Una patria para mi (su) general

Concibió su guerra propia e hizo de las guayas y alambre de púas su mejor unidad de comando…para matar inocentes comandados a control remoto, Zello y twiter pusieron la nota de guerra de cuarta generación: ciclón 2, ciclón 2 a buitre 1, cayó uno mi general.

Cual rambo tropical el general daba órdenes con total libertad a muchachitos - bien que tienen hasta los tuétanos una prótesis letal que traducen en matar chavistas como fórmula magistral para hacer patria, era como si se dosificaran 12 gotas de diablo para concretar la idea de matar por la patria inventada Pero lo cierto es que los muchachitos que se pretenden estudiantes no tienen patria o por lo menos no la conocemos (hagan un ejercicio y descubra usted qué país tiene en franjas iguales a la nuestra pero al revés, además de ocho estrellas formando una U).

Tienen la patria de cabeza los muchachitos que gozan asesinando, porque me los imagino celebrando como héroes la muerte de un joven de 29 años que no pudo esa noche llegar a su casa por la magnífica idea del general valiente que necesita una guerra para darle un ascenso a su rabia y hacer del odio su mejor terrateniente.

Pero, el general está descubierto, no va a salir el presidente a señalarlo con nombre y apellido por mero capricho. Funcionó la inteligencia para la paz y el general sin patria quedo al descubierto como un asesino intelectual que no sólo asesino al muchacho que nunca llegó a su casa, sino también a los jóvenes que lo creyeron héroe y lo siguieron hasta consumar la muerte de un venezolano.

El general está desnudo, sin medallas, sin condecoraciones y con un larguísimo rollo de alambre en la conciencia. Está allí, desafiante en medio del techo de su casa, fusil en mano tirándose un discurso o acaso el discurso tirándoselo a él. Con aquel odio a Cuba, retrechero a la ley que nos dimos todos pero a la que hoy el general no le encuentra sentido quizá como a Ludovico que decía la vida está cansada de que la exista, el general está cansado de que esta patria exista.

No entendió el general que fue en su tiempo un soldado de la república –no quiero ni pensar si sus mejores tiempos los vivió en el ratico aquel cuando la Ibañez se hizo generala-. No quiere el general entender que aquí no hay patrias particulares, mucho menos matrias. Esta es la nuestra general, la suya y la mía, la de todos. Ella no es prótesis para quitárnosla cuando se nos antoje, la patria nos existe y existimos para ella hasta que usted se fue inventando campos de batallas, un bunker para usted solito, tácticas y estrategias, ordenes, humo y balas, enemigos comunistas y un muerto…un muchacho inocente que no alcanzó a ver el alambre de muerte que ordeno ponerlo a tal altura, milimétricamente pensada porque por allí pasa el cuello de alguien, es la altura exacta general, la muerte exacta que usted necesitaba para esa guerra donde se hizo héroe imaginario.

La justicia no va a tardar general para usted que más que general es de aquellos “chopo e´piedra” al servicio de…. No podrán sus pistolas, sus fusiles ni sus alambres detener a la justicia que le pida cuentas. Porque calculó mal general, calculó mal creyendo que a usted le iba a tocar una patria particular.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1397 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor