Carta abierta a Ilan Chester

Apreciado Ilan:

He sido (y seré) admirador de tus poemas hechos canción, porque al leer tus letras llenas de emociones, mentalmente le agregamos y escuchamos la música que tu compusiste para acompañarlas. Le hemos cambiado los Ojos Verdes a tu canción para adaptarle el color del iris a nuestra amada y sienta que es para ella, pero dejando intacto el raudal de sentimientos que expresas en tu obra y que nos facilita el enamoramiento. Lamentablemente, tengo una voz grave en tonalidad y porque en verdad agravo las notas al querer cantar.

Este preámbulo lo hago por dos cosas. Primero dar el valor a un artista que sin todo el andamiaje permanente del espectáculo mediático, ese eso, un artista. Segundo, para que lo que a continuación discierno no vaya ser auscultado con el microscopio de la intriga, sino se valore con la premisa del reconocimiento y del respeto a los que difieren, pero que moran en el mismo suelo patrio. No te voy a dar una respuesta asumiéndola como la de Nicolás Maduro, pero si como un anónimo venezolano que al igual que tu (no por lo anónimo) posiciona su talante político en la creencia de una mejor nación.

Tomaré literalmente el colofón de tu escrito, para iniciar el mío. Manifiestas: “Inclusión es incluir a todos los Venezolanos, Nicolás. Es por todas estas razones que mi voto es para Henrique” y déjame parafrasear tu oración, cambiando el nombre de “Henrique” por el de Nicolás. Mas que inclusión mi estimado Ilan, lo que ha pasado en nuestro país es que todos aquellos venezolanos y venezolanas que hoy dicen que viven bajo un régimen que coarta sus derechos, se han dado cuenta de que existen otras venezolanas y venezolanos “invisibles” a los cuales no había derecho ni de mirarlos. Y eso si era la perversa exclusión. Una exclusión que parte desde el seno del hogar, de la familia y muchas veces de un privilegio que produce el clasismo social como tu de alguna manera lo dices en tu biografía digital al mencionar que “Inclusive un día me busqué un problema mayor cuando llevé a mi casa a un niño amigo del barrio para que utilizara la ducha”. A mi me pasó igual en Mérida, estudié en un colegio dependiente del Arzobispado de esa ciudad y mis condiscípulos eran todos de tez clara, es decir, cualquiera que entrara al salón me identificaba claramente(o oscuramente) porque mi dermis es morena. ¿Y que pasó? Sufrí lo que ahora llaman “bullyng”, pero mi metro ochenta y tanto de estatura desde primer año y mi determinación, me permitieron sobrellevar esta situación hasta graduarme de bachiller. Es decir la polarización socio-económica existía desde siempre; desde el mantuanismo colonial, pero no convenía asumirla.

Ilan, tu escrito puede ser usado casi literalmente por cualquier persona que expusiera las razones válidas para no apoyar a Capriles, porque cuando Capriles, sus aliados y sus acólitos “usan ese lenguaje descalificador y ofensivo, hieren el corazón ajeno, generando con ello un profundo dolor y un amargo resentimiento. Reacción que todo hijo sentiría con la conducta de un padre abusivo. De ahí que el (Capriles) no pueda contar con esa inmensa cantidad de venezolanos dignos” Para muestra, mira las expresiones, mas que descalificadoras y en lenguaje soez, son racistas y clasista que diariamente en sitios como Noticias 24, La Patilla, Noticiero Digital y algunos medios impresos auditivos y televisivos vierten sobre el pueblo que tomó como opción al Comandante Chávez y Nicolás Maduro. Y aquí cabe una pregunta, apreciado Ilan ¿Acaso la inmensa cantidad que mayoritariamente han votado por Chávez y eventualmente refrendaran a Nicolás Maduro, no son venezolanos dignos también?

En tu preocupación escrita, te haces una serie de interrogantes que yo y muchos nos hemos hecho sobre el actuar intolerante. No me imagino a un Henrique Capriles y un entorno plagado de una María Corina, una Delsa Solorzano, un Aveledo, un Leopoldo López y sus similares pensando en la vivienda, la comida, la salud, la educación de aquellos que no tienen su "estilo de vida, ya que han demostrado una perceptiva intransigencia hacia el pueblo que ahora se denomina “chavista” Entonces me pregunto, al igual que tu ¿Por qué lo hacen? ¿Qué ganan ellos con esto? ¿Acaso no ven lo poco inteligente de esta estrategia? ¿Es que no ven lo bajo que es deleitarse del dolor de mas de la mitad de todo un país? Me pregunto:¿Habrá entre ustedes algún filosofo que mas allá de motivarlos a seguir moviendo las 48 clásicas leyes del poder, pueda también inspirarlos a actuar con compasión y cordura para con aquellos que no piensan igual que ustedes? ¿Acaso no entiendes que toda esa algarabía y toda esa camaradería que proyectan a través de los medios la tienen comprada solo una parte del país? La única pregunta que no voy a utilizar de tu escrito es esta “¿De verdad ustedes quieren que la otra emigre, que desaparezca, que muera? A decir verdad y por el ejemplo que están dando, pareciera que es así”. Yo te respondo esa pregunta, nosotros no vamos a emigrar, no vamos a desaparecer y creo que ya no es tan fácil matar o desaparecer a la gente como lo hacían en los gobiernos que antecedieron a este.

Este país con sus bemoles es fabuloso. Hay diversidad, pero hay decisiones que toma la mayoría. No queremos que nadie se vaya, no queremos un país donde los empresarios sin escrúpulos que tenían un dólar libre y en vez de invertir en nuestro suelo lo sacaban al exterior. No queremos un país como en Colombia que los que quieren manifestar su parecer político son asesinados si se quedaban en sus pueblos y la opción que tienen es emigrar a Venezuela. No queremos un país donde a los trabajadores del campo y de las fábricas no se les reconozcan sus más elementales derechos, porque “antes no se los merecían”. No queremos un país donde ser un artista es pertenecer a una clase privilegiada intelectual, en vez de ser una fe de vida para compartir el arte sin distingo.

Por eso estimado Ilan, por esas mismas interrogantes y desde mi perspectiva no voto por Henrique Capriles o lo que el representa. No voto por un retorno a una eventual de exclusión alo que fueron excluidos centenariamente y todo lo que conlleva a eso, parecer este han manifestado reiteradamente no solo a viva voz sino con hechos el sector caprilista. Y ojala que este grupo de compatriotas que dirigen esa opción (la de Capriles) se den cuenta, que esa gran porción de venezolanos reivindicados por este proceso, existe y están aun mas vivos ahora. No solo los que privilegiadamente hemos asistido a una universidad o tenemos Internet o de aquellos que por su aspecto físico o estereotipo “de muchacho o muchacha de bien” (con todo su derecho de tenerlo y actuar) son los que deben seguir siendo su prioridad. Por eso y muchas cosas mi voto es para Nicolás, por la continuidad del fortalecimiento reivindicativo social, porque hasta Capriles y su contexto han reconocido que el Comandante Chávez redimió la clase mas desposeída, en una lucha de clases que siempre ha existido en Venezuela pero que antes la mantenían silente e invisible.

Finalmente Ilan, a pesar que diferimos diametralmente en lo conceptual, nuestro lugar común es una mejor Venezuela, que como tus canciones sean un privilegio de todos y no sean de un grupo de privilegiados.

Atentamente

*Ingeniero


cajucont@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8784 veces.



Carlos Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas