del comisario Simonovis son la expresión de una sociedad altamente polarizada y muy marcada por hechos que sin duda alguna nos han dividido dramáticamente, como los golpes de estado del 92 y el del 2002, el golpe y paro petrolero, las guarimbas con sus asalariados para generar violencia, los más de 40 muertos en estos días de violencia encapuchada y represión policial, los más de 100 autobuses del Metro quemados, con intentos de homicidio al quemar a unos de sus choferes, atentados terroristas contra las estaciones del Metro, contra Universidades, e incluso contra niños en prescolares y en sus autobuses.

En lo personal no tengo dudas de que el comisario formó parte activa del plan para generar violencia y reprimir a sangre y fuego las expresiones de solidaridad con el ex Presidente Hugo Chávez, del golpe con paracos y francotiradores para quitarlo de su mandato constitucional, auspiciado por la alta burguesía nacional con Gustavo Cisneros a la cabeza, Lorenzo Mendoza que participó y paralizó empresas Polar y el Pentágono con sus militares en el Fuerte Tiuna y cuyo resultado fueron decenas de muertos, una terrible fractura de la sociedad venezolana y más de 12 MM de dólares en pérdidas.

Así como el mismo Hugo Chávez y sus oficiales fueron indultados durante la IV República sin importar los 160 muertos de ese intento de golpe contra CAP, muchos de ellos fueron incorporados al aparato burocrático del Estado por el ex Presidente Rafael Caldera, y aunque no se cuales fueron las motivaciones políticas, individuales o institucionales que movieron al gobierno de Caldera, lo cierto es que la historia recordará este episodio como algo trascendental en la vida republicana del país. Sin embargo es bueno recordar que Hugo hizo lo mismo con los civiles y militares que le dieron el golpe de estado, es más, las únicas leyes de AMNISTIA en nuestra vida republicana son del proceso revolucionario, los políticos de la IV utilizaron el indulto y el sobreseimiento pero no la amnistía.

Para mi como revolucionario, uno de los hechos más indignante de este proceso fue la muerte en huelga de hambre de Franklin Brito en el Hospital Militar de Caracas, una verdadera vergüenza, convirtiéndose en el único huelguista de hambre que muere en la historia de nuestro país! Privó la insensatez y la miseria política por sobre el sentido común y los valores humanos que caracterizan a un revolucionario. Este proceso, que perdonó a Cisneros y a Mendoza, que acaba de darle una medida humanitaria a un descarado ladrón, puede y debe por razones humanitarias y políticas perdonar a Simonovis, que ha cumplido un tercio de su condena, que está muy enfermo y que puede morir en la cárcel y evitar darle mas armas a los enemigos y una nueva vergüenza.

Nicolás, hay decisiones que enaltecen a los hombres, no dejes que por miserias políticas y humanas, el caso de Simonovis nos avergüence nuevamente a todos como venezolanos y como revolucionarios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1690 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: