Gran Misión "Creación Heroica" (III)

Pues bien, ahora nos toca señalar en concreto quienes deben estar a la vanguardia de este gran equipo multidisciplinario para la gran misión Creación Heroica: El sector científico tecnológico que a través del IVIC, el INTEVEP y otros órganos de investigación, además de los departamentos de las universidades dedicadas al tema, pero lo más importante, todo debe estar coordinado y articulado en función de un macro plan nacional inclusivo; el sector militar con sus organismos, el INCES, que debe expandirse y ampliarse hasta llegar a la parroquialización y además elevar el nivel académico de los egresados mínimo hasta TSU, en carreras afines a las coyunturas y especificidades recogidas en la territorialización de este ente. El INCES debe ser una punta de lanza para la masificación de este plan formativo. Por otra parte, hay nichos estratégicos, llamémoslo así, que por sus características y sus funciones cumplen un rol que obliga a pensar en dotarlos de la mejor tecnología nacional creada por las manos de sus trabajadores y trabajadores, y con departamentos encargados de evaluar, cuantificar y planificar todo lo que usa para el funcionamiento, verbigracia el Metro y el sistema ferrocarrilero, estratégico para el país. Nosotros tenemos que crear la mayor escuela de constructores de equipos e insumos de este sector, en una primera etapa para cubrir la demanda nacional, luego para exportar a otros países de la región nuestra tecnología. Tenemos en lo productivo la explotación de nuestras riquezas; allí están las empresas de la CVG, está PDVSA y sus diferentes vertientes. Todo esto necesita pensarse en función de la soberanía e independencia de la patria, y todo esto tiene que ver con la batalla contra el imperialismo.

Esto nos obliga a organizarnos, pero también a romper paradigmas y a empoderarnos de la ciencia, la tecnología y el conocimiento, es decir, democratizar todo esto lo cual significa que las y los trabajadores deben empoderarse y esto pasa por consolidar Consejos de Trabajadoras y trabajadores por la soberanía científico-tecnológica dentro de las empresas estratégicas del país, a la cual sumamos la agro-industria, que estamos obligados a lanzar ya, si queremos que esto se consolide es necesario garantizar la papa en manos del pueblo y no de pelucones, en toda la cadena del proceso. Y allí vamos a una propuesta chavista que tiene que ver con los ámbitos de la producción inherentes al sector de alimentos, es decir, la agroindustria, vaya a saber: Propiedad, producción, distribución y consumo. En estos ámbitos se requiere pensar el socialismo, nuestro socialismo, con nuestras características y nuestro perfil venezolanista.

Sabemos que CAVIM, la empresa militar está desde hace rato trabajando en cosas interesantes, bueno, en el marco de la disciplina, la discreción y la seguridad que mantiene una empresa de estas características, es menester articular con el plan general en perfecta unión cívico-militar. En esta revolución el ámbito militar es transversal a todo lo que está ocurriendo. No olvidemos que el 4F y el 27N la promovieron y la hicieron realidad la juventud militar y ya es hora que los civiles asumamos "al César lo que es del César". ¿Cual es el miedo? Que nos digan militaristas... ¡por favor, esa es ya una necedad!. La revolución bolivariana surgió de los cuarteles, esa es una realidad insoslayable, innegable. Chávez reconoció desde muy temprano públicamente que el desencadenante de la rebelión del 4F y 27N fue el caracazo, levantamiento popular que no tuvo dirección y cayó valientemente bajo las balas de la dictadura de la cuarta república, pero estemos claros de algo, sin esa juventud militar... ¿En manos de quien estábamos? De Teodoro Petkoff, Andrés Velásquez y Cia. De ex-gobernadores y ex-parlamentarios que vale la pena preguntarnos hoy ¿Donde están? Son pocos y pocas quienes quedan por allí y de forma resteada apoyan esta revolución y quizás, si no insurge la juventud militar, cuadros de la talla de un Robert Serra, lamentablemente no lo supimos cuidar, un Héctor Rodríguez, El Aissami no se hubieran destacado jamás, por ser de izquierda. Y podemos escribir libros para justificar que el sector militar es transversal a todo este proyecto de creación heroica, porque es eso lo que se ha hecho hasta ahora, crear con heroísmo.

Hablamos de expandir al INCES y utilizarlo como plataforma académica para la masificación del conocimiento general, con nuestras prácticas y saberes, y por otro lado pero en perfecta coordinación el IVIC e INTEVEP, en lo puramente científico-tecnológico. Pero estemos claros en algo, nuestro enfoque del científico chavista está alejado de aquel personaje tipo NASA, nuestras científicas y científicos deben ser líderes y lideresas del parto del nuevo mundo venezolano. No estamos hablando que se metan a ser alcaldes o gobernadoras, etc, ¡no!, hablamos que son líderes del proceso de mudanza hacia la verdadera independencia y por lo tanto deben ser reconocidos y reconocidas como grandes líderes de la nación.

Todo esto requiere también analizar y estudiar el contexto internacional y las conexiones e interacciones, algo de eso hablaremos posteriormente...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 650 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor