La estrategia es provocarnos cual 2002 Que mala estrategia

Cacerolazos a las 3 de la mañana, guarimbas en zonas turísticas del país, desorden y caos por donde quiera que se encuentren, racismo, medios incitando la violencia. La estrategia opositora (De la dirigencia) parece ser la de mantener a sus radicales en las calles y a las doñas en sus casas estorbando el sueño cada vez que sea posible. Una estrategia que a simple vista parece pésima para una posible aspiración electoral.

Por ello nos preguntamos ¿Qué esperan lograr con tales acciones? Pecan de ingenuos los que creen que la estrategia es exigir la renuncia de Maduro con presión en la calles Pecan de pendejos los que creen que las protestas tienen como finalidad exigir soluciones a los problemas del país. No sé ni cómo llamar a los que creen que se busca una salida electoral tras una posible renuncia del presidente Maduro

¿Podrá alguien con un dedo de frente convocar a sus seguidores a una protesta violenta o a un cacerolazo de madrugada y pensar que no tendrá un fin negativo en la percepción de la protesta?

¿Tendrá algún político la ridícula idea de pensar, que trancando calles a un gran porcentaje de Ninis y chavistas, e incluso opositores racionales, logrará sumar voluntades?

Incluso ¿Es razonable pensar en un golpe de Estado, cuando abiertamente la oposición se rebela como antimilitarista, y somete al escarnio público a los efectivos de la GNB?

Por supuesto que no. Ningún político convoca semejantes atrocidades sin un plan preestablecido.  La estrategia no es sumar voluntades para una posible elección, ni mucho menos generar una buena imagen sobre el tipo de protesta que se está realizando. De ser así, no tendríamos a políticos como Andrés Velázquez o Nitu Pérez Osuna mostrando fotos de Guarimbas, mientras otros fustigan a las FANB día tras día. El fin último es generar un conflicto real de enormes proporciones, despertar la rabia del pueblo que aún hoy se mantiene tranquilo en sus casas, y generar el llamado punto de no retorno, en el que tras un inevitable derramamiento de sangre, y de ruptura social, ellos, con la ayuda de fuerzas internacionales, aspirarían gobernar a la fuerza y en base al odio. La misma estrategia de Pinochet, pulida para hacerla funcional en el siglo XXI. Utilizar a los radicales de un sector de la sociedad para despertar la ira de los radicales opuestos, quienes en defensa de sus ideales y azuzados por el rencor social acumulado, saldrían a las calles cansados ya de tanta Guarimba, a tomar la justicia por mano propia

Una pésima idea que ya fue ejecutada en Venezuela, en el año 2002. Enviar la protesta desde Altamira hacia Miraflores no tenía como objetivo sacar al presidente Chávez del Palacio, sino crear las condiciones de caos social suficientes para dar un golpe de Estado. En aquella oportunidad perdieron la batalla en pocos días. Su plan no contaba con una Fuerza Armada fiel a la Constitución y con un Pueblo resteado con su presidente. El fuero militar de Chávez fue ventaja indiscutible para que las FANB no se alinearan con los líderes que pretendían imponer su dictadura en el país.

Ahora juegan la misma carta, sin muchos agregados, siempre generalizando en ellos todo lo bueno y creando monstruos y personajes grotescos para ahuyentar la posibilidad de una defensa popular del gobierno del presidente Nicolás Maduro. Nadie querrá ayudar al azotado, por miedo a que tengan razón los azotes. Ya saben que no pueden imponer la dictadura de un trancazo, intentarán disimularla y esta vez sí, acabar de plano con cualquier posibilidad de elección democrática real en el país. De pronto no tendremos Vive, Colombeia, Telesur, Correo del Orinoco, porque eran medios de La Dictadura, en su lugar volverá RCTV, y eso bastará para que internacionalmente se figure una falsa idea de Libertad.

Que mala idea seguir subestimando al Pueblo venezolano. Que mala idea pensar que el pueblo leal al proceso revolucionario no es capaz de reconocer estrategias tan burdas como las utilizadas en estos días. Que torpe pensar que los revolucionarios cruzaremos la acera ideológica para convertirnos en simples peones de una derecha que no se cansa de imponer su Plusvalía como única forma de lograr la Paz. 

Sepan que muchos, sino todos, criticamos todo lo que haya que criticar en el gobierno, pero hemos aprendido que se puede diferir desde la misma trinchera, evitando la estúpida idea del Eterno opositor que nunca fija una postura ideológica por la cual luchar. El pueblo llano venezolano, el pueblo de a pie, se declaró una y mil veces socialista, y nuestra batalla, nuestros pesares, amores, penas y alegrías serán en la ruta hacia el Socialismo

Ojala los tontos útiles que sirven como carne de cañón a las pretensiones opositoras, abran los ojos y entiendan que su protesta no tiene como fin ni renuncia, ni elecciones, sino una terrible guerra civil.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2008 veces.



Moises González


Visite el perfil de Moises González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas