Si no se respetan ellos mismos que podemos esperar de los demas

¡Colombia!...¡Colombia! que vaina con Colombia

El año de 1926, Bolívar se encuentra en la campaña del sur y Páez comienza el movimiento separatista denominado La Cosiata debido, entre otras cosas, al descontento contra la administración de Francisco de Paula Santander, quien desde Bogota controlaba el poder de la Gran Colombia en calidad de Vicepresidente.

Bolívar se viene desde el Sur a tratar el problema y al llegar a Guayaquil comprobó la profundidad de la división entre Colombia y Venezuela (mejor dicho entre Santander y Páez), en vista de eso lanza su famosa “Proclama a los Colombianos”

“Os ofrezco de nuevo mis servicios, servicios de un hermano. Yo no he querido saber quien ha faltado; mas (se refiere a Páez y Santander), no he olvidado jamás que son hermanos de sangre y mis compañeros de armas. Os llevo un ósculo común, dos brazos para uniros en mi seno: en el entraran, hasta lo profundo de mi corazón, granadinos y venezolanos, justos e injustos: todo el ejercito libertador, todos los ciudadanos de la gran Republica.”

Esta actitud de Bolívar le hizo ver a Santander que Bolívar venia dispuesto a negociar tanto con él como con Páez, con lo cual a su entender, Bolívar permitía la rebelión de Páez al colocarlo en el mismo nivel de negociación; esto lo llevó a abandonar su posición de representante del orden y hacer entonces lo mismo que Páez, (sublevarse al mando de Bolívar) por lo que comenzó una campaña de ataques al libertador a través de la prensa y reuniones, injuriándolo y acusándolo de aspirar a coronarse emperador, entre otras cosas.

En Popayán tuvo Bolívar la información sobre la nueva manera de campaña que se había emprendido, desde la capital colombiana por lo que le envió la siguiente advertencia al Vicepresidente Santander:

“Mientras que el pueblo quiere asirse a mi, como por instinto, ustedes procuran enajenarlo de mi persona con las necedades de la Gaceta y de los oficios insultantes a los que ponen su confianza en mi. Esta bien, ustedes salvaran la Patria con la Constitución y las leyes que han reducido a Colombia a la imagen del palacio de Satanás que arde por todos sus ángulos. Yo por mi parte, no me encargo de tal empresa. El 1º de Enero le entrego al pueblo el mando, si el Congreso no se reúne para el 2 y después marchare a Venezuela a dar allí mi última prueba de consagración al país nativo. Si Usted y su administración se atreven a continuar la marcha de la República bajo la dirección de sus leyes, desde ahora renuncio al mando para siempre en Colombia, a fin de que lo conserven los que saben hacer este milagro. Consulte Usted bien esta materia con esos señores, para que el día de mi entrada en Bogota sepamos quien se encarga del destino de la República si Usted o Yo”.

Desde mi óptica veo con indignación la rastrera respuesta que Santander manda al libertador en esa ocasión y que es, la sucia e indigna forma de actuar (lame piso al poderoso) que mantienen hasta hoy los políticos colombianos

Santander dice:

“No cuente Usted, mi general, con la constante fidelidad del partido disidente de Venezuela, ni con los veleidosos del Sur; el día menos pensado le faltan a Usted y si (Dios no permita que suceda) Usted sufre alguna desgracia, esos señores lo abandonan y le hacen actas en sentido contrario a las pasadas. Cuente Usted solo con los pueblos de Nueva Granada, con nosotros solamente; nosotros jamás lo abandonaremos; en nosotros encontrara Usted siempre amor, respeto, gratitud y obediencia; pero es menester que usted no nos abandone, que no nos sacrifique a los insensatos deseos de cuatro ambiciosos de Venezuela y de cuatro calaveras del Sur, que oiga la opinión de estos pueblos, que los lisonjee por todos los medios decentes y legítimos, que no nos posponga a los hijos de Venezuela”

(Esta es una carta de quien al poco tiempo mandaría a mandar a matar al Bolívar)

Este mismo farsante (antepasado de Álvaro Uribe Veliz) también escribió poco antes del atentado al Libertador

“…Mis votos serán siempre por su salud y prosperidad, mi corazón siempre amara a usted con gratitud; mi mano jamás escribirá una línea que pueda perjudicarle, y aunque usted no me llame toda su vida, ni me crea su amigo, yo lo seré perpetuamente con sentimientos de profundo respeto y de justa consideración.

Besa las manos de V.E., su muy atento y humilde servidor, Francisco de P. Santander”.

Bolívar, consiente de la situación, diría más tarde:

“De Bogota a Cartagena, toda la Nueva Granada se ha confederado contra mi y ha buscado a mis enemigos para que triunfen sobre mi opinión y sobre mi nombre. Santander es el ídolo de ese pueblo…”

Con respeto a los colombianos, quisiera hacerles un llamado: ¡DESPIERTEN COMPADRES!...¿QUE CARAJO LES PASA?…Desde la colonia andan en la misma vaina, luchando contra la liberación; Bolívar les quito a los españoles de encima y ustedes se montaron a los Gringos, ¿que vaina es esa?, ¿hasta cuando?...

¿A ustedes les parece normal dejar que unos carajos que ni siquiera hablan su idioma, armados hasta los dientes, les digan por donde tienen que caminar, que vaina pueden hacer y que vainas no?

Hasta cuando se la van a calar…¿No creen que ha pasado suficiente tiempo, desde que el glorioso ejercito venezolano los libero de los españoles, como para que estén creciditos y se puedan defender solos?

Yo quisiera hablar de la oligarquía colombiana y del gobierno colombiano (como lo hace nuestro comandante), pero las circunstancias y la indignación que tengo de saber que ese pueblo ha apoyado las cosas que sus gobernantes hacen desde la colonia hasta hoy (entre las que se incluye intentar matar, primero.…y al final MATAR al libertador en algún obscuro lugar de Santa marta); no me permiten ser condescendiente con semejante pueblo, de verdad me es imposible…

PUEBLO DE COLOMBIA QUE VAINA ES….¡DESPIRTEN CARAJOS!!!!.

ESTAN CONVERTIDOS EN UN ISRAEL..ES DECIR…UN PUEBLO PARASITARIO DEL IMPERIO NORTEAMERICANO.

HOY SON ESCLAVOS DE LOS GRINGOS, COMO UNA VEZ LO FUERON DEL IMPERIO ESPAÑOL.

Son el único pueblo de la America que es incapaz de valerse por si mismo, ustedes pueden, háganle fuerza, sacúdanse a los gringos y vayan solos por el mundo, ya es hora de que nadie les agarre la mano para cruzar la calle, tranquilos que nosotros los venezolanos les vamos a ayudar si pedirles nada, ni exigirles nada…

DISCULPENME LA ARRECHERA PERO SON ALGO ASI COMO EL HIJO TARADO DE LA AMERICA DEL SUR.


oscarajimenezr@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2859 veces.



Oscar Jimenez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: