Psuv... ¿Qué pueden hacer las bases?


DESAFÍOS, RETOS Y  BÚSQUEDAS… El carácter, la manera y el estilo de la Revolución  Bolivariana trae  consigo innumerables incomprensiones, interrogantes  y dudas por parte  de la dirigencia y base  de las organizaciones que participan en el proceso . Por ejemplo, ha sido notoria la  relación desafiante  de cierta dirigencia hacia los partidos aliados quienes han soportado el vendaval de calificativos poco amistosos.  Se ha sobrepuesto la madurez y el compromiso de quienes durante décadas no les ha temblado el pulso ni el accionar para sostener en alto las banderas y los principios del socialismo.  Atrás queda un siglo XX  lleno de referencias heroicas. Hombres, mujeres y pueblos que no se cansaron de soñar ni un instante. Que la muerte los atrapó en medio de  su búsqueda constante y diaria para arrimar su ladrillo en la construcción de una conciencia y un país de hombres y mujeres solidarias y humanistas.  De manera que si hoy tenemos  un  país que ha  multiplicado la fuerza de aquellos luchadores, el deber de cada uno de nosotros es no defraudar ni permitir que vuelvan  quienes  mataban  la esperanza con persecuciones, cárceles, torturas, desapariciones y muertes.

     Este tránsito revolucionario que se desarrolla en el marco democrático ha permitido demostrar el carácter cívico y de respeto a la Constitución y demás leyes de la República. Lo permisivo  se convierte en  abuso de los sectores de oposición.  Y aunque a cada caso y oportunidad se la ha venido dando respuesta  es notoria la insistencia intolerable de  medios de comunicación, plenamente identificados.  La respuesta del gobierno ha sido paciente. Excesivamente paciente, tal vez ante  unos sectores rabiosos y desquiciados,  que no han podido ni podrán arrebatarle al  gobierno venezolano  las iniciativas de reivindicación popular que hoy se convierten en bandera y ejemplo para el mundo.

DE PATRULLAS Y OTRAS INICIATIVAS… Si hablamos de la célula como base organizativa del partido, tengan la seguridad  que allí, a ese nivel encontramos el sentimiento y la razón de esta revolución.  Si  funcionan como debe ser, hay revolución y  Chávez para rato.  Ocurre  que a diez años de este proceso  es incipiente  el grado o nivel organizativo que no cuaja precisamente por un mal advertido mil veces por los teóricos y prácticos de  las revoluciones que hasta hoy han existido. Se trata del burocratismo.  Flagelo  que se ha apoderado de muchos dirigentes al término del comportamiento típico de adecos y copeyanos.  Mezcla de oportunismo, demagogia y clientelismo.  Patiquines engreídos. Preocupante que estén  distanciados de unas  bases esperanzadas,  que no pierden oportunidad para criticarlos de manera abierta y  franca. Menos mal que el Presidente Chávez conoce esta realidad y junto a la dirigencia se ha percatado de implementar mecanismos  para frenar esta  notoria derechización.  La excelente iniciativa del Sistema de Formación Socialista Simón Rodríguez y sus jornadas de pensamiento y reflexión crítica,  bien implementadas,  estamos seguros  se convertirán en punta de lanza del nuevo y necesario revolucionario del socialismo del siglo XXI. 
 

juan_azocar@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1462 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas