No se puede sembrar un grano de maíz en el mar arado

El maíz es uno de los cultivos más demandante en cuanto a macro y micronutrientes, ya que necesita una ingente "ingesta" de sodio, potasio y fosforo, ente otros elementos químicos, pero formando compuestos como nitratos, sulfatos o fosfatos, para suplir lo que esta siembra extrae del suelo en gran cantidad. Es decir, si utilizamos al maíz como monocultivo permanente o de largo tiempo de cosecha, va a degradar el suelo en su textura, estructura y nutrimentos, tal como pasó en Los Andes con el trigo. Con esta corta explicación, quise hacer una larga alegoría de lo que fue y ahora es, la "defensa" que hace de manera incisiva, Tobi Valderrama con el que aun nombra "Ministro Rafael Ramírez".

Primero, me sorprendí con el título del último escrito de Toby Valderrama El ministro Rafael Ramírez y su banda https://www.aporrea.org/contraloria/a300042.html, porque pensé que este "pensador socialista" había repensado su papel de paisajista y decorador de las aventuras y desventuras del "ministro" Rafael Ramírez. Pero no, era solo un titulo, porque que a este filósofo con le está prohibido dirigirse en virulentos términos a su mecenas, ya que al igual que el maíz, la demanda de sustento para mantener la cosecha de escritos a favor de Ramírez, debió y debe ser alta y bien fertilizada por este "funcionario" a sus ensayistas, devenidos a abogados del Diablo. Las mazorcas de Toby el agricultor, producen grano a grano la masa que cubre la corruptela de Ramírez, que aun detenta según Valderrama, su emérito cargo ministerial, tratándolo de hacer ver (sin éxito) como al niño Jesús perseguido por el implacable Herodes gubernamental.

Toby, en su discernir dice que "El ataque al Ministro exige un análisis profundo" y realiza una apología histórica e histriónica del "selectivo" embate a Ramírez (me disculpo que no lo llame ministro, pero estoy escribiendo algo con cierta seriedad y eso es una guasa) en comparación a su talante "Chavistas Socialistas", que según él, está siendo sometido al escarnio público y es perseguido, por ser algo así como uno de los últimos de esa estirpe que hay que extirpar. Pero este profundo análisis parece escrito o por lo menos asesorado por nuestro común amigo el Bravo Oscar, por su exigua, manida e insostenible defensa de Ramírez, que no aguanta ni un soplido de honestidad, aunque esto último sea algo simbólico, porque que su amparo debe estar basado en su actuación como funcionario público que presidió la empresa, que era el sustento de nuestra patria y que el manejó junto a su corte (el gobierno dice que es una banda, pero no de música) en el periodo con mayor ingreso por precio y producción de hidrocarburos en el país. Hizo lo que le dio la real gana con nuestros reales, nadie lo tocaba y la fidelidad hacia él era o es bien paga, hasta el día de hoy.

Esta vaina no tiene que ver con la geopolítica como lo expresa Valderrama, ni bloques, ladrillos, ni esa grandilocuente información de "que es aquí en Venezuela donde se decide el futuro de la humanidad, es aquí donde se puede mantener encendida la llama de la esperanza, el ejemplo de que un nuevo mundo es posible" que casi me provoca nauseas por la cantidad de azúcar que tiene esa frase y que parecía el colofón de una cursi y cursienta novela de bolsillo barata. Por eso pienso que fue escrito de manera apresurada a pedido del demandado, porque ahora lo están buscando en cuantas suntuosas villas romanas, hay en Italia. Y aunque tengo ostensibles diferencias con lo que escribe "El Toby", siempre lo leo y considero que él está para mejores cosas para publicar, en lo referente a redacción, semántica y sobre todo, en lo intelectual. Pero, no estoy como crítico literario, sino para desvirtuar esta edulcorada defensa de Ramírez y decir que simplemente se trata de una actuación corrosiva y corrupta de este sujeto contra el patrimonio de una nación de la somos esa gran parte afectada. En lo que si coincido es en la culpa del gobierno en todo esto, que en el caso de Ramírez y otros tantos como él, a sabiendas de su corrupto actuar le siguieron dando responsabilidades y "honrándolo" como un "chavista y socialista ejemplar" hasta que huyó o más bien, lo dejaron escapar y ahora es que "se dan cuenta" de su desvariado proceder y lo quieren enclaustrar. Eso se denomina complicidad, lo demás son subterfugios. Como me decía la vieja Rosa "después del ojo afuera, no vale Santa Lucía".

La cosecha de maíz de Toby Valderrama se ha sembrado en el mar que ha arado. Ya Rafael Ramírez no aguanta defensa alguna, es un tipo con un gran cinismo, solo superado por sus dispendiosos gustos y sus abultados y escondidos depósitos bancarios, en las diferentes monedas que se utilizaron para hacer las transacciones petroleras que el manejó, a su omnipotente antojo. Ramírez alega en su defensa, para no retornar al país, que el poder judicial actual no ejerce la justicia de manera muy independiente o no se aplica sencillamente. Razón hay en lo que dice, porque él es un ejemplo de la justicia tardía e inoperante, al igual que el "prófugo" Guaidó que deambula en Caracas en las narices de todos y que es tan culpable como Ramírez de las calamidades que estamos pasando, junto a muchos otros que aun están en cargos gubernamentales y todos andan sueltos y actuando a destajo y sin límites, para causarles más miserias al pueblo. Pero, hoy estamos hablando de Ramírez, un tipo que se regocija de nuestras desventuras con su descaro e insolencia no tan velada, en una competencia, donde lo más importante es determinar, quienes son más chavista-socialista como un eufemismo de honestidad socavada, no importando si ha robado a la nación. En el panteón de "La Montaña" los huesos de Chávez se van a astillar, por lo que hacen en su nombre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 697 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social