Letra Efímera

Las cabriolas de Capriles

En la prosecución de su progresista campaña electoral el candidato presidencial de la MUD logró en días pasados realizar uno de los objetivos más importantes de esta fase del proceso.

Se trata, como ya lo habrán deducido nuestros sagaces lectores, del Gran Salto de Campaña. Lamentablemente no tenemos a mano las cifras exactas sobre las medidas del salto, tanto a lo largo como a lo alto. En el comando del candidato alegaron estar procesando la información exacta con el fin de dar a conocer las estadísticas en una rueda de prensa que será convocada en el momento más conveniente.

No vamos a caer en una de dimes y diretes con los asesores electorales del abanderado de la MUD, pero los votantes merecen tener este tipo de informaciones a la brevedad posible con el fin de hacer comparaciones adecuadas y sacar las conclusiones de rigor.

Mientras tanto podemos adelantar que, al ojo por ciento, la cabriola de Capriles Radonski estuvo a la altura de las circunstancias y el Gran Salto de Campaña logrado por el joven candidato no tiene nada que envidiarle al de Carlos Andrés Pérez. Como se sabe, CAP estableció un récord nacional, dándole inicio a la tradición de marras entre los candidatos que siguen el modo de vida neoliberal y norteamericano.

Como es lógico debemos tomar en cuenta diversos factores. Si bien CAP superaba a Capriles en estatura, éste tiene a su favor la juventud. Ciertamente el candidato Piñerúa Ordaz no pudo lograr nada parecido y en vez de un salto dio un brinquito que lo dejó muy mal parado ante los encuestadores. “Ese tipo no camina”, fue el comentario generalizado entre los observadores extranjeros y criollos.

Por su parte Jaime Lusinchi en campaña no llegó a dar el salto tradicional con un charco de por medio, pero en cambio agarró una rasca peleona que lo impulsó a montarse en una barra persiguiendo a un fotógrafo indiscreto, lo que sirvió para impresionar favorablemente a los curiosos.

Todos podemos recordar con lástima y vergüenza el penoso espectáculo de “El Caudillo” Alfaro Ucero, quien, lejos de saltar, pegó la carrera y no dio la cara. Previamente, en una actividad de entrenamiento, CAP y Virgilio Ávila lo habían dejado atrás, tirado en el suelo, durante la huida de Miraflores el 4-F, lo que ya era un mal indicio.

Capriles Radonski, por su parte, mostró soltura y falta de temor. El salto no pareció ser muy alto, pero la extensión total puede dar la sorpresa cuando se publiquen la medición oficial.

Al respecto el candidato declaró con modestia: “Fue un pequeño salto para un hombre, pero muy grande para la MUD”.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1811 veces.



Augusto Hernández / CiudadCCS


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor