Bienvenida la JPSUV

En el justo momento en que se requiere de una estructura política organizativa capaz de desarrollar un trabajo en un segmento cada vez más amplio y con perspectivas de desencadenar un profundo impacto en el desarrollo de la revolución bolivariana. La juventud pesuvista asume el reto, se compromete con una realidad exigente como la actual, llena ésta de un sinnúmero de situaciones en donde el papel de los jóvenes tiene que ir mucho más allá de la típica rebeldía domada por un país consumista, hueco y sin perspectivas de desarrollo político tal cual ocurría en décadas anteriores.

Ayer el presidente Chávez se refería a la osadía y audacia, elementos necesarios para hacer una revolución y citaba igualmente el papel de la juventud en estos momentos históricos de los pueblos en donde se requiere de mucha audacia incluso arrojo e intrepidez para llevar adelante un proyecto de la magnitud de la revolución bolivariana. La JPSUV viene a llenar ese vacío en un segmento tan determinante como el juvenil; ahora, la responsabilidad de nuestros muchachos es saber interpretar el momento histórico y avanzar en ese sentido, el presidente Chávez ha sido uno de los dirigentes más profundamente comprometido con la incorporación de sangre joven a este proyecto, de hecho su gabinete tiene siempre la presencia de funcionarios jóvenes, es decir, el presidente conoce perfectamente la importancia de la incorporación orgánica de la juventud a este hermoso proceso de la construcción del socialismo.

La juventud en esencia es más proclive a los cambios, el Che hablaba de "la arcilla maleable", otros grandes revolucionarios han comentado sobre la importancia del tema, pero nos queremos referir muy específicamente a la necesaria osadía que se requiere en el impulso a este proceso, para lograrlo se requiere de esa sabia, de esa sangre joven, de esos aires nuevos que asuman el papel de la construcción de la sociedad nueva y el hombre nuevo como un acto de "creación heroica". No en balde se cifran esperanzas en esa camada de jóvenes que andan por allí, en distintos espacios pero que muchas veces ven limitados los efectos de sus acciones producto de la inexistencia de una estructura orgánica capaz de aglutinarlos, incorporarlos y motivarlos en la construcción de la gran empresa socialista que significa hacer una revolución en un país tan distorsionado por los afectos del capitalismo; mucho se comenta en lo relativo a nuestra idiosincrasia, nuestras costumbres y forma de ser, una revolución está obligada a cambiar los paradigmas, los enfoques, los criterios y las aptitudes de las personas.

Analistas consideran que uno de los peores daños del sistema capitalista venezolano se centra precisamente en esas características rentistas de nuestra economía, es así como somos más proclives a lo fácil, a lo superfluo y a lo superficial. Esas distorsiones nos hace distintos a muchos otros pueblos, el venezolano es un típico derrochador, antiparabólico, muy dado a lo fácil, presa del paternalismo de un estado que fue hecho a la medida del imperio, obediente y sin la pasta de los rebeldes, aunque como vemos les salió el tiro por la culata, entre otras cosas porque uno de los grandes problemas del capitalismo es que en esencia es un sistema que propugna por su propia destrucción y es desde allí donde surgen los grandes torrentes históricos de los pueblos, se reencuentran con su esencia y producen cosas extraordinarias.

El reencuentro de Venezuela con su historia, con sus ancestros, con sus orígenes no es producto de la casualidad, innumerables factores incidieron en ello e inciden y los jóvenes siempre han desempeñado papeles vitales, la generación del 28, el 23 de enero del 58, las guerrillas de los 60, la rebelión de 1989 (el caracazo), la rebelión del 4 de febrero, ¿Qué edad tenía Chávez y los comandantes? Eran un puñado de jóvenes, y es allí, en mi modesta opinión en donde la JPSUV tiene el mayor reto, no es fácil, no es cualquier cosa el compromiso, se trata del reto de construir y sembrar los valores humanísticos de esta revolución en el corazón de todo un conglomerado humano que muchas veces pulula sin rumbo fijo, sin bitácora, sin un plan de vuelo, es justamente allí, en medio de estas carencias organizativas en donde nos podemos explicar las acciones de un conjunto de jóvenes opositores que nos guste o no han arrastrado a un grupo de muchachos que muchos de ellos no deberían estar allí. Aunque debemos tomar en cuenta que la realidad en nuestras universidades como la UCV, LUZ, ULA, UDO y UC, entre otras, obedecen a otros factores, podemos decir que "todos los caminos conducen a Roma", para hacer un parangón con las realidades de estos espacios importantes que han estado dominados por los jóvenes opositores; más allá de las razones políticas y sociales existentes en esta realidad, lo que si es cierto es que en esos espacios copados por la derecha poca ha sido nuestra presencia de forma organizada, más allá de escarceos esporádicos, la derecha se ha posesionado de estos espacios, ahora, con una juventud organizada, seguramente la realidad será distinta, es preciso impulsar desde ya, con osadía y audacia la conformación de un gran movimiento estudiantil de estas universidades que derrote a la derecha universitaria, que le de la pelea allí, que cope espacios y arrincone a esa derecha enceguecida, torpe y sin ideas que mantiene los espacios universitarios, sabemos de lo difícil del reto pero tenemos confianza en ustedes, este pueblo tiene confianza en ustedes y particularmente estoy convencido que no lo defraudarán.

La osadía y audacia se hace nuevamente presente y necesaria, para eso estará la JPSUV, desplegada por esas universidades, llevando los valores socialistas, debatiendo en el seno de esos foros con la razón que nos da la historia, sin sentarnos a esperar que papa gobierno sea el único con iniciativas en este sentido, son los jóvenes los llamados a construir el poder juvenil en esos espacios para hacer la revolución en los mismos.

Esto en lo referente a una de las tareas, no obstante, la fundamental y monumental tarea de la JPSUV recae en el tema de la formación de cuadros, el proceso de incorporación y militancia en la JPSUV debe ser un proceso de capacitación y formación de los líderes necesarios del futuro, es allí en donde comienza esa "creación heroica", esa nueva mentalidad con una visión multidimensional de los fenómenos sociales, obviamente una visión contrapuesta a la visión capitalista que hace prevalecer el individualismo y los análisis unidimensionales, en joven de la JPSUV no puede ser un insensible e indiferente, tampoco puede ser un sumiso, debe ser un irreverente como lo fue el Che, lo es Fidel y por supuesto Chávez, igualmente quienes en otras épocas incluso sacrificaron sus vidas, irreverente fue Bolívar con aquello de "…y trescientos años de calma no bastan", irreverente fue Sucre al incorporarse a la lucha siendo prácticamente un niño, un joven socialista tiene que ser irreverente, sin embargo, esa irreverencia debe estar acompañada de un enorme esfuerzo creador, se trata nada más y nada menos de derrumbar el sistema capitalista y construir el socialismo, aprendiendo de los errores que hemos cometido, estudiando, luchando trascendiendo y asumiendo el momento histórico de la patria.

Nuestro dirigente joven debe ser ejemplo del hombre nuevo, esa energía juvenil debe ser utilizada en la tarea de derrumbar el viejo sistema pero a la par desde las cenizas, cuan ave fénix debe estar implícita la creación de la sociedad nueva, la sociedad socialista…Muchacho ¡que inmensa tarea les toca desarrollar! Pero que necesario el momento Bienvenida la JPSUV


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4550 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas