Padre, sus pasos lo hacen lugarteniente del pecado

Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa.

Juan 10:12

Padre, usted me perdona, como persona padre, como persona porque nadie le ha dado usted la función de gerenciar perdones en una sociedad como la nuestra que no ha dejado de ser capitalista. Inició una marcha y estoy seguro que no fue desde el cielo que vino la orden para marchar a Caracas. No sé si hay que agradecer a Dios o a quien porque usted llegue bien a su destino o a quienes lo secundan dentro de un plan que no creo que sea divino, pero de seguro va a llegar, sin problemas, y lo recibirán los suyos, vendrá también la gran prensa y cubrirá su "acto de fe (bancaria)" que lo llevó hasta allá. Camina en democracia padre, pero usted lo hace para salirse de ella porque –y me disculpa que lo ofenda- pero usted no está preparado para cruzar el desierto, pero de seguro que lo cruza, sabe por qué? Porque se ha hecho fiel a las serpientes y a los denarios de los mercaderes.

No sé su edad, debe ser un cura joven y disciplinado para la sotana, sólo para el sotana. Le pongo un ejemplo, son ejemplos de la vida nuestra aquí en la tierra, no son los que cuentan un Mateo o un Pedro, un Santiago acaso, no, mi ejemplo es más terrenal, ¿Qué le pasaría a un cura como usted si hace años, cuarenta por decir algo, se le ocurriese plantearse una caminata desde El Tigra hasta la sede de la Disip de la época para protestar por la desaparición de un carajo llamado Noél Rodríguez (el muchacho aquel que protestaba contra el pecado, el mismo que el cura de cocollar le vendió una, dos y más de tres veces). Sabe que, ni siquiera hubiese salido y si tenía la suerte de hacerlo, con toda seguridad se iba a perder en la noche oscura hasta siempre, como le pasó a muchos en esos años

No hay un ángel divino que se le haya aparecido para darle ese mandato un camino, usted lo sabe. Y es que ahora se le ocurrió a algunos caminar hacia Caracas –sin tribulaciones-. Va por un lado usted, disculpe que no lo tutee, pero usted no es de confianza padre, también un espíritu colectivo alienta a los indígenas desde el amazonas y le ordena marchar a Caracas, un diputado de la zona, experto en esos vía crucis electorales se le ocurre llegar a Caracas caminando, bien acompañado, claro está. Vaya coincidencia en esos actos raros de fe. Se me ocurre padre que usted si de verdad está cerca de algo no es del Jesús histórico que debemos tener presente en el ejemplo, el Jesús concreto y real que entendió que la vaina es aquí y no en el cielo, usted está cerca, muy cerca del yeso, no de él.

Prosiga su marcha padrecito, desande los caminos de Dios tan bien como lo viene haciendo y ande bien sincronizado cono los que lo esperan en Caracas expertos en los sacramentos de la muerte y la mentira que ya experimentaron en el pueblo la muerte en su afán de poder y de mercado (¿y donde estaban sus pasos?) Los nuevos mercaderes lo alientan, siga desandando padre y hágase parte de la HARINA PLAN Y DE SU CATECISMO NEOLIBERAL que va contra el amor, y no niegue que es parte de ella. Siga desandando padre, pero cuídese de volver la vista atrás.

Aporree tan bien como lo viene haciendo todos los mandamientos, no se cierre los labios, es preferible lo haga con su alma rota por entender al prójimo a su manera, unos exclusivos, otros pura chatarra genética contaminados del chavismo y de lo que llaman ustedes el castro comunismo. Desande padre, desande, pero no siga anunciando su muerte, yo no sé la deseo, pero de seguro, los que lo esperan en Caracas la auparan para cumplir el requisito Almagro: un muerto; y si es cura sería genial (para ellos)…para la crucifixión definitiva del pueblo.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1829 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor