¡A sembrar se ha dicho!

La Venezuela optimista ha recibido con entusiasmo y alegría la necesaria propuesta de la agenda económica, y para ser más preciso la de optimizar los espacios urbanos y rurales aptos para la actividad agropecuaria y la pequeña industria. Si alguna decisión justifica su pertinencia, es precisamente la de fortalecer la economía alternativa que nos permita liberarnos de la mono productividad, basada en el petróleo, que durante un siglo hipertrofió no solamente la vida económica venezolana sino que pervirtió de manera grosera y aberrante a quienes durante 40 años consecutivos se alternaron en el gobierno.

Así, mientras nos referimos a la Venezuela positiva y emprendedora, contradictoriamente, y no es sorpresa, existe un sector político y de gobierno que controlan la Asamblea Nacional, gobernaciones y alcaldías. Ejerciendo desde esas posiciones un abierto saboteo y nula acción para cooperar con las líneas del gobierno nacional y enfrentar la actual situación que vive el país.

Curiosamente, esta gente no hace propuestas de ningún tipo. En sus planes no está la de cooperar con el gobierno ni con el pueblo. A sabiendas de sus planes para salir del Presidente Maduro antes del 6 de julio, según lo dicho por R. Allup, deberían estar interesados, por lo menos, en un proceso de estabilización de los precios petroleros. Se ha dicho que el actual precio del barril ayuda poco al gobierno Bolivariano. A ellos tampoco les sirve. De manera que llama la atención el hecho de no aportar una idea ni una iniciativa en relación a este tema. Es posible que sus especialistas tengan bajo la manga la propuesta milagrosa que se hará efectiva el 7 de julio del presente año.

Ocurre que no aportan absolutamente nada en ningún orden de soluciones. Es tal su irresponsabilidad que parecieran gozar con los precios bajos del petróleo, porque creen ellos que afecta al gobierno y se olvidan del pueblo. En los otros órdenes de la producción, como la implementación de los diversos motores económicos, ni siquiera dicen esta boca es mía. Se nos ocurre pensar que todo se lo están guardando para cuando lleguen al gobierno.

Así, mientras ellos se frotan las manos y apuestan al fracaso, el pueblo en general acoge las iniciativas del Presidente Maduro en su tenaz esfuerzo para superar la actual problemática económica. Ayer, poquísimos apreciaron y valoraron la propuesta de soberanía productiva y alimentaria del Presidente Chávez. Esta misma oposición las descalificó y ridiculizó.

Hoy, cada venezolano asume de manera seria la decisión de superar las consecuencias del rentismo petrolero. Para ello el pueblo hace suya la iniciativa de sembrar en el patio y en la mente una nueva razón del ser venezolano. De lo que no tenemos ni un ápice de duda es que de esta dificultad que compartimos con nuestro pueblo saldremos victoriosos. Para ello confiamos en un pueblo creativo y dueño de mil batallas victoriosas contra imperios y apátridas. ¡A sembrar se ha dicho!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1357 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a223768.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO