Derecha sin brújula

Pildoritas 152 (año V)

El problema de la derecha venezolana no es sólo su dependencia de fuerzas foráneas que encontraron en no pocos apátridas, terreno fértil para intentar recuperar los privilegios que ostentaron antes de la llegada de la Revolución, cuando eran ellos quienes fijaban los precios de nuestras materias primas, quienes a través de organismos internacionales manejaban nuestra economía, haciéndola depender el FMI Y Banco Mundial, quienes prácticamente quitaban o colocaban presidentes, es decir gobiernos títeres que arrodillados trabajaban para complacer a sus amos y así poder mantenerse en el poder, el problema más importantes en estos tiempos es que aun no se han dado por enterados que estamos en revolución, que las cosas han cambiado, que este pueblo es otro y quienes se han enterado, no se han preocupado por averiguar qué es una revolución, se quedaron anclados en un pasado de tradicionalismo político y se resisten a salir de él, por ello llevan 17 derrotas por el buche, por ello prácticamente se encuentran en vías de desaparición, se niegan a renovarse y siguen manteniendo el vínculo con el principal derrotado por este proceso que es el imperio, no han valido para nada asesoramientos estratégicos, millones de dólares, buena parte de ellos, aprovechados por no pocos vivos para enriquecerse porque para ellos la política es un negocio.

Esa derecha, criticada incluso desde su ceno por figuras connotadas como Ramos Allup, y señalada por analistas como un compendio de errores consecutivos de interpretación, desconocimiento de las decisiones populares, de superficialidad evidente en los análisis de resultados y de utilizar prácticas que rayan con la imbecilidad, como en el caso del tratamiento que le han dado a la enfermedad del Presidente y líder de la Revolución, no puede considerarse como una verdadera y real oposición con la que, como en cualquier país democrático, y este los es en grado sumo, se pueda dialogar con respeto.

El líder en muchas oportunidades ha hecho votos porque algún día aparezca en el concierto político venezolano una oposición verdadera, que coloque por delante de cualquier otra cosa al país, que se deslastre de su dependencia de jurados enemigos de la Patria, que han demostrado a lo largo y ancho del planeta que lo único que saben hacer es conquistar países a sangre y fuego, cuando no logran hacerlo por la vía de imponer, frente a los gobiernos a personajes que les entreguen la riquezas del pueblo, para alimentar sus ansias de conquista y dominación.

Han utilizado todas las vías para reconquistar el poder, mientras lo hacen, siempre con cartas bajo la manga, la revolución se fortalece, ya se ha consolidado, el último resultado electoral de 20 a 3, en otras palabras del 75 contra el 15, lo han demostrado, en lo que a gobernaciones se refiere y de, redondeado, de 96 a 4 en legislaturas y han dejado claro que “el chavismo tiene vuelo propio” (Ramos Allup dixit), pues aun con el líder ausente, sin que como en otras oportunidades levantara el brazo a sus candidatos a gobernador o legisladores, el proceso pudo lograr tan resonante triunfo y ello no es por otra razón distinta a que el pensamiento del líder ya está sembrado en los corazones de la mayoría del pueblo y de allí no saldrá por muchísimos años, es un sentimiento nacional que existirá por generaciones, igual como el cristianismo o bolivarianismo, que son llamas que le alumbran el camino a los pueblos y que jamás se apagan.

En fin, esta derecha que nos ha tocado soportar aquí, perdió la brújula y no la encuentra ni que le ayudemos a buscarla.

saulmolina2006@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1577 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: