La oposición venezolana apoya Golpe en Honduras

La oposición venezolana apoya Golpe en Honduras

El alcalde metropolitano de Caracas montó una huelga de hambre en la sede de la OEA en la capital venezolana. Desde el sitio, Henry Ramos Allup, jefecito de lo que queda de Acción Democrática, el otrora partido dominante de los ex presidentes Betancourt, Leoni, Lusinchi y Carlos Andrés Pérez, habló en nombre de toda la oposición ofendiendo al Secretario de la OEA, Insulza. Públicamente y en tono retador, visiblemente alterado, retó al diplomático chileno a atender sus exigencias con la urgencia que han atendido a Honduras.

Desde el primer día del Golpe, los aparatos de guerra mediática que controlan la mayor parte del espacio radioeléctrico venezolano y sus socios de la prensa, se sumaron al Golpe, repitiendo los absurdos argumentos de los golpistas.

Un comentarista internacional de Globovisión acostumbrado a usurpar el título de “Embajador”, asqueroso innombrable que lleva diez años prediciendo un Apocalipsis Universal contra la Revolución Bolivariana, se apuró a justificar la acción diciendo que “Honduras tiene nuevo presidente, por eso queda sin efecto su representante en la OEA… no hubo Golpe de Estado, el ejército acudió a defender la Constitución, ya que el presidente depuesto la violó…”

A una sola voz, los voceros de la docena de pequeños partidos que integran la oposición al Gobierno del Presidente Hugo Chávez, corean el discurso golpista que han aprendido tal vez de la cacofónica CNN, o, que ya sabían con antelación vía coordinación internacional con la derecha continental.

Estos sectores acostumbrados a acusar al Gobierno Bolivariano de autoritario y violador de la libertad de expresión y los derechos humanos, asunto del que aún no han podido convencerse ni ellos mismos, obvian por completo la ruptura violenta del hilo constitucional en el hermano país centroamericano, y soslayan la sistemática represión desatada contra el movimiento popular que ha salido masivamente a exigir el retorno de su Presidente legítimo Manuel Zelaya.

Ya esa represión cobró vidas humanas, pero eso no le importa a esta oposición. En abril de 2002 usaron francotiradores para provocar “un baño de sangre” que justificara el Golpe contra Chávez. También aquí salieron los buitres con sotana negra a morder al pueblo con sus mandíbulas doradas.

No cabe duda entonces sobre el carácter continental de la fuerza que irrumpió contra la frágil democracia hondureña. Todo el entramado derechista continental estaba al tanto de esos planes y tenían preparado el discurso para justificarse. El odio hacia Chávez los ha unido tanto como su prédica antisocialista.

Preparémonos entonces los bolivarianos. Hay que dejar de hablar paja sobre la defensa de la Revolución y asumir esa tarea con carácter militante. Defensa en todos los sentidos. Con las ideas, la creatividad, el trabajo, la eficiencia, la unidad, y la preparación combativa. No vacilemos en ello.

Las caretas han rodado por el suelo. La mismísima Secretaria de Estado ha dicho que las elecciones por sí solas no son garantía de democracia, resaltando el valor de formalidades como la separación de poderes y otras babosadas burguesas, que pretenden colocar sobre la soberanía popular. ¿Coincidencia o causalidad?.

Parece que la luna de miel de la obamanía será tan falsa y corta como la huelga de hambre del alcalde Ledezma.


"... los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad..."
Simón Bolívar, El Libertador.

caciquenigale@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1696 veces.



Ildefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición