PSUV, Chávez y elecciones...¿qué se fundará?

CAMINO ESPINOZO…Serán miles y quizás millones los venezolanos quienes participen en las elecciones internas del PSUV para elegir los delegados que asistirán al Congreso Fundacional. Sin duda se trata de una experiencia que recoge el espíritu participativo y democrático que se aspira sea el germen vital con que nazca esta organización partidista revolucionaria. Hasta los momentos hay un camino andado, caracterizado por un movimiento social dedicado en buena medida a participar en los procesos electorales. Bien pudiéramos decir que desde ese punto de vista la organización que lideriza el presidente Chávez ha sido exitosa. Y si a ello se le agregan los errores y metidas de pata de los sectores de oposición, entonces el calificativo es excelente. Hemos estado en presencia de una maquinaria electoral que se prepara para convertirse en un partido revolucionario. Eso es algo como decir que “sin partido revolucionario no hay revolución”. Con lo cual la historia ha demostrado muchas verdades. Se trata de acometer una inmensa tarea como esta de convertir a los millones de inscritos en el PSUV en constructores del socialismo, en defensores de este proyecto y en militantes realmente comprometidos con las políticas que diseña y le tocará diseñar a la organización que nacerá en los próximos meses.

LO VIEJO SE RESISTE…Ya lo hemos oído. Lo viejo y caduco se resiste a morir o desaparecer. Piense lo que usted quiera del refrán popular que a propósito dice que “árbol que nace torcido no se endereza jamás”. Hablamos de los vicios y desviaciones. Hablamos de comportamientos pequeñoburgueses y nuevo riquismo que no cuadran en lo absoluto en el proyecto que a diario defiende el Presidente. Hablamos de aquellos dirigentes que hoy, desde posiciones de gobierno, asumen posiciones petulantes, ajenas al comportamiento socialista, y se resisten a aceptar y poner en práctica principios que levanten la moral y el respeto del colectivo. Dirigentes que se empeñan en hacer de la política de la valla, el pendón y la costosa propaganda tabla de salvación de un liderazgo que definitivamente es frágil, indecente y que a la postre, como la mentira, tiene las patas cortas. Asumamos que este es el comienzo, lo cual no es motivo para resaltar el “no importa o seguirle echando la culpa al de atrás. Si han transcurrido diez años de gobierno, entonces si importa, porque a esta altura deberíamos tener una dirigencia depurada y menos salpicada del reproche popular. Entonces, a sabiendas que estamos en presencia de un proceso relativamente joven, hay doble motivo para comenzar a construir con paso firme el socialismo del siglo XXI. Y si todos sabemos que esta Revolución está amenazada, ahora con bases que nos apuntan desde Colombia, no quedará duda que lo que viene como partido no puede ser una maquinaria electoral ni un club de panas. Como dijo el otro: A comprar alpargatas que lo que viene es joropo.


juan_azocar@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas